Uno de los principales motivos que tuve para hacer que me prestaran una 2DS en una tienda fue este juego y su edición anterior. Puede que no os hayáis dado cuenta en todo este tiempo, pero Final Fantasy me gusta mucho, aunque no he jugado tantas cosas como pensáis. Una de las cosas que más me han gustado han sido sus músicas, principalmente la del IX, y más recientemente la del XV. Y gracias a los discos de FF Distant Worlds, también adoro canciones sueltas del resto de juegos.
Así pues, con una 2DS rosita, convenientemente purificada por un pug, conseguí que me dejaran este cuquísimo juego musical, aunque tenga el sentido del ritmo de una patata, porque bueno, Final Fantasy Y MIRAD QUÉ COSAS MÁS CUCAS.

Nunca un bengal había sido tan adorable

Es el primer juego en una DS que juego de seguido, así que no sé si algunas cosas de control son propias del juego o de la consola. Tampoco me he completado el juego al 100%, pero llevo tres estrellas de cinco, y van 35 horas de juego ya, así que creo que he jugado bastante de todo como para poder analizarlo.
Como pequeña presentación, el juego está desarrollado por Square Enix e indieszero, y es la secuela-continuación de Final Fantasy Theatrhythm, que no he jugado, pero me recomendaron mejor este, que tiene más cosas y es más completo que el anterior por lo visto (y en esta guía de Gamefaqs tenéis el detalle de los cambios).

The spiral of fate turns again.

Two gods, Cosmos and Chaos, serve as
the pillars which support the world.

Between them a space called the Rhythm,
from which the Music Crystal was born.

Its harmony, once disrupted by forces
of Chaos, was only restored by the heroes
of light then summoned by the Crystal.

As time continued in its endless flow,
the world likewise regained its tune.

But all things in this world are cyclical.

The musical waves which abound in the
Rhythm brought to Chaos new power, and
order has come under threat once again.

To return the radiance to the Crystal,
Cosmos’s allies must now amass Rhythmia,
the musical waves, and in no short amount.

To defy the doom that threatens yet again,
the famed heroes summoned by the Crystal
now begin again a musical journey…

Lo primero que nos encontramos al iniciar el juego es el texto de arriba (extraído de Gamefaqs). Si como yo, habéis jugado más de lo que es sano a los Dissidia, esto os sonará mucho. Y es que la base del juego es similar, pero en este caso con música y manejando sólo a los buenos. Yo he encontrado muchas cosas que me han recordado a los Dissidia (los Quest Medleys me recuerdan demasiado al laberinto de 012 Dissidia), pero también le eché muchas horas.
Lo segundo que nos encontramos al iniciar el juego es que apenas tenemos sitios donde acceder, sólo podremos jugar canciones sueltas en el Music stage. Antes de seguir, debo decir que lo he jugado en inglés, ya que lamentablemente no está localizado al español, lo que es una pena, porque hubieran salido unos juegos de palabras magníficos con los nombres de los mapas y las líneas de las tarjetas del StreetPass.

Gracias a Kitsune
#Blessed (Captura propia del juego).

Una vez entremos en Music Stage, se nos mostrará un pequeño tutorial de los tres tipos de “niveles” que nos encontraremos: BMS (Battle Music Stage), EMS (Event Music Stage) y FMS (Field Music Stage). En los tres casos habrá tres tipos de “notas”: pulsar, dirección y mantener. A veces algunas de las notas tendrán un halo, que si las ejecutamos correctamente haremos un crítico, que será más potente que acertar una nota normal. Según el número de notas acertadas y lo bien que que lo hayamos hecho, recibiremos una nota desde la F de Failed, a las S, SS y SSS. Habrá dos tipos de fallos, no acertar la nota (Bad), o no tocarla (Miss), que nos penalizarán quitándonos vida. De forma similar, podremos acertar las notas de tres formas, Good, Great y Critic. Cuantas más notas y mejor las acertemos, más puntos tendremos.
En todas las ocasiones nos encontraremos siempre con una fase de bonificación, normalmente hacia la mitad de la canción, y al final en los EMS. En las BMS, el contenido extra será realizar una invocación, que podrá ser la predeterminada en nuestro personaje, o un chocobo si no realizamos correctamente la secuencia. Para las FMS, nos transformaremos en chocobo, que igual que antes, su color dependerá de nuestro resultado obtenido, siendo el ansiado dorado el resultado si acertamos con un crítico todas las notas. En el último caso, las EMS, serán unos segundos extra de vídeo. Estas últimas fases, cada vez que las superemos, tendremos a nuestra disposición el vídeo en el modo Theater, del menú Museum, para verlo tranquilamente.

Cada vez que superemos una fase con éxito, obtendremos Rhythmia, que se irá acumulando y nos permitirá desbloquear cosas, como nuevos modos de juego, chorradicas estéticas para nuestro StreetPass, o sonidos nuevos al pulsar las notas. También iremos consiguiendo fragmentos de cristales (Crystal Shards), que nos permitirán desbloquear nuevos personajes. Además de por completar niveles, recibiremos algo de puntos extra por la nota que saquemos, si usamos un grupo solo de chicas o de solo chicos, si es el juego de alguien del equipo, si es la canción del día (sólo en el Music Stage), …
Como en todo Final Fantasy, llevaremos un grupo, en este caso de cuatro personajes. Inicialmente tendremos “pocos”, pero iremos desbloqueando poco a poco de cada uno de los juegos de los que aparecen canciones, que son básicamente los juegos numerados (y sus secuelas), Mystic Quest, Type-0, Cristal Chronicles, y el Chocobo Dungeon. Para reclutar, recolectaremos Crystal Shards, y cuando consigamos todos los fragmentos indicados, podremos elegir uno entre diversos personajes. Estos personajes tendrán sus stats tradicionales, es decir, Vivi sigue siendo un mago negro, por lo que tendrá más magia que Yitán, que es ladrón y tiene mayor agilidad. Esto nos obligará a tener un equipo equilibrado de cara a pasar los mapas del Quest Medleys más largos con éxito.

FFTRCC_SCREENSHOTS_QST_01_1402403260
A punto de ir a la aventura.

Estos mapas, como su nombre bien indica, son unos pequeños mapas, con una primera parte al aire libre y otra de Dungeon, donde deberemos pasar por distintos puntos para avanzar, habiendo varias bifurcaciones. La dificultad de cada canción que nos encontremos será variable, aunque las de nivel experto son bastante raras (al menos en los mapas medios y cortos). Para completarlos con éxito, no sólo deberás recorrer el mapa entero sin morir, ya que la vida que hayas perdido en los diversos stages no se recupera al final del mismo, aunque puedes usar todos los objetos que quieras (objetos que puedes conseguir en los stages, por vencer enemigos en los BMS y andar en los FMS), sino que deberás vencer al boss final del Dungeon. Estos bosses serán el segundo o tercer enemigo de la batalla, y no será fácil vencerlos. De hecho, todavía no he conseguido pasarme ningún mapa de los largos.
Podrás conseguir mapas extra con el StreetPass, donde podrás modificar tu tarjeta de presentación con las opciones que te brinda el juego, que son bastantes. Sólo con las combinaciones de frases ya te costará elegir, ya que puedes conseguir resultados descacharrantes. Estas frases las irás desbloqueando a medida que ganes Rhythmia, además de ir consiguiendo distintos personajes nuevos que poner, como los chocobos de distintos colores. Además, podrás escribir tu propio mensaje y poner para compartir el mapa que te hayas conseguido pasar. También salen tus estadísticas de juego, que cuando te cruzas con amigas, te sirve para cotillear un poco.
Volviendo a los mapas, son el lugar ideal para conseguir experiencia, además de descubrir temas nuevos, que no probarías fuera de los temas diarios. Estos temas diarios son cinco canciones al azar de todas las desbloqueadas que te darán un bonus de Rhythmia por completarlas en el Music Stage, en el nivel de dificultad que sea.

La palabra corsario me hace demasiada gracia
Una lástima que no tenga a Kuja. (Captura propia del juego).

Para completar los modos de juegos, está el modo versus, que tiene tres modalidades: contra la IA, combate online y combate local. En este modo versus se jugará solo con canciones del modo BMS, y el objetivo es conseguir más puntos que el equipo contrario, y a medida que vas acertando notas, se llena el medidor de Ex Burst, que cuando llega a tope, se activa un ataque especial: no ver las notas hasta que se acercan, a acelerarlas, cambios de velocidad, rotura de cadena… Solo he probado el modo de combate contra la IA, he conseguido pasar la parte de bronce y estoy atascada en la parte de plata; que voy con pies de plomo, ya que si pierdes un combate, debes empezar desde el último puesto. Eso sí, como recompensa te darán cartas que sirven de coleccionable (con tres rarezas distintas) y además pueden usarse para subir determinados stats a tus personajes.
Además de subirles stats con las cartas, los personajes pueden tener activas hasta cuatro habilidades, que pueden estar activas de “fondo” todo el music stage, o activarse bajo determinadas condiciones que cumplas (realizar 20 goods o superiores en notas de tocar, por ejemplo). Activar estas habilidades costará CP, que irá aumentando al subir de nivel, hasta un máximo. Este máximo lo podremos aumentar al “reiniciar” a los personajes al nivel 1 al llegar al nivel 99 con ellos. Junto con la posibilidad de cambiar de grupo en cualquier momento sin penalización de ningún tipo, le da un componente estratégico a realizar los mapas. O puedes recolectar todas las pociones del mundo, subir mucho de nivel y usar un grupo de un ladrón, un mago negro y dos magas blancas para todo. No me miréis así, todos sabíamos que iba a pasar esto y menos mal que no hay Choconiños.

HNI_0009
Todo el mundo sabía que esto iba a pasar. (Captura propia del juego).

Me dejo cosas no técnicas. Muchas cosas, pero es que el juego tiene muchas más cosas de las que pensaba en un principio. Y por si acaso no tienes suficiente con querer jugar todas las canciones, al menos en modo básico, hay TROFEOS. He estado mirándolos por encima en Gamefaqs y ha sido un “Hasta luego, Maricarmen”. Sin contar con todo el contenido desbloqueable que hay, o todas las canciones que puedes conseguir con DLCs (no he cogido ninguna, aunque he descubierto que están el Vamo’ Allá Flamenco y Roses of May).

A nivel gráfico, es mi primer juego de 3DS y no sé cuanta potencia puede tener, pero no lo necesita. ES TODO DEMASIADO CUCO Y MONO. Y PONEN CARITAS, Y SE CAEN CUCAMENTE. Y DICEN FRASECITAS CHORRAS Y LOS OJOS LES HACEN BRILLIBRILLI A VECES.
Y bueno, trato de calmarme, PERO ES QUE ES MUY CUCO, MIRAD. INCLUSO LOS BEGIMOS SON ADORABLES Y TE DAN GANAS DE ABRAZARLES ANTES DE QUE TE ARRANCAQUEN LA CABEZA DE UN ZARPAZO. Y LO HARÁN DE FORMA CUQUI.

Theatrhythm_screenshot_08_1420718410.01.2014_01.jpg
Es que ni los del Kingdom Hearts.

Y dejando de lado que todos los bichos sean cuquis y adorables, los fondos no están mal, procurando que los escenarios sean los que tocan según la canción; aunque se parecen bastante entre ellos, se agradece el esfuerzo, y bueno, al final estás más atenta a las notas que a otra cosa.

Siguiendo con cosas más técnicas, pasemos a un tema importante, que es el control y el manejo. Una cosa que no sé si será común a todos los juegos de 3DS es la necesidad de hacer un click inicial en todas las pantallas para que se ponga el “cursor”. Por ejemplo, al terminar una canción en el Music Stage, debo mover el stick, o dar un toque con el stylus en la pantalla para poder empezar a seleccionar una opción. Es una tontería, pero esto en Playstation no pasa, jaque mate nintenderas.
El juego te ofrece cuatro modos de juego: botón A, con stylus, híbrido y una mano. El tutorial de manejo de cada uno de ellos, como en todo el resto del juego, será un panel de texto, que podrás consultar en cualquier momento. Como yo soy una persona que no está acostumbrada a brujerías de pantallas táctiles, mi modo de juego es el de botón A (o botón B, Y, X o R, le da igual al juego), aunque tiene fallos, como el resto de modos. En mi caso, sé cuando fallo notas porque para mi cerebro diferenciar izquierda-derecha es complicado a veces, pero también sé que he movido el stick abajo a la izquierda y no me has registrado la nota y me has jodido la cadena, maldito trasto del demonio, TENÍAS QUE SER DE NINTENDO, SIEMPRE JO*la sedan*.

Theatrhythm_screenshot_22_1421928249.01.2015_01
No está de más recordar que no todo Final Fantasy es medieval.

Pues eso, a veces el control de las flechas falla, así como en las notas de mantener pulsado, a veces se vuelve muy sensible a la presión y se va, yéndose la cadena perfecta al garete (también hay puntos extra por ella).
“Podrías jugar con el modo stylus, Darkor” Pidríis jiguir quin il midi stilis, Dirkir. Al principio lo hice, pero en este caso, las notas direccionales las acierto mejor, pero se me sueltan más las de mantener. Y el modo híbrido combina las dos facetas que peor se me dan de ambos modos, así que descartado. Y bueno, el modo una mano, lo veo útil cuando vas en el metro, estás comiendo o haciendo otras cosas que te obligan a tener una mano ocupada, pero soy demasiado diestra como para que me resulte cómodo jugar (no sé que opinarán las personas zurdas), ya que las veces que lo he intentado usar, debo evitar llevar la mano derecha a los botones todo el rato.

Sobre la dificultad, no es que exista una curva, es más bien práctica que otra cosa, pero si vas con los mapas poco a poco se vuelve bastante suave. En mi caso, he pasado de volver a tocar canciones en modo básico que había pasado por los pelos, acabo consiguiendo S en nivel experto. La diferencia entre los tres modos, básico, experto y ultimate (aka, “AAAAAHHHH, ¿DE DÓNDE SALE TANTA NOTA?”), es la velocidad a la que pasan las notas y el número de ellas que aparece en pantalla. Por lo general, el modo básico es ideal para cuando tu capacidad de concentración está bajo mínimos y solo quieres relajarte un poco (cuidado si lo haces antes de irte a dormir, que te relajas mucho). El modo experto tiene canciones asequibles y no demasiado complejas. El modo ultimate, bueno, equípate muy bien de pociones porque puede ser un auténtico infierno, sobre todo cuando se alternan notas direccionales con notas de toque, que mi cerebro no puede procesarlo bien.
Por lo general, todas las canciones son breves, de no más de dos-tres minutos de duración. Y luego está One Winged Angel, que es muy larga, con muchas notas y se acaba volviendo una pesadez (como sus faDARKOR). En serio, la hice en experto y creía que me moría ahí mismo del descontrol que es, un día me grabaré viendo cuánto aguanto en modo ultimate.

Normalmente, ni con un palo, pero es demasiado adorablergh

Y el último apartado para comentar, las canciones. El juego tiene DLC con más canciones, como ya he mencionado, pero es que el juego básico viene con más de 200 canciones, así que vas servida para rato. De hecho, en las 35 horas que llevo no he completado todas las canciones en básico, y aún me quedan unas veinte o treinta para haber hecho todas.
La selección de canciones es bastante variada, aunque quizás haya menos en la parte de las BMS, ya que los temas de batalla son menos variados (por ejemplo, de Final Fantasy IX están Battle 1 y Battle 2), pero en la parte de FMS hay bastante más variedad.
Los temas de los juegos más antiguos mantienen esa musiquilla de los 8 y los 16 bits, y a medida que se avanza en los juegos, la música es más “compleja”, al disponer de más espacio para poner música. La variedad de estilos se nota también, desde las músicas más relajadas, como Final Fantasy Crystal Chronicles, a los temas más cañeros de Final Fantasy X-2 o Lightning Returns: Final Fantasy XIII, pasando por los temas épicos y espectaculares de Final Fantasy XI, Final Fantasy Type-0 (me he comprado el juego sólo por su música) o Final Fantasy XIV. Este juego me ha servido para descubrir nuevos temas; o que la canción del Volcán Gulug no es original de Final Fantasy IX, sino del primer Final Fantasy; o recordar lo bonita que es la canción de Ronfaure.

FFTRCC_SCREENSHOT_22_1406035144.07.14_No.4
Excesivamente mono todo.

Resumiendo, después de este bloque de texto, ¿es difícil este juego? Sólo si tú quieres. Cuenta con suficientes cosas distintas como para que lo disfrutes sin quebraderos de cabeza, incluso echándole partidas de cinco, diez minutos al día, para distraerte. Tiene muchísima variedad en las canciones, y puedes centrarte en conseguir una puntuación perfecta en tu juego favorito, o en probar músicas nuevas. También me recuerda mucho a los Dissidia, lo que en este caso es un plus para mí. Y bueno, es todo demasiado cuco y adorable como para resistirse.

Así que, si te gustan los Final Fantasy, sobre todo su música, y tienes una 3DS, yo te lo recomiendo coger muy fuertemente, porque ¿has visto lo cuco que es todo?

A no ser que se indique, todas las imágenes son del sitio de prensa de Square-Enix.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com