Unravel: por y para el corazón

Unravel: por y para el corazón

A lo largo de mi humilde existencia he tenido la oportunidad de vivir experiencias que me han permitido comprobar el poder del subconsciente. Un sentimiento recurrente y que, estoy segura, me acompañará a lo largo de toda mi vida, es el de sentir apego por los juguetes. Pero no un afecto por un muñeco propio o al que por ciertas razones se le ha cogido cariño, como típicamente ocurre, sino más bien un cierto sentimiento de empatía que aflora hacia cualquier tipo de juguete. Esto me ha llevado a vivir situaciones que bien podrían incluirse en algún Top 10 Anime Betrayals, pero esa es otra historia.

Hace ya 23 años que Toy Story re-elaboró uno de los pilares fundamentales en la formación de la vida emocional de una persona: el juego. Nos mostraba la maravillosa idea que confirmaba nuestras ilusiones infantiles; los juguetes tienen vida. En nuestro mundo imaginario podíamos aplicar nuestras propias normas y nada ni nadie podía interferir en ellas. Con sus fallos, este filme nos hizo reflexionar sobre las relaciones sociales y el modo en que las formamos.

EA Games publicó y Coldwood Interactive desarrolló Unravel allá por 2015, aprovechándose vilmente de una de las debilidades por excelencia de la generación millennial y por lo que culpo directamente a la anteriormente mencionada Toy Story: los juguetes animados. Para ello introdujo como protagonista de este título a Yarny, un entrañable muñeco de lana que se va deshaciendo a medida que avanza por la historia.

Unravel es un título de plataformas y puzles con 10 niveles de juego, con unas 6-8 horas de duración en total. Su hilo de lana es la base de las mecánicas de este título: con él nos atamos a los puntos de guardado en los cuales recuperamos lana, hacemos nudos, creamos puentes, trampolines o cualquier estructura que nos permita superar los distintos obstáculos que nos encontremos. Cada decisión que tomamos influye en la distancia que podemos alcanzar: si gastamos demasiado hilo, no llegaremos al siguiente punto de control y tendremos que volver atrás, ver qué hemos hecho mal, recapacitar y volver a avanzar. Igual que el resto del juego, los puzles se resuelven mediante el uso de nuestro hilo. En este caso es importante tomarnos un tiempo para observar y estudiar el entorno, averiguar con qué objetos podemos interactuar y encontrar una solución, que no siempre fácil.

Y voló

Y Yarny voló (Fuente)

La historia comienza con nuestro pequeño moñeco de lana dejando su hogar y enfrentándose a la vida real. Aquí convergen dos ideas fundamentales para el desarrollo del juego: por un lado, la fragilidad y el miedo de Yarny, algo que típicamente podríamos esperar de un endeble juguete de unos 10cm de alto que emprende una aventura; y por otro, la destrucción de la naturaleza. Mediante cinemáticas, Unravel nos muestra flashbacks del pasado de Yarny, haciendo especial hincapié en el contraste naturaleza viva (pasado)/naturaleza muerta (presente), dejando bien claro que dicho cambio lo ha producido la mano del hombre. Por supuesto, Yarny es consciente de todo lo que ocurre a su alrededor, y reacciona ante cualquier estímulo que se le presente: peligros, depredadores, aliados, cambios meteorológicos…

Unravel sigue un ritmo más bien calmado, acorde con sus mecánicas y apartado artístico, incluyendo también momentos de tensión. De manera ocasional, el juego introduce escenas meramente contemplativas, en mi opinión, totalmente necesarios, que nos muestran un extenso y bello mundo, acompañados siempre de una banda sonora excepcional, que no duda en recurrir a un sentimental leitmotiv en cuanto se le presenta la menor ocasión.

Unravel es un juego hecho con amor. Prueba de ello son sus paisajes, terminados al detalle y capaces de sumergirnos de lleno en la historia; su banda sonora, sus mecánicas, pero sobre todo, su protagonista: Yarny. El pequeño moñeco de lana es capaz de transmitir, sin diálogos, sus más profundos miedos y alegrías y sus ganas de superación. Nos hace también partícipes de su propia historia, contada a través de aquellos recuerdos que dan sentido a su vida.

Sin duda alguna, es capaz de hacer reflexionar sobre temas tan delicados como la nostalgia, la añoranza y el amor; todo ello desde una perspectiva totalmente inocente.

En definitiva, uno de esos juegos hechos por y para el corazón.

Unravel_20160130194046

Muy liado ahora mismo (Fuente)

PD: Si habéis jugado a Unravel o simplemente os ha gustado el pequeño Yarny, aquí os dejo un tutorial para fabricarlo vosotros mismos, ¡es muy fácil!

También os digo que es un moñeco un poco pesao, el mío se pasa las horas leyendo Juego de Tronos y buscándose a sí mismo en Google.

Yarny

 

Cómprame un café en ko-fi.com

Allendil
Allendil @allendil_

Coleccionista de misiones secundarias.

3 comentarios
Zak
Zak 19/04/2018 a las 12:43 pm

Gracias por el artículo!! Este juego emanaba amor desde el momento en el que lo presentaron en el E3, qué blandito nos dejó el director cuando dio la charla (Buscad el vídeo, porque es pura ternurita)

Allendil
Allendil 20/04/2018 a las 12:12 am

¡Gracias a ti por leerlo! ^^
Este juego es muy especial para mí y ha sido genial poder escribir sobre él :3

GloomyMonday
GloomyMonday 20/04/2018 a las 2:45 pm

Qué bonico que es este juego!! Y tu Yarny es cuquísimo también *____*

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: