Cada E3 nos llegan nuevos juegos, sorpresas, señores intentando explicarnos por qué su juego es la divina papaya y teorías que se confirman o se descartan gracias a lo que los desarrolladores nos dejan ver durante las conferencias.
Si os soy sincera sólo había dos cosas este año que me motivaban a ver la feria: conocer mejor al villano de Far Cry 5 (un señor hipster que canta muy bien y le gusta dar misa sin camiseta) y ver más detalles sobre Assassin’s Creed Origins.

Después de que Ubisoft decidiera darse un año para airear un poco una de sus franquicias más importantes no tardaron en llegar las primeras filtraciones que situaban la entrega en el antiguo Egipto, tierra de pirámides, dioses furries y faraones. Datos que prometían una renovación total del sistema de combate, un mundo más abierto y mayor libertad de movimiento. En definitiva, un Assassin’s Creed bien construido en el que los desarrolladores han tenido tiempo de trabajar para darnos algo nuevo y tradicional, lo mejor de lo clásico de la franquicia y de los aprendizajes por los errores ya cometidos.

assassins-creed-origins-pc-playstation-4-xbox-one_309622
La verdad es que esperaba un Egipto más espectacular, pero ese es otro tema.

Todo bien, ¿no? Un Egipto muy bonito con todas esas barquitas y los camellos ja ja ji ji viva el país de la piruleta y mientras tanto Ubisfot colándonosla que da gusto.

No os voy a engañar, estoy muy indignada y desde ya aviso que si eres un fan acérrimo e incondicional de la saga Assassin’s Creed, de estos que se comen con gusto cualquier cosa que Ubisosft quiera darle, este artículo no es para ti. Te respeto, en serio, todos tenemos ese algo que nos encanta a pesar de sus muchos fallos y metidas de pata, así que si crees que una crítica puede revolverte las úlceras mejor cierra la página y disfruta del día porque este artículo no va a ser amable. Ni comprensivo. El momento de ser comprensivos pasó ya hace tiempo.
Pero no nos apresuremos y vayamos por partes.

En el E3 2014, donde se presentaba Assassin’s Creed Unity, el director técnico, James Therien, aseguraba que el juego no contaba con una protagonista femenina porque, según sus propias palabras, eso habría supuesto rehacer muchas animaciones y, por tanto, hacer el doble de trabajo. Comentarios que levantaron muchas críticas, y con motivo, entre la comunidad. Tanto es así que para la siguiente entrega de Assassin’s Creed Ubisoft quiso resarcirse incluyendo a dos protagonistas, uno de ellos mujer.

f0511f42ef7469a6adb2b5e3e5f8766b
Evie Frye en el DLC “Jack el destripador”

Evie Frye no tuvo ni por asomo el peso que merecía en la campaña comercial de Syndicate. Tal y como se esperaba, se la presentó en todo momento a la sombra de su hermano, como un personaje secundario en lugar de un igual. Sin embargo, en el juego Evie demostró ser tremendamente capaz, tener una personalidad definida y ser un personaje que bien podría haber llevado el peso del protagonismo solitario de esta entrega, aunque personalmente me encanta la pareja que forma con su hermano y la relación de ambos es uno de los puntos más positivos del juego. Así que, finalmente y con reservas, dimos nuestra a aprobación a un título que a pesar de esforzarse de cara al público en esconder a Evie, ha sabido construir al personaje sin basar todas sus características en que sea mujer.
Pero entonces llegó Assassin’s Creed Origins.

Quizá soy yo, que tengo la fea manía de pensar que una vez se hace algo bien, en la siguiente ocasión se mantendrá el mismo nivel o se hará mejor, y de ahí este mal sabor a decepción en la boca después de ver los avances del juego durante el E3 2017. Que es bonito, sí, molan las nuevas mecánicas, el combate con escudo a tiempo real y blah, blah, blah. Ya sabemos que el juego pinta bien y que explorar pirámides es algo que bajaría las bragas de cualquiera, pero olvidémonos de eso porque no es el problema que intento tratar aquí ni la razón por la que estoy enfadada con Ubisoft.
La razón es Bayek.

assassinscreed4_1100_0
Bayek marcándose un Legolas

Hasta hace poco los rumores de que en Assassin’s Creed Origins volvería a repetirse la dinámica de Syndicate, manteniendo a un protagonista hombre y otro mujer, tenían bastante peso. En todas las filtraciones el personaje que veíamos era el de un hombre, pero no íbamos a alarmarnos por eso cuando estaba claro que, de haber tenido una compañera femenina, esta habría quedado relegada a un segundo plano tal como pasó en la entrega anterior. Incluso después de la presentación de Origins en la conferencia de Microsoft a algunos todavía nos quedaban esperanzas, muy frágiles, pero ahí estaban. Porque en el fondo no esperábamos que Ubisoft volviera a las andadas, no queríamos pensarlo, ¿cómo íbamos a hacerlo si en Syndicate lo habían hecho moderadamente bien? Pero así son los señores™: cansinos e infinitamente incapaces de aprender.

En ningún momento durante todo lo que se mostró de Origins en el E3 2017 se dio el más mínimo indicio de que Bayek fuera a contar con una co-protagonista. Oh, esperad, error mío. ¡Sí que tiene una compañera mujer! Se llama Senu y ES UN ÁGUILA. ¿Será romanceable? Espero que sí. Oh, vaya, ¡ya sé lo que ha pasado! En Ubisoft se han aficionado al Hatoful Boyfriend y han querido rendirle culto añadiendo una protagonista alada que puede ayudarte con su visión de águila y robarte el corazón entre vuelo y vuelo.
Ya está. Misterio resuelto. Aquí ni machismo, ni feminismo: OTOMES.

assassins-creed-origins
Haciendo la ruta de Senu

«¿Y por qué iba a tener que haber una protagonista mujer? Lo mismo la elección de Bayek no ha sido impulsada por motivos sexistas, sino porque era lo que mejor encajaba con la historia», diréis algunos. Y aquí es cuando entra el factor “LORE”, esa cosa abstracta que recoge toda la información sobre cualquier universo ficticio, para escupirnos un nombre a la cara: Amunet.

Los que hayáis jugado a Assassin’s Creed II ya la conocéis. Amunet es una de las asesinas legendarias que aparecen en el santuario situado bajo la villa Auditore, entre cuyos asesinos está también Altair. Según el lore ella fue la que asesinó a Cleopatra sirviéndose de su venenosa serpiente y es una de las asesinas más importantes de la historia de la Hermandad.

170366
Lo que falta es el sentido de la coherencia de Ubisoft, que se les ha debido de caer por el camino

Cleopatra es la regente del imperio egipcio durante la época en la que transcurre Assassin’s Creed Origins, pero ¡sorpresa! En lugar de ser Amunet la protagonista del juego, lo cual habría sido lo más lógico, es un señor que Ubisoft se ha sacado de no os voy a decir dónde porque animar mujeres en videojuegos es un rollo y hay que trabajar y uf, trabajar, qué pereza. Mejor pongamos a Bayek y digamos que fue el primer asesino aunque no tenga puñetero sentido y contradiga la historia preestablecida del propio universo de Assassins’s Creed, aunque ni siquiera esté en el Santuario en el que se encuentran los asesinos más importantes de la historia. Porque total, se supone que él fundó la Hermandad, pero no importa que nadie lo haya nombrado jamás en ninguna de las entregas anteriores, y tampoco importa que ya existiera un personaje importante, icónico y conocido en el lore para protagonizar Assassin’s Creed Origins porque oh, ese personaje es una mujer y los dioses nos salven de deberle a ella la existencia de la Hermandad. Mejor inventémonos a Bayek, sí, que además así nos ahorramos trabajo.

Pero no os vayáis a quejar, eh, que por lo menos al águila la han hecho hembra.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com