[Disclaimer: solo he probado la versión 3DS de SteamWorld Dig, pero este juego también está disponible en PC, Playstation 4, Playstation Vita y Xbox One. Si habéis jugado a alguna de estas otras versiones, estaré encantada de leer vuestras experiencias y puntos de vista].

Seguro que sabréis —algo— de películas: como la ropa o la música, la parte más mainstream de ella siempre sigue un tema, una premisa o una idea, aquello que llamamos moda. En estas nuestras fechas nos encontramos con figuras históricas un poco más ocultas o menos manidas, historias de amor (picantes picantonas pero no por eso placenteras), unas cuantas segundas y terceras partes de sagas emblemáticas y remakes. De esos últimos, bastantes más.

Sin embargo en otro tiempo hubo otras modas. Una de ellas dentro del mundo del cine era las películas del pium pium, del sheriff con su estrellita de oro en el pecho y de las minas en algún sitio un tanto desértico, unido con otros tantos pueblos perdidos gracias al milagro del tren de vapor. Exacto, estoy hablando de las películas de vaqueros, incluidas en la exploración del (“salvaje”) oeste de los Estados Unidos de América y en la llamada fiebre del oro.

Sin embargo, los integrantes de Image and Form pensaron que aún quedaban ideas por desarrollar en el Salvaje Oeste. El principio de un prometedor universo steampunk.

SteamWorld Dig: a Fistful of Dirt es un juego de plataformas y exploración desarrollado por Image and Form en 2013 para, el caso de este análisis, Nintendo 3DS. La historia no tiene mucha complicación: somos Rusty, un SteamBot (o en palabras españolas, un robot de vapor) que acaba de heredar la mina de su tío Joe en Tumbleton, una ciudad perdida en el desierto en el que, literalmente, vives solo tú y tres vaquerBots más —esta palabra no es sacada de I&F, siento el chiste— más: Dorothy, Rose y Cranky, padre de Dorothy. Rusty quería en un primer momento adecentarla un poco, pero Dorothy le da la idea de que puede ir recogiendo los minerales que su tío no consiguió extraer y ese dinero que gana Rusty vendiéndolo. No obstante, la mina del viejo tío Joe tiene algo más que ofrecer que minerales y piedras preciosas, pero eso ya lo descubriréis vosotros mismos.

stimgorldijjj
Mientras escribía este artículo, pedí para mis adentros que Dorothy protagonizara una segunda parte de SWD …y este tráiler salió el 28 de febrero. Fuente de la foto: pocketgamer.co.uk

Si os parece que la historia es sencilla, las mecánicas del juego no irán muy lejos: el juego nos pondrá diferentes objetivos (normalmente será “sigue investigando la mina” o “entra en esta cueva”) y tendremos que ir picando mina abajo todo lo que podamos, teniendo en la pantalla de arriba a nuestro amigo Rusty y en la pantalla de abajo un mapa y los minerales que vayamos picando. Al principio solo tendremos la pica del tío Joe, pero eso se arreglará con diferentes mejoras y otros accesorios, como dinamita o botas propulsoras, que conseguiremos o compraremos a lo largo del viaje. Además tendremos que estar atentos a 3 factores a la hora de investigar la mina: la salud, el fuego/iluminación y el agua. Este último se conseguirá más adelante en la exploración, pero cuando llegue a vosotros va a ser más que necesario. Un pequeño aviso: no podréis guardar en la mina, así que preparad una vía de escape por si necesitáis vender los minerales o estáis cortos de vida. Si aun así ocurre que os quedáis sin vida, no es Game Over: Rosa estará ahí para ponernos de una pieza, con un coste, por supuesto. ¿Eso significa que si muero pierdo mi botín para siempre? No, el botín se queda en el sitio donde te quedaste sin vida, esto no es Ese Juego Que Se Utiliza Para Comparar Juegos o Mecánicas Difíciles™.

Es cierto que, para mí, ha habido momentos más difíciles o irritantes que otros; no obstante, no puedo decir que esto haya sido por culpa del juego sino por mi impulsividad o mi pasividad (en serio, la atención y fijarte en el camino que haces es bastante importante). Cada vez que consigues un accesorio o una herramienta nueva se encarga de enseñártelo de forma práctica para más tarde ponerte a prueba. Al contrario que ocurre dentro de la mina, en estos niveles si pierdes la mina vuelves al principio de esta. Gracias por tener en cuenta mis nervios y mis pocas ganas de volver a hacer todo el camino, Image&Form.

¿Puedo decir algo que ya se notaba desde el principio? La ambientación SteamBot me llamó desde que supe de su compañero de universo SteamWorld Heist y no me ha decepcionado para nada. Es cierto que este juego no se conocerá por su profundo desarrollo de personajes (que no quiere decir que los pocos que aparezcan no estén bien definidos los unos de los otros) o por una trama aplastante, pero en estas cuatro casas perdidas en el desierto hay un carisma y un encanto que no se puede ignorar. No necesitan grandes historias para tener mi cariño, con muy poco han conseguido llegarme. Esto ayuda un montón el apartado artístico tan único (es-ti-la-zo steampunk marchando), y la poca música que tiene este juego sirve justo para dar ese toque del oeste, e incluso la falta de música le da ese toque de soledad y seriedad a la mina. Además, unido a esos pocos diálogos, como he dicho antes, la mina tiene cosas que deciros, sí, pero mediante el propio entorno de esta y de sus regalos. Muestra, no digas.

¿Tiene alguna contra? Sí. Es un juego muy, muy pequeño, muy concreto y dura muy poco. Tomándomelo con tranquilidad, repitiendo secciones y consiguiendo un poco más de dinero para mis cachivaches he tardado aproximadamente 6 horas. Oye, ¿no será que te parece corto porque te has acostumbrado a juegos que superan las 120 horas “a tu ritmo”? Ssh, que el protagonista es SteamWorld Dig y no yo. Otro problema que le podrían encontrar aquellos no muy buenos con los idiomas es que este juego llegó única y exclusivamente en maravilloso inglés y aunque he alabado la música antes, se queda un poco corta en cuanto variedad. Como siempre, no me gusta tampoco pedirle mucho a un juego que tampoco ofrece una enorme variedad de cosas como ocurre con este, sino que se centra en un objetivo claro y lo ejecuta muy bien.

Este, junto a SteamWorld Heist, fue una de las rebajas estrella de la Nintendo eShop en Navidades y lo que me llevó finalmente a comprar este particular dúo. Honestamente, he disfrutado bastante más de lo que esperaba de esto. SteamWorld Dig es una carta de presentación a un proyecto y a un universo que respira potencial y ganas de vivir. Es cierto que es corto de duración y de contenidos, con el único objetivo de explotar la mina del tío Joe; sin embargo, no dudéis en darle una oportunida si os pica la curiosidad y una ambientación que da la vuelta a lo ya visto.

No te preocupes, caminante del oeste: ese calor en la frente, esa atracción por el brillo de las rocas entre la tierra y la necesidad de entrar en ese bar con forajidos robots tiene un nombre. Es la fiebre del oro.

Fuente de la cabecera: imageform

Buy Me a Coffee at ko-fi.com