Call Of Duty 4: Modern Warfare

Una Película Llamada Modern Warfare

Una Película Llamada Modern Warfare

Reconozco que yo tuve una época en la que no jugaba shooters en primera persona porque ninguno me llamaba la atención. Para que un juego despierte un poco mi interés tiene que cumplir una serie de requisitos y entre ellos son la trama y la ambientación; algo que Modern Warfare cumplió bastante bien.

Efectivamente, hoy me visto los uniformes del SAS, de la Task Force 141 y de los Delta Force, me equipo con mi M4A1 y mi Mk 14 y con un hua os vengo a hablar un poco de la mejor trilogía que tiene (para mí) la franquicia Call Of Duty.

En el momento en el que Call Of Duty 4: Modern Warfare llegó a mis manos, la mayoría de los shooters que yo conocía estaban ambientados en la II Guerra Mundial y, la verdad, yo me encontraba hastiada de ver siempre el mismo tema. Jugué al Medal Of Honor: Underground de PSX en su día y ni siquiera lo terminé porque era aburrido. El juego prácticamente consistía en avanzar por el mapa eliminando gente y ya; ni siquiera recuerdo si había cinemáticas porque han pasado ya tantos años que sólo tengo un vago recuerdo de paisajes poligonales, pero ni siquiera me enteré del objetivo de la misión en general. Lo único bueno del juego era el multiplayer de aquella época a pantalla dividida, con el que pasé muchas tardes jugando con mi hermano (ah, los ochenta).

Así pues, con tanto juego a mi alrededor sobre la II Guerra Mundial, Modern Warfare entró como un vendaval de aire fresco y fue mi reconciliación con los shooters. Se lo cogí prestado a mi hermano, dispuesta a darle una nueva oportunidad a este tipo de juegos y, sinceramente, no me defraudó.

Porque lo que realmente hace especial a Modern Warfare no es su jugabilidad ni su trama. Es su forma de hilar la historia.

A ver, seamos realistas; estamos ante el clásico shooter en primera persona, no tiene más. De hecho, el primer juego es relativamente simple, no aporta realmente nada emocionante a lo que es el modo campaña; la trama te la van desglosando un poco entre cinemática y cinemática y luego lo que puedas averiguar durante las misiones.

Las únicas escenas destacables de este juego, para mí, son las finales. La persecución de los Mi-24 Hind, el desenlace del rescate a la piloto en Oriente Medio y aquel puente resquebrajado son los mejores recuerdos que tengo de la primera entrega.

Y lo mismo se puede aplicar a sus dos continuaciones en el apartado jugable: mismo sistema de juego, no hay más innovación que la posibilidad de hacer un par de acciones más. Y la trama sigue siendo igual de simple.
La diferencia que marcan las dos últimas entregas con respecto a la primera es la forma de llevar la historia al campo de batalla.

Modern Warfare 2 apuesta por mostrar la acción de tal forma que dará la impresión de ser una carrera contrarreloj, lo cual, en cierto modo, es así. Desde la famosa y controvertida misión Nada De Ruso hasta la última misión, Fin De Partida.

Por su parte, Modern Warfare 3 mantiene el carácter de su predecesor, bajando un poco el pistón, pero añade unas pocas gotas de epicidad, si se me permite la palabra para clasificar un shooter (y si no me da igual).

A estas alturas, algunas de vosotras puede que no conozcáis la trilogía, así que os haré un resumen de la historia: salvar al mundo del malo.

Vale, igual me he pasado de escueta.

Makarov

[Fuente: artbook Modern Warfare 2]

La trilogía nos narra la historia de, básicamente, tres personajes: John Price, John “Soap” MacTavish y Vladimir Makarov. Los dos primeros son miembros de los SAS (de las siglas en inglés Special Air Service, Servicio Aéreo Especial), son parte de las fuerzas especiales del ejército de Reino Unido; y el tercero es simplemente un terrorista con ganas de sembrar el caos y ver el mundo arder. De manera que el punto de la historia es capturar a Makarov y evitar el estallido de la III Guerra Mundial.

Durante Modern Warfare tomaremos el control de MacTavish en todas y cada una de las misiones en las que el SAS tenga que entrar en acción. Durante el resto de las misiones, encarnaremos al soldado del ejército estadounidense Paul Jackson; sus misiones son casi como un relleno de otra serie de acontecimientos y, además, son poquitas, si mal no recuerdo. Aquí, el SAS tendrá que perseguir y detener a un terrorista llamado Imrav Zhakaev mientras el ejército estadounidense intenta poner orden en un país sin nombre situado en Oriente Medio, en el cual ha habido un golpe de estado (de hecho, los créditos iniciales del juego son cómo el líder de este país es ejecutado) y tratarán de encontrar a Khaled Al-Asad, el causante de dicha rebelión.

En Modern Warfare 2 seremos varios personajes, pero la mayor parte del tiempo estaremos en la piel del sargento Gary “Roach” Sanderson, miembro de la Fuerza Operativa 141 (Task Force 141 o TF141), y en la piel de James Ramírez, un ranger del ejército estadounidense cuyo papel es mayoritariamente el mismo que el de Jackson en Modern Warfare. En este juego podremos manejar a Soap en la recta final del arco argumental de la TF141, recta que me dejó la adrenalina corriendo por las venas durante un buen rato, todo sea dicho. Aquí han pasado unos años desde que terminó Modern Warfare y en este tiempo se ha creado una Fuerza Operativa con soldados de varias partes del mundo para situaciones específicas… como la que ocurre en el juego, donde que tenemos que buscar a Makarov por todo el maldito planeta para evitar que comience una guerra mundial. Lamentablemente, Makarov se sale con la suya y no sólo inculpa a EEUU de la masacre en un aeropuerto ruso sino que, encima, lanza una serie de misiles hacia el país con la intención de iniciar una guerra. Técnicamente no es un spoiler porque así es prácticamente como comienza la tercera entrega de la trilogía.

En Modern Warfare 3 seremos Yuri, un ex spetnaz (de las fuerzas especiales rusas), y la historia continuará directamente tras Modern Warfare 2. Aquí veremos cómo ciudades importantes caen bajo fuego enemigo mientras seguimos buscando a Makarov para contarle cuatro cosas… También manejaremos a Frost, un sargento del Equipo Metal de los Delta Force que, bajo las órdenes de Sandman, se encarga de realizar misiones paralelamente a las de los renegados de la TF141, como el rescate de la hija del presidente ruso o la captura de Volk (un traficante de armas) en París.

Pese a que muchos personajes son parcos en palabras y a que sean todo estereotipos con patas y uniforme, creo que han sabido hacerlo bien porque terminan por caerte bien y empatizamos un poco con ellos. Realmente ocurre con casi todos los juegos si no somos demasiado quisquillosas; pero teniendo en cuenta que el primer juego salió en 2007 (hace más de diez años), y sus predecesores en 2009 y 2011 respectivamente, y que fueron juegos más encaminados al multiplayer que al modo campaña, creo que tiene cierto mérito.

Porque, a ver, ¿a quién no le podría caer bien el hermano secreto de Van Pelt? Price es un tipo curtido en el campo de batalla que falló en el asesinato de un importante terrorista en Chernóbil y es el jefe de escuadrón de Soap durante Modern Warfare; se preocupa por sus hombres más de lo que a él le gustaría admitir y podemos ver que aprecia mucho a Soap, y eso es algo que también podemos ver a lo largo de los tres juegos. A mí se me antoja una relación un poco más paternalista, y lo digo por cómo se tratan entre ellos durante los juegos (los comentarios y diálogos), y es bonito porque crea vínculos entre personajes. También los hay entre Soap y sus subordinados en la Task Force 141 y eso me gusta. Aunque sea algo muy tópico.

Soldados con gran sentimiento del deber, del honor y de la camaradería. Color me surprised. Aun así, la táctica funciona y terminas por cogerles cariño. Gaz, Ghost, Price, Soap y Yuri terminan haciéndose un nombre. Lamentablemente, personajes como Jackson, Ramírez o Frost pasan más desapercibidos porque, como ya dije, sus misiones son más de relleno; es una pena porque los podían haber aprovechado para hacer el modo campaña más largo y, quizá, hasta más entretenido. Y es que la trilogía está hecha para que te acuerdes más de los miembros del SAS y de la Task Force 141 que del resto. Y como ya digo, es una pena.

Dejando atrás los personajes, quiero destacar el cambio que hicieron después de Modern Warfare; no sé qué fue lo que lo propició pero me parece una de las mejores decisiones que pudieron tomar porque, a pesar de que la trama es lo más trillado del mundo, creo que lo que hace que se guarde buen recuerdo de esta trilogía es la experiencia de juego.

Recuerdo jugar a Modern Warfare 2 con las expectativas de encontrarme con un juego como la primera entrega, de esos juegos que están bien pero que son uno más de entre miles; cuán equivocada estaba. Modern Warfare 2 es mi parte favorita, y al que más veces he jugado porque todo en él es casi perfecto (dentro de su género). El ritmo es frenético, mucho, sobre todo en la parte donde nos toca perseguir a un tal Rojas a través de todas las favelas en Brasil. Odio esa misión. Con toda mi alma. Es mi Vietnam. Balas por todas partes y ni sabes por dónde te llegan. Gagh.

La trilogía tiene un par de guiños al cine de acción, al menos los dos primeros títulos, no recuerdo nada concreto de Modern Warfare 3, así que si alguien encuentra o sabe algo, que me lo haga saber (si quiere) y lo añado.

En la primera parte, por ejemplo, tenemos una misión en la que un helicóptero cae derribado en ese país sin nombre ubicado en Oriente Medio. Es una clara referencia a la película Black Hawk Derribado (basada, a su vez, en un hecho real); donde un helicóptero Black Hawk es abatido en la capital de Somalia, Mogadiscio.

En Modern Warfare 2 tenemos, por ejemplo, que el nombre de la misión Máximo Riesgo hace referencia a la película de Sylvester Stallone en la que es un experimentado alpinista que debe salvar a unos rehenes en medio de las montañas. La misión, efectivamente, está ambientada en mitad de una ventisca en medio de las montañas. Asimismo, hay referencias a la película de Nicolas Cage y Sean Connery, La Roca, durante la misión El Gulag; esa escena de las duchas es inolvidable.

Por otro lado, el juego tiene una de las misiones más polémicas que recuerdo: Nada de Ruso. Sí, la del aeropuerto, esa que ya he mencionado antes en el artículo. En ella el jugador encarna a un agente de la CIA, llamado Allen, que se infiltra en el equipo de Makarov y que puede ser, o no, partícipe de la masacre.

Recordemos que Makarov es el villano principal de la trilogía aunque haga su aparición directamente en Modern Warfare 2. A modo de resumen: en la primera entrega nuestro enemigo es Zakhaev, que es el clásico malo malísimo que quiere ver el mundo arder. Makarov es su segundo al mando, por así decirlo, y quien decide seguir con todo el plan durante los dos juegos restantes. Básicamente Makarov es el villano del tipo “yo aquí he venido a ver el mundo consumirse en llamas” y reírse malvadamente mientras acaricia un gato.

NoRussian

Volviendo a Nada De Ruso; el terrorista los lleva hasta el aeropuerto de Moscú, armados hasta los dientes, con el objetivo de inculpar a EEUU de una masacre de civiles en dicho aeropuerto. Si mal no recuerdo, la misión se filtró antes de la salida del juego y provocó una polémica relativamente importante; de hecho, Activision preguntó a Rusia sobre la misión y ahí añadieron la opción al jugador de si quería saltársela o no, con la ventaja de que no perdemos nada de lo que es trama del juego, ya que nos hacen un resumen en la cinemática de la siguiente misión.

A mí en cierto sentido me parece interesante la misión en sí porque, tal como dice el diseñador del nivel, Mohammad Alavi, estamos acostumbrados a que en este tipo de juegos abramos fuego contra enemigos de manera casi automática, como si de tiro al pato se tratase; pero aquí, en el aeropuerto, el enemigo no está armado. Son civiles, gente que, en el juego, tiene familia, trabajo, un perro al que cuidar, no saben ni lo que es un arma.

Y es entonces cuando Makarov y su grupo entran en escena con Allen. Es entonces cuando el jugador tiene que tomar la decisión de disparar o no, esa duda es algo que Alavi quería conseguir; a ver, todas sabemos que es un juego, no es real, pero los juegos pueden llegar a hacernos empatizar con lo que nos muestran y sabéis a lo que me refiero. Yo no me sentí incómoda con la misión como tal, soy perfectamente capaz de distinguir ficción de realidad, pero sí que reconozco que nunca he sido capaz de disparar a un solo civil.

Entiendo el punto de la polémica de esta misión, en serio; aun así, se me antoja un poco exagerado el revuelo cuando hemos visto este tipo de escenas en mil películas más, del tipo que sea. Incluso en videojuegos. Hay películas en las que el personaje principal ve cómo el villano de turno hace sufrir y acaba con la vida de muchas personas inocentes; es más, es casi el argumento principal de muchas de las historias que se nos narran en estos dos formatos. Tampoco es que Nada De Ruso obligue al jugador a disparar, no hay un objetivo de “acaba con X civiles o un mensajito de “no has matado a nadie, has fallado la misión”, en absoluto; abrir fuego es totalmente opcional. Pero supongo que es lo mismo de siempre: es un videojuego y, como tal, incita al odio y la violencia. Menos mal que las películas y los libros no lo hacen, ¿verdad?

Modern Warfare 3 pasó un poco más desapercibido después del revuelo que levantó su antecesor. Es un juego un poco más emotivo; hay misiones en las que veremos cómo ciudades tan importantes como Nueva York, Londres o París son atacadas y, al igual que ocurrió en Whiskey Hotel en Modern Warfare 2, podremos ver cómo algunos edificios emblemáticos se vienen abajo. La escena de la Torre Eiffel desplomándose sobre París aún está grabada en mi mente. También tendremos misiones como Hermanos De Sangre que nos tocarán un poco el corazoncito (al menos, a mí sí). Pese a ser más emotivo, Modern Warfare 3 también tiene misiones de ritmo frenético como la salida del submarino y posterior huida en barca por toda la bahía de Nueva York.

Eiffel

Woops

La ventaja (o desventaja) de esta trilogía, y de la mayoría de FPS de su estilo, es que son muy cortos. Como mucho os pueden llevar unas tres horas cada uno, lo cual está bien por si quieres jugar a algo corto en una tarde aburrida de domingo. Además, se puede regular la dificultad (cuatro niveles tiene: Recluta, Profesional, Curtido y Veterano). Pero bueno, tampoco podemos pedirle gran cosa a un shooter de este tipo porque la gran mayoría estaban (y algunos todavía lo están) centrados en el multiplayer. De hecho, siempre he oído que el multiplayer de Modern Warfare 2 es uno de los mejores que hay, lo que explicaría también que después de casi diez años no haya bajado demasiado de precio.

Para ir terminando ya, haré una breve mención a la banda sonora; en el primer Modern Warfare apenas hace acto de presencia, yo he escuchado lo que debe de ser un rip de fans, ya que no he encontrado la banda sonora original como tal; y es más música ambiental que otra cosa. El tema cambia cuando pasamos a Modern Warfare 2 y 3; aquí, Infinity Ward y Activision tiraron un poco la casa por la ventana y buscaron a un par de compositores de renombre para ello.

Así pues, en Modern Warfare 2 tenemos a Hans Zimmer componiendo los principales temas del juego (mención de honor para The Enemy Of My Enemy Is My Friend) y a Lorne Balfe haciendo el resto de los temas (Whiskey Hotel – Green Flares es una maravilla también).

Mientras, en Modern Warfare 3 tenemos a Brian Tyler que, al igual que Lorne Balfe, no es neófito en esto de componer bandas sonoras a videojuegos. La banda sonora de Modern Warfare 3 es un poco más escueta que la anterior pero no por ello deja de ser buena, ese I Stand Alone todavía me pone el vello de punta.

Así pues, si queréis una breve distracción con tintes de película de acción, ya sabéis qué escoger… Eso sí, esperad a que estén rebajados porque no valen el precio que tienen.

Nos leemos. Semper Fi.

Fuentes: debidamente señaladas. El resto, capturas propias.

Cómprame un café en ko-fi.com

Ka'alshya
Ka'alshya @Kaalshya

• It's pronounced Kaeelshia • PR Manager & Mrs. Redactor • Sometimes I draw and write things • Hater • N7◢ • Arcane Warrior • I try to save lives but not myself • Paramedic • I lived the Big Bang so I’m older than you • Please: don’t explain me my own text • My text, my rules •

3 comentarios
BoKeRoN
BoKeRoN 03/03/2018 a las 11:08 am

Yo recuerdo una referencia de cine en la primera misión del primer juego, la del barco: “Tripulación Prescindible”, que es lo que le dice Madre a Ripley cuando la interroga sobre los planes de la compañía para atrapar al bicho en “Alien, el octavo pasajero”.

Es curioso, porque yo me pelee con los fps tradicionales con el Modern Warfare 1 y no recupere el gusto hasta Doom y Wolfenstein TNO de Bethesda. Pero es innegable el efectismo que plasmó y lo mucho que caló en la gente.

Un buen artículo, me ha gustado.

GloomyMonday
GloomyMonday 03/03/2018 a las 5:34 pm

Gracias por el artículo! Me ha hecho recordar los buenos momentos que pasé sobretodo con Modern Warfare 2 ^__^

Zak
Zak 14/03/2018 a las 6:32 pm

Mucha gente me ha comentado que de los Call of Duty tienen las mejores campañas single player, y los Battlefield son para quemar a horas el multijugador, pero es que me da taaaanta pereza dedicarle tiempo a este tipo de shooters que mi mente los tiende a ignorar con un “no son para ti”.

Releyendo (sí) el artículo me han dado ganas de enterarme, pero la pereza me puede, igual le hecho un ojo a algún gameplay de la campaña o veo si algún blog/wiki me cuenta la historia en plan novelilla.

Gracias!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: