Mediados de abril de 2016. Diez y pico de la noche. Estaba mirando Twitter, en un descanso de estudiar (la buena vida de segundo de Bachillerato), cuando me fijé en una imagen promocional de un juego: Nioh. Era un samurái rubio de ojos azules.

Tardé en procesarlo. Era una asociación de ideas que no se me había ocurrido en la vida.

Resulta que Nioh cuenta la historia de William Adams, un marinero irlandés que anda en busca y captura de Voldemort Kelley, el hombre que le robó su espíritu guardián y ante todo un ser vil que busca lucrarse con la guerra civil en la que está inmersa Japón. Una cosa lleva a otra y Williams acabará aliándose con uno de los bandos para lograr la paz y derrotar a los yokai (monstruos del folklore japonés) que han nacido de la amargura del conflicto.

ss_14
Dando palos bajo la luz de la luna. Fuente.

Gameplay

Es un juego desarrollado por Team Ninja; sí, los de Dead or Alive y sus spin-offs,  Xtreme Beach Volleyball, que esta vez han demostrado de lo que son capaces cuando piensan con la cabeza y no con la entrepierna.

Se trata de un RPG de acción (véase Bloodborne) ambientado en el Japón de 1600, pero al contrario que la mayoría de juegos de este género no es un mundo abierto (gracias a los dioses) sino que se divide en misiones principales y secundarias. Ojo, que esto no os engañe. La campaña dura sus buenas 60-70 horas.

Pero vayamos a lo que todo el mundo dice desde que se mostró en el primer vídeo de Nioh: toma mucho de la saga Souls (la manera de subir de nivel, la dificultad exacerbada, los mapas con pocos checkpoints, los atajos…) pero añade novedades que hacen que su gameplay sea mucho más profundo: cada una de los cinco tipos de armas tiene tres posturas distintas (baja, media y alta) y, dentro de cada una de ellas, ataque normal y ataque fuerte. Además, se pueden desbloquear poco a poco combos resultones para cada una de ellas. También se puede hacer uso de técnicas ninja y magia omnyo (el cómo William puede hacer todo desde el minuto uno que llega a Japón está explicado de forma un tanto chusca pero qué se le va a hacer).

Por otra parte, el manejo de la stamina (“ki“) es vital, porque si te quedas sin y te atacan estarás a merced de tus enemigos durante unos segundos. Por suerte se puede recuperar pulsando R1 en el momento adecuado.

Pero sin duda, lo más espectacular son los espíritus guardianes, unos seres que velan y protegen a los distintos personajes y que iremos adquiriendo conforme avance la historia y creemos vínculos con ellos. No sólo son preciosos sino que cada uno proporciona ventajas diferentes y un modo especial, “arma viva”, en el que William será inmortal durante unos segundos y sus ataques serán más potentes. Esto no hace desmerecer la dificultad del juego, sino hace que no te sientas en desventaja siempre.

Como podéis ver, Nioh eleva a la enésima potencia el gusto nipón por los millones de menús y stats. El sumun de la complejidad llega con el sistema de obtención de armas y armaduras: cada vez que derrotas a un enemigo, este deja caer tres o cuatro piezas completamente al azar con 5 niveles de rareza diferentes que determinan si tienen más o menos bonus. Esto significa que a menudo te encontrarás comparando un montón de armaduras porque —ah, claro— “Esta tiene 141 de defensa pero pesa 10.4 kilos y sólo te reduce un 6% el daño de fuego así que quizás sería mejor coger la de 122 que pesa 6 kilos pero reduce un 2.3% el daño de fuego y te da un 11% de reducción de ki en evasión”. Además, aunque parezca una burrada, tu cofre con capacidad para 500 objetos se llena cada dos por tres. Por suerte, el juego es consciente de que te vas a tener que deshacer de mucha basurilla y te propone vender, ofrecer (te dan objetos a cambio), mandar al almacén o tirar.

wzmgg2s
¿PERO QUÉ LOCURA ES ESTA? Fuente.

Otro punto que concierne al gameplay y que no he visto mencionado en ninguna reseña es el hecho de cómo se premia la exploración de los escenarios: algunos bosses se pueden hacer más fáciles si realizas una serie de objetivos en el mapa. Todo ello, además, justificado por el lore.

Y por último pero no menos importante, se me hace imposible no mencionar a los kodama. Son una especie de bebés verdes minúsculos esparcidos por los distintos escenarios que se han perdido y debes enseñarles cómo volver. No sólo son adorables sino que proporcionan bonificaciones.

Nioh_20170213145319
No todos los espíritus son de MACHO VARONIL sino que también hay perretes de colorines, mariposas, un conejito y un ratón fumando en pipa.

En cuanto al modo online, al igual que en los Souls, es posible ayudar a otros jugadores que se hayan quedado atascados en alguna zona. Como en la citada saga, Nioh no cuenta con chat in-game sino que hay que comunicarse mediante gestos. Resultado: una comunidad respetuosa que se saluda y se despide con reverencias. Como curiosidad, estos gestos tienen aplicaciones fuera del online… Ahí lo dejo.

También, jugando online, si mueres (cosa habitual) se formará un montículo con una espada en ese mismo lugar que será visible para otros jugadores. No sólo sirve como advertencia (si ves un montón de espadas, HUYE) sino que te permite invocar a los fantasmas de los susodichos (controlados por la IA) para poder luchar contra ellos.

Historia

Uno de los aspectos más atractivos de Nioh es la curiosa mezcla que hace entre sucesos y personajes históricos (hay mención a la Armada Invencible y el propio William Adams existió) y folklore japonés e irlandés. Para subrayar esta multiculturalidad en el juego se habla japonés, inglés y gaélico irlandés. En cuanto a la trama en sí, empieza con tópicos: una damisela en apuros, un malo maloso y un heroico hombre blanco. Es decir, empieza mal. Por suerte, poco a poco va cogiendo carrerilla y hacia el final se vuelve realmente épico. Lo mejor, todo hay que decirlo, es lo que no tuvieron que inventarse. La propia historia de la era Sengoku con sus diferentes clanes es lo suficientemente apasionante.

Otro punto a favor de la narrativa es su accesibilidad: puedes limitarte a ver las cutscenes (demasiado cortas para una Kojimaníaca como yo) o meterte de lleno a leer la enciclopedia con todos los detalles de cada monstruo, figura histórica, espíritu guardián…

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Aunque hay grandes personajes (Tokugawa Ieyasu es una pasada), William y Kelley, que se supone que deberían ser los pilares centrales, tienen el carisma de una alcachofa y la profundidad de una palangana. Sus personalidades son tan maniqueístas que contrastan de forma antinatural con el resto del elenco.

Nioh_20170215230044
Algunas escenas se cuentan por medio de un elegante teatro de sombras (captura propia).

Apartado artístico

La estética imperante es oscura y tenebrosa pero con notas de color, con escenarios alucinantes como un castillo infestado de arañas bajo un cielo púrpura o una montaña sagrada. El toque edgy se extiende a los títulos de las misiones, con algunos acojonantes como: “Recuerdos de los lirios mortales”, “Donde las fuerzas del mal confluyen” o “La llama inmortal”.

ss_ge_51
Decidme si esto es o no es precioso. Fuente.

Los diseños de personajes y enemigos son, en general, vistosos y memorables. Hay algún que otro boss irremediablemente feo, pero se perdona. En cuanto a los personajes femeninos, teniendo en cuenta los modelitos que se inventa el Team Ninja, no me puedo quejar. Hay algún mini-pantalón anacrónico y alguna armadura finísima  pero aún así son diseños bonitos.

Es una pena que, aunque sus diseños sean buenos, la variedad de enemigos no sea apabullante. Por ejemplo: al final de la historia, según el juego, había luchado con más de 200 esqueletos guerreros. También se reutilizan bosses: alguno llega a salir unas seis veces.

Algo similar sucede con la música: apenas hay uno o dos bosses que cuenten con canción propia, el resto comparten entre sí. Además, hay una canción en concreto que suena al final de casi todas las misiones que pierde su magia para el final del juego. Por lo demás, es una banda sonora competente, con temas como este o este otro que son una preciosidad.

Desarrollo

Tengo muchas razones para odiar al Team Ninja, pero ninguna por este juego. No sólo rescataron un proyecto interesante del 2005 basado en un guión del mismísimo Akira Kurosawa sino que mantuvieron una relación muy estrecha con los jugadores. En abril del año pasado sacaron una alfa y pidieron opiniones sobre absolutamente cada detalle. Tengo que reconocer que me emocionó comprobar que habían escuchado al público cuando sacaron la beta en agosto. Y volvieron a pedir opiniones para pulirlo aún más.

No quiero entrar en detalles pero si esas versiones de prueba no hubiesen salido, Nioh sería un juego bastante peor. Me parece que es una estrategia que podrían seguir más juegos triple AAA y que no se limite a los proyectos de Kickstarter o Steam.

Y no sólo eso sino que, además, ya han sacado contenido descargable gratuito con nuevas misiones y atuendos; y este 2 de mayo sale a la venta el primer DLC de pago que tiene una pinta que pa’ qué.

En fin, me quito el sombrero ante el Team Ninja.

20170218231737
Este mensaje que sale al morir me encanta (captura propia).

Conclusión

captura-de-pantalla-2017-02-18-a-las-23-33-08
Ya sabéis.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com