¡Hola a todas de nuevo!

Durante el tema de hoy, me vais a permitir que deje a un lado el gameplay y me ponga un tanto emotiva, y es que vamos a hablar de algo que me toca tan personalmente como es ser trans, vivirlo y encontrar representación. Para ello, primero, os sugiero un ejercicio de reflexión personal.

Cerrad los ojos. Vaciad la mente. Ahora, pensad en la palabra “trans”. ¿Qué os sugiere? ¿Qué se os viene a la cabeza? ¿Quién aparece en vuestros pensamientos? Seguro que para la mayoría, el referente es una mujer trans. Quizá, incluso, alguien le pondrá cara y cuerpo y se parecerá a Cristina La Veneno o a Carmen de Mairena.

Sigamos pensando. ¿Conocéis algún icono trans? Alguien famoso, ya sea personaje o individuo, pero que no sea conocido por haberse mostrado como trans sino por ser alguien que hace cosas interesantes o importantes y que resulta serlo. Eso quizá cueste más trabajo.

Es cierto que durante los últimos años ha habido una serie de personajes famosos, o de cierto renombre, que han decidido mostrarse al mundo tal como son (como Caitlyn Jenner o las hermanas Wachowski). Sin embargo, el público general aún tiene muy internalizado el prejuicio de que una persona trans es un hombre que intenta hacerse pasar por mujer (porque decir que ES una mujer se sale de presupuesto, parece), por motivos bastante cuestionables en la mayoría de casos, con una cultura pobre y muy vinculada al mundo de la noche y el espectáculo.

No quiero decir con esto que quien sea trans y le mole el showbiz tenga nada de malo, pero sí que, como estereotipo, es impreciso y dañino, ya que el principal objetivo es desmerecer y denigrar, en este caso, a las mujeres trans. Los hombres trans tienen también su problemática, con la invisibilización tan enorme que padecen, pero, en parte, esto también evita que sufran el tremendo rechazo y la constante degradación que derivan de unir misoginia y transfobia. Así que, como tema de hoy, os voy a presentar a varios personajes que quizá no conozcáis (o reconozcáis) y las implicaciones que tuvieron en su momento. Antes, sin embargo, voy a hablar un poco de lo que ha significado para mí el disfrutar de variedad de personajes en los videojuegos, porque, ¿cuándo si no?

pokemonboygirl

Mucho antes de conocer siquiera los términos, mucho antes de pensar siquiera en que tuviera el derecho a declarar mi identidad, los videojuegos me ofrecieron la oportunidad de ser yo misma: de elegir un personaje que me representara y se pareciera a lo que yo soñaba con ser, de crear una mujer ganadora, fuerte, que protagonizaba su propia historia en lugar de asistir como una mera espectadora a los éxitos de otros.

Gran parte de mi tiempo lo he dedicado a perfeccionar mis habilidades, para demostrar al mundo que los personajes femeninos no son necesariamente peores que los demás, a pesar de ser más pequeños, no tener tantos músculos o no portar armas capaces de destruir galaxias. Quería demostrar que las chicas podían ser más que una curandera o “ese personaje que está ahí para que se lo coja tu novia o tu hermana (que obviamente no son trve gamers)”, y que, además, sus identidades propias eran valiosas para ese éxito.

Así, durante muchos años, me especialicé en juegos de rol y de lucha, ya que eran los dos géneros que más oportunidades me ofrecían a la hora de establecer lazos con una variedad de personajes femeninos cuya historia iba más allá de ser una princesa en apuros o, aun siéndolo, salían de ese rol para ser un luchador más.

Con estos buenos recuerdos, y un fuerte agradecimiento a quienes en su día se preocuparon por ofrecer cierta diversidad y posibilidad, os dejo con los personajes que hoy nos ocupan.

cardart_aleshawhosmilesatdeath

Para ir abriendo boca, empezamos con la mención de honor, porque no es un personaje de videojuego propiamente dicho. Se trata de una de mis cartas favoritas de Magic: The Gathering, tanto por su jugabilidad (el mazo de Commander es una pasada) como por su trasfondo. Ni más ni menos que Alesha, la que sonríe a la muerte.

Alesha es una de las Khans del clan Mardu, uno de los clanes guerreros del plano de Tarkir, que tratan de sobrevivir a los constantes ataques de los dragones que, durante la historia, van dominando el plano. En la historia que la introduce (Inglés/Español), vemos cómo pese a que se la percibe como “un chico” ella sabe perfectamente quién es y el esfuerzo que le fue necesario para ser reconocida como tal.

Es un personaje bien construido, en el que ser trans es una característica integral pero no definitoria. Es parte de su identidad, pero no la única realidad relevante que se presenta. Ante todo es Khan, es una guerrera que defiende a los suyos y busca lo mejor para su clan, sabia y poderosa.

Gracias a que tanto la carta a nivel jugable es potente como a que la historia que la introducía está muy bien estructurada (recomiendo mucho la versión original) la acogida fue bastante agradable, especialmente por parte de las comunidades femeninas y LGTB. Muchos tíos hicieron el típico “ahora hay que ser políticamente correcto bla bla” pero siempre me sorprende lo icónico que ha terminado siendo el personaje en la cultura popular de Magic.

cardart_mardurunemark

Se nota que Wizards of the Coast, la empresa tras Magic, D&D y otras franquicias populares del tabletop, ha ido avanzando mucho estos años en desarrollo de personajes, haciéndolos cada vez más multiculturales, individuales y con identidades bien definidas y construidas. Hace pocos meses también introdujeron a la primera pareja gay oficialmente reconocida, Kynaios y Tiro de Meletis, cuyo trasfondo se puede leer en la carta Guardianes de Meletis, lo que les ha granjeado muchas otras simpatías (y algún que otro detractor).

Añado que no voy a contar, de momento, con juegos cuyo editor de personjes nos permita crear nuestra propia representación; ni tampoco con la posibilidad de, siendo trans, jugar utilizando personajes que nos representen. El objetivo es evaluar los personajes que crea la industria, destinados al consumo general. Vayamos, ahora sí, con mi Top 5 de personajes abiertamente trans en los videojuegos de ayer y hoy:

5. Birdo

200px-birdo-mp9En un análisis así no podía faltar el conocido dinosaurio rosa que debutara en Super Mario Bros 2 allá por los 80. El manual original la describía como “un chico que cree que es una chica. Prefiere que la llamen Birdetta”, aunque más adelante se eliminara esta referencia.

También se hacen referencias a su género y su “confusión” en muchos otros juegos de Nintendo, como Super Smash Bros. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones se la presenta directamente en femenino, como pareja de Yoshi.

Bien podría ser el primer personaje trans de la historia de los videojuegos y, aunque no haya levantado demasiadas hostilidades, es evidente que no ha tenido una evolución demasiado favorable como personaje en las diferentes franquicias de la compañía japonesa, quizá para evitar suscitar esas cuestiones. Aun así, desde la propia Nintendo, y en otros medios, se comenta que es de los personajes “más apreciados” por los fans, con lo que quizá acabe recibiendo un poco más de atención, ya que sólo se ha ahondado en el personaje en el juego Captain Rainbow, sólo disponible en versión japonesa.

4. Poisonpoison-capcom-by-renofswagzareth

Con este personaje existe una enorme disparidad de opiniones, ya que desde la desarrolladora no se han pronunciado de manera “definitiva”. Sin embargo, la historia que la rodea es bastante confusa.

Poison comenzó sus andanzas como miembro de la banda callejera a la que se enfrentan los protagonistas del Final Fight. Sin embargo, como hubo cierto revuelo con que varias de las integrantes (Poison y Roxy) recibieran brutales palizas por parte del jugador, la respuesta desde la compañía fue “no, es que son travestis, así que no es violencia de género jaja son tíos”.

Desde entonces, tanto los aficionados como la propia desarrolladora han “apoyado” esta versión, hasta el punto de que se considera canónico. De hecho, en las últimas entregas de Street Fighter, a donde Capcom destinó finalmente a esta luchadora callejera, se aprecia el esfuerzo por mezclar la hipersexualización propia del personaje (y siendo sinceras, del resto de personajes femeninos) con la “rudeza” asumida de una chica trans. También, y quizá esto no tenga nada que ver con lo demás, se la asocia a menudo con el mundo del BDSM, por la fusta que utiliza como arma, las cadenas o su carácter fuerte, reforzando así su conexión con el fetichismo.

3. Leo Kliesen

leo.png

Leo es uno de esos casos en que los heteros y su inseguridad acerca de qué pueden sexualizar sin sentirse “gays” acabaron con un personaje que prometía mucho.

Apareció originalmente en el Tekken 6 como un luchador bastante andrógino. De complexión delgada y rasgos amables, usando ropa neutral y un corte de pelo poco definible, podría tener cualquier cosa entre las piernas. Porque, al final, eso es lo importante, ¿no?

Tanta “neutralidad” estaba planificada. Bandai-Namco quería un personaje que pudiera ser “cualquier cosa”, para así apelar a un público tanto masculino como femenino. Sin embargo, los rasgos afeminados del personaje incomodaron a ese sector de jugadores que no se encontraban a gusto con que el personaje no fuese clasificado como “masculino” o “femenino”.

Esto se agudiza cuando se comprueba que en el editor de personajes se le podían colocar accesorios exclusivos de ambos géneros y que aunque las animaciones coincidan con las de otros personajes masculinos, sus voces y otros atributos recordaban a los de una chica. Así, empezaron las quejas y comentarios acerca de la situación del personaje como “marica”, “marimacho” o trans.

Para acallar esta situación, la respuesta fue clara. El nombre de Leo era Eleonor, era una chica y los consumidores ya podían sexualizarla libremente sin tener que caer víctimas de su propia homofobia. Además, se incluyeron numerosos atuendos visiblemente femeninos para satisfacer esa “necesidad”, por llamarlo de algún modo. Así, entre aullidos de machitos, enterraron a uno de los personajes más alejados del concepto de género que solemos tener, porque, en el mercado, al final, lo que vende es lo que vende.

2. Bridget

bridget-guilty-gear-full-1063178

Bridget (Guilty Gear) es un personaje que, en lugar de “estar confuso”, confunde fácilmente a quien lo ve. Su madre dio a luz a gemelos, pero por una superstición local, los gemelos daban mala suerte y debía sacrificar a uno de ellos.

Apenada, mandó recluir a  Bridget y educarlo como una chica, de manera que sus vecinos no tuvieran ningún prejuicio contra él. Sin embargo, con el tiempo, se dio cuenta de que en realidad era un chico, y se propuso convertirse en cazarrecompensas, con la idea de que, si conseguía suficiente dinero, a los habitantes de la zona no les importaría que fuese él mismo.

Así, tenemos a un personaje que es un chico trans con un cuerpo habitualmente asignado a hombres cis, ya que originalmente fue educado y criado en el aislamiento como chica. Si es rebuscado para mí, comprendo que para la mayoría pueda ser una idea compleja.

Aun así, el público objetivo de estos juegos no es precisamente conocido por su amplio conocimiento sobre teorías de género o identidad, con lo cual, no es de extrañar que Bridget sea el objetivo de numerosos ataques transmisóginos (erróneamente) y conocido como uno de los mayores exponentes del trap, género japonés basado en personajes con pene con apariencia típicamente femenina bastante sexualizada, habitualmente en la forma de “jovencitas”.

Durante el juego, y como hemos visto en ocasiones anteriores, aprovechando la amplia neutralidad de género que ofrece la gramática inglesa, Bridget no se revela como chico hasta uno de los finales desbloqueables de uno de los personajes, por lo que no es especialmente evidente y esto ha causado más de un quebradero de cabeza a aquellos jugadores que creían estar centrando su lujuria en una joven chica recatada.

1. Mizhena

Si os hablo de Mizhena quizá jamás supierais a quién me refiero. No tiene cara, y su cuerpo es apenas un puñado de píxeles. Su personalidad apenas existe, y quizá hayas hablado con ella sin percatarte de que es una mujer trans. Al fin y al cabo, ¿quién investiga a fondo a cada NPC con que te topas a lo largo de un juego de rol como es Baldur’s Gate?

Así es. Baldur’s Gate, el famosísimo juego de rol de BioWare. Más concretamente, la entrega más reciente, Siege of Dragonspear, lanzada a mediados del año 2016 como expansión para la Enhanced Edition.

Imaginad lo enorme que es un juego de rol. Imaginad la cantidad de personajes que te encuentras a lo largo del camino, la mayoría de los cuales bien podrían estar pintados en el paisaje porque no aportan más que bulto a lo que, de otra forma, sería un escenario vacío. Pues de entre todos esos, hay uno que, si le preguntas varias veces acerca de su vida, te dice, en un par de líneas, que lo educaron erróneamente como chico, que es una mujer y que su nombre es Mizhena porque significa algo especial para ella.

mizhena

La respuesta del público no se hizo esperar, y pronto el juego recibió una oleada de críticas negativas en base a que una saga mítica había caído presa de “los lobbies de presión”, “la corrección política” o “la trampa de añadir diversidad innecesaria”. También, los (y principalmente las) desarrolladores recibieron multitud de mensajes de acoso, hackeos, boicots y esas cosas que suelen hacer los pacíficos caballeros que juegan sin molestar a nadie nunca.

Amber Scott, su guionista, declaró lo siguiente:

Creo que todo el mundo se merece un juego que le haga sentir representado en un ambiente divertido y de fantasía. Así es como se desarrollan la imaginación y el asombro al explorar estos mundos. Además, crear personajes variados le da credibilidad al universo en que se mueve el jugador, los hace más reales, más humanos. ¿Acaso preferirían un mundo en el que todos los habitantes fuesen el mismo pero con distinta ropa?

Intento incorporar a lo que escribo tanta diversidad como me es posible. ¿Que a algunos les parece forzado? A mí me resulta forzado tener que convertir a todos mis personajes en heterosexuales estereotípicos. Me encantaría escribir juegos que llegaran a distintos tipos de gente y les hicieran sentir reflejados en la cultura popular, que son parte del mundo, tanto dentro como fuera del juego.

Sin embargo, para muchos, ese pequeño párrafo, totalmente opcional, era el mayor obstáculo del juego. Steam se llenó de mensajes agresivos y valoraciones negativas acerca de cómo habían introducido “basura gay moderna cancerígena” en uno de sus juegos favoritos.

Existen multitud de artículos al respecto, que contienen una enorme cantidad de pantallazos, recopilando estas reviews absurdas. Podéis consultarlos si os interesa conocer más el tema, especialmente los medios en inglés, que cubren ampliamente el suceso. Yo, por mi parte, os dejo mi comentario favorito, el que odia que los personajes tengan su propia personalidad.

bwaauugcf2kg8tyx0szf

Quiero decir, miradlo. Su razonamiento para decir “este juego es malo, no lo juguéis” es que las personas trans saludan, no todas las mujeres existen para salvarlas o follártelas, y los goblins son lo suficientemente inteligentes para distinguir cuándo los estás discriminando. Los bugs ya tal, que eso es lo de menos. ¡Alguien está hablando en Internet, debo impedirlo en el nombre de la libertad de expresión!

Literalmente, un usuario creó un mod cuya única incorporación era eliminar esa opción de diálogo del juego, para quien quisiera una experiencia “sin adulterar y libre de política”. Porque, evidentemente, la libertad de expresión consiste en borrar a las personas que no consideras que deban existir. Eso sí, reza por que tu crítica a un videojuego no trate el sexismo o la homofobia, que entonces defenderán a capa y espada la necesidad de preservarlo para evitar la “censura”.

Toca ir cerrando ya esta columna, pues ya se ha alargado más de lo que pretendía. Por tanto, espero que, a lo largo de estas líneas, hayáis disfrutado conociendo un poco mejor a estos personajes. Y, por supuesto, ¡espero que las reviews y comentarios sean positivos!

maxresdefault6

Buy Me a Coffee at ko-fi.com