Nunca había jugado a un otome. Es más, hasta que conocí Todas Gamers ni siquiera sabía lo que era un otome. Después me quedé con la vaga idea de que eran “juegos de ligar” y francamente no me llamaban mucho la atención. Sin embargo, una no puede estar mucho tiempo cerca de Todas Gamers sin acabar desarrollando interés por los pugs y cierta curiosidad por los otomes, así que en un momento de gran estrés decidí probar uno.

Como no sabía si me iba a gustar esto de los otomes entré en Steam y me descargué el primero gratuito que encontré. No sé si he tenido una suerte tremenda o no, porque no tengo nada con qué compararlo, pero sí os puedo decir que el mismo día en que lo probé estuve jugando hasta las tres de la madrugada.

20170711232127_1
Cinderella Phenomenon ha sido desarrollado por Dicesuki y financiado mediante Kickstarter

Cinderella Phenomenon es un otome de Dicesuki relativamente reciente (se publicó en abril de 2017) que está disponible de manera gratuita para Windows, macOS, Linux y Android.

Pero, ¿de qué va?

El otome se ambienta en un mundo donde las hadas y las brujas existen y la magia se cataliza a través de dos cristales: el cristal Lucis, alimentado por el amor y la felicidad, y el cristal Tenebrarum, contenedor del miedo y la ira. Cada uno de ellos está vinculado a y protegido por una criatura mágica: el cristal Lucis por un hada y el cristal Tenebrarum por una bruja.

Pero al contrario de lo que pudierais pensar, las brujas no son malvadas. Es más, la portadora del cristal Tembrarum trabajaba mano a mano con su homóloga para mantener el equilibrio entre el bien y el mal y que la gente del reino de Angielle pueda vivir feliz.

Sin embargo, un viejo conocido entra en escena: Hans Grimm, un bardo que decide escribir “cuentos de hadas” en los que representa a las brujas como las malvadas de la historia. El éxito de estos cuentos de hadas entre la gente común los llena de prejuicios y temor hacia ellas, lo que acababa desatando la Caza de Brujas. Ante el genocidio que se está cometiendo con su gente, la portadora del cristal Tenebrarum es corrompida por el dolor y el odio, y desata la Gran Guerra sobre Angielle: un reinado de terror donde los humanos están doblegados por las brujas.

No contenta con ello, la portadora del cristal Tenebrarum inventa las Maldiciones de los Cuentos de Hadas, que siguen funcionando y afectando a gente incluso después de que ella muera.

¿Os resulta familiar? Cinderella Phenomenon es algo así como The wolf among us conoce Once upon a time: ni tan oscuro como el primero, ni tan ligero como la segunda.

Pero, estaréis pensando: Yo he venido aquí a ligar. A ver, dónde están los maridos, que yo los vea.

20170711230620_1
Lucette, la princesa de hielo. O Lettuce, para los amigos.

Tranquilidad que ya llegamos. Aunque antes de eso debo poneros en situación. Si esto va de cuentos de hadas, la protagonista no podía menos que ser una princesa. Se trata Lucette Riella Britton, hija del rey Genaro III de Angielle, y apodada “la princesa de hielo”. Lucette lleva una existencia solitaria y vacía desde la muerte de su madre. Su distante padre ha rehecho su vida, casándose con una plebeya y dándole a Lucette dos hermanastros políticos, Emelaigne y Rod, a los que parece apreciar mucho más que a ella. A pesar de que tanto ellos como su madrastra intentan estrechar lazos con Lucette, ella siente que son impostores que intentan robarle su lugar.

20170711232223_1
Rod, el hermanastro de mentirijillas de Lucette y tu ruta favorita si te gustó la película Clueless

Hasta que un buen día despierta en la calle, vestida con harapos. Como poco después descubrirá, ha sido afectada por la maldición de Cenicienta, pero inversa: de princesa a pobre. Pronto se da cuenta de que nadie recuerda quién es en realidad, que es como si la princesa Lucette jamás hubiera existido.

Pero la bruja buena que la maldijo, Delora, no piensa abandonarla a su suerte y Lucette es acogida por la portadora del cristal Lucis, Parfait. Ella regenta una taberna, The Marchen, donde da cobijo a varias personas afectadas por la maldición. El lugar se ha convertido en un refugio de los malditos, donde todos intentan ayudar a los demás a solucionar su sino.

Allí, Parfait y Delora le explican a Lucette cómo puede romper su maldición, porque toda maldición tiene unas reglas y al menos una manera de deshacerse de ella. En el caso de Lucette, la maldición es un castigo por su frío corazón y sus malas acciones, así que sólo podrá romperla si lleva a cabo tres buenas obras.

Lucette intenta romper la maldición por su cuenta, pero como no tiene mucha práctica en eso de hacer el bien, no obtiene resultados. Así que, desesperada, decide pedir ayuda. Y ahí es donde entran en juego los posibles maridos/ligues/romances de este juego.

El menú del juego, con todos los romances completados

Hay cinco opciones, que no difieren sólo en tu romance sino que cambian por completo la historia, la evolución de Lucette y la resolución de la trama.

De entrada, el juego te permite elegir entre tres posibilidades: Rod (el hermanastro político de Luttece, que la odia por lo mal que se ha portado con su familia), Karma (un misterioso espadachín que se viste de mujer) y Rumpel (un hombre que no recuerda quién es debido a su maldición y que flirtea con todo lo que se mueve).

20170711232214_1
Karma o Miss Karma, dependiendo del momento. Tu orientación sexual: Karmasexual

Una vez que hayas completado dos de los romances, se desbloquearán las opciones restantes: Fritz (el caballero y guardia personal de Luttece) y Waltz (un titiritero callejero con aspecto de niño).

Como habréis imaginado, todos ellos están afectados de alguna forma por una maldición sacada de un cuento de hadas, de manera que Lucette deberá ayudarlos a romperla al mismo tiempo que trata de acabar con la suya. De hecho, las maldiciones de los romances son uno de los aspectos más interesantes: intentar adivinar de qué tratan y comprender finalmente cómo funcionan (algunas mezclan varios aspectos del cuento tradicional de los Grimm, olvidaos de la versión Disney), ha sido fascinante. Por si esto fuera poco, las intrigas palaciegas relacionadas con la corona y la magia de los cristales le ponen la guinda al pastel.

20170711232208_1
Fritz, el siempre leal caballero de Lucette. Si te va el drama, te encantará su ruta

Todas las rutas parten del mismo punto, pero después se desarrollan de manera muy diferente. Por eso probar otros romances no se hace repetitivo. Es incluso necesario si quieres comprender la trama y a los personajes en toda su envergadura.

Dependiendo de la ruta que elijas, algunos personajes secundarios apenas aparecerán y otros no se librarán de sus maldiciones. Si no pruebas todas las rutas, te quedarás sin saber muchas cosas sobre los personajes, la Gran Guerra, el funcionamiento de los cristales y la madre de Lucette.

Por supuesto, también todas ellas tienen un final bueno y un final malo. Yo, que no tenía ni idea de cómo iba esto de los otomes, jugué mi primera partida a ciegas y a las bravas y obtuve el final malo (horrible, todavía estoy superándolo).

Pero, en realidad, la mecánica no es complicada. Cada vez que tomas una decisión, pasados unos segundos aparecerá en pantalla un cristal con el color de tu romance si has optado por la opción correcta. Si no aparece ese indicador, más te vale recargar y escoger la alternativa.

Gracias a esto, si prestas atención, es fácil saber cuándo has metido la pata.

20170711232218_1
Rumpel estará amnésico pero recuerda muy bien cómo tirarle los trastos a todo lo que respira

Además, una vez que has completado tu primera partida, se habilita una opción de flash forward, es decir, en tus sucesivas partidas puedes avanzar la trama hasta la siguiente decisión con sólo pulsar un botón. Gracias a eso pude arreglar el desastre de mi primera partida con bastante facilidad y así no se hace cansino empezar una nueva, teniendo en cuenta que los dos primeros capítulos son idénticos en todas las rutas y que cada una de ellas se divide en diez actos.

Dejando a un lado los romances, una de las cosas que más me ha gustado del juego es la evolución de Lucette. En todas las rutas se va convirtiendo en una persona mejor, pero lo hace de manera diferente y motivada por razones distintas. A través de ellas se exploran detalles de su pasado y su infancia, que explican por qué es tan hostil y altiva.

20170712224427_1
Parfait, líder de las hadas (izquierda) junto a Delora, una bruja buena (derecha)

También varía su manera de relacionarse con el resto de personajes. Uno de mis puntos favoritos es la relación entre Lucette y Delora. No se me ocurre mejor manera de presentaros a Delora que deciros que es una versión ligeramente más agradable de la Morrigan de Dragon Age. Mientras el resto del mundo tiende a ser amable con Lucette, Delora sabe ponerla en su sitio cuando se comporta como una niña malcriada y no duda en echarle en cara todas las cosas malas que ha hecho.

El personaje que decidas romancear condicionará también las buenas obras de Lucette. Si escoges a Rod, tendrán que ver con reconstruir la relación con su familia política. Con Karma se centrará más en él y en los personajes de The Merchan. En el caso de Rumpel, casi todas las buenas obras de Lucette giran en torno a la maldición de su romance. Con Fritz, la historia se vuelve mucho más oscura y dramática, mientras que la ruta de Waltz permite un acercamiento entre Lucette y su padre.

20170711232203_1
Waltz, de niño a chulazo. Esto un cambio y no el de Bestia al romper su maldición

Elijas el romance que elijas, estará lleno de sonrojos, hombres utilizando su cuerpo como escudo para proteger a Lucette y muchas solemnes promesas asegurando que no permitirán que nadie la dañe (quizás por eso mi favorito es Rod, él no la mima como si fuese una muchacha indefensa). Pero esto no lo es todo. Quiero decir que sí, el romance es una parte importante, pero en la mayoría de las rutas es algo que acompaña a la trama y la enriquece, pero no la sustituye (excepto en la ruta de Rumpel, que está demasiado centrada en él para mi gusto).

Y creo que eso ha sido una de las cosas que han hecho que Cinderella Phenomenon me gustara tanto: consiguió que la trama me enganchara y que me encariñara con todos los personajes.

Tanto es así que he llorado en varios momentos en casi todas las rutas. Juega a otomes, decían. Verás qué risas, decían. Te vas a divertir, decían. Pero nadie me avisó de que podría implicarme emocionalmente con esta clase juego.

Así que si os gustan las novelas visuales, las historias ambientadas en un mundo de fantasía, un montón de personajes con los que encariñaros y romances llenos de rubor y valientes caballeros empeñados en proteger a una dama que no está para nada indefensa, dadle una oportunidad a Cinderella Phenomenon.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com