7th Sector, la chispa de la vida

7th Sector, la chispa de la vida

Cuando pensamos en el concepto cyberpunk y lo mezclamos con los videojuegos, lo más probable es que nos imaginemos un shooter con un montón de disparos por segundo y mil millones de neones. No obstante, y por suerte, no son unos requisitos que haya que cumplir sí o sí, así que de vez en cuando aparecen pequeños juegos que ofrecen una visión diferente del género. Por supuesto, sin olvidarnos de los neones, que una cosa es libertad y otra libertinaje. Ese es el caso de 7th Sector, un juego cortito pero intenso desarrollado por Sergey Noskov que ya está disponible en Steam, Playstation 4, Xbox One y Nintendo Switch, plataforma en la que lo he jugado. 

2020020419325900-34800529FE7FDC178EDDB98D1A427D18

7th Sector es un juego que relega la historia hacia el fondo del escenario, dando prioridad a los puzles y dejando cierta libertad de interpretación de la trama en manos de quien lo esté jugando. Sin embargo, hay ciertos elementos que nos dirigen hacia unos temas concretos. La historia comienza en una pantalla de televisión, tú eres una sombra, quizá un fantasma, o tal vez un robot. O el fantasma de un robot. Dejémoslo en que eres un impulso eléctrico con capacidad de raciocinio y que, por algún motivo, necesitas huir de donde estás. Así que te metes en uno de los cables que salen de ese televisor y te conviertes en un destello blanco y muy brillante que comienza a recorrer esos cables, saltando de uno a otro, mientras en el fondo del escenario se desarrolla una historia un poco inquietante.

Pero vayamos por partes. Tú, como chispa, tienes que ir descifrando los puzles que van apareciendo en tu camino. A veces tienes que sobrecargar unos ventiladores, otras veces fundir servidores, otras hacer operaciones matemáticas relativamente sencillas y de vez en cuando puedes juguetear con cámaras o gramófonos. Hay un montón de acertijos y rompecabezas que solucionar por el camino, algunos bastante fáciles y otros que te harán romperte la cabeza dándole vueltas a lo que crees que es una solución sencilla. Pero no lo es, porque lo que el juego quiere es que te salgas fuera de la caja. En algunas ocasiones esa solución es un detalle que pasa desapercibido porque en tu cabeza tenías una idea preconcebida de cómo debería ser, por culpa de puzles similares que conoces de otros juegos que has jugado en algún momento anterior. 

2020020602504800-34800529FE7FDC178EDDB98D1A427D18

Esto es al mismo tiempo bueno y malo. Es bueno porque si te gustan los juegos de rompecabezas, te vas a divertir muchísimo, y después de solucionarlos tras quince minutos de rascarte la cabeza, te reirás pensando que cómo no lo habías visto antes. Es malo porque como tengas poca tolerancia a la frustración o te des por vencido muy rápido y acabes buscando una guía (que no siempre será de utilidad porque gran parte de las soluciones varían de forma aleatoria), el juego se reduciría a un Chispa Simulator que… bueno, perdería casi toda la gracia. Y cuando digo casi es por un motivo, porque nuestro camino no se limita solo a deslizarnos mientras brillamos, de puzle a puzle (y tiro porque me toca). Resulta que nuestro fantasma robot también puede poseer objetos, y a medida que va avanzando nuestro camino vamos moviéndonos en forma de coche teledirigido, de bolita cuchi con sonidos similares a los de BB-8 o incluso de un perrete mecánico enorme con una metralleta en el lomo. Sí, en serio, a veces al juego de puzles se le va un poco la castaña y se convierte en un shooter durante un rato, cosa que personalmente no me esperaba para nada. Aunque, pensándolo bien, esto es un juego cyberpunk y al final sí que tiene disparos, va a resultar que sí que era un requisito. Eso sí, la finalidad sigue siendo la misma, avanzar en scroll lateral resolviendo los problemas en forma de acertijo que nos van planteando. Dependiendo de cuáles o cuántos resuelvas conseguirás un final u otro, dentro de los cuatro diferentes que tiene el juego.

2020020320445000-34800529FE7FDC178EDDB98D1A427D18

Volviendo a la trama, no es raro que exista la posibilidad de conseguir finales distintos a pesar de lo que os había indicado antes. Es cierto que en ningún momento tenemos un texto o un diálogo que nos explique qué está pasando en realidad, pero gracias a los personajes del fondo y las reacciones a tu presencia, sabes que hay algo grave en marcha. Estás en algún tipo de mundo distópico, con su oscuridad y sus neones repartidos por una enorme ciudad. Esa ciudad está plagada de robots, cámaras e hipervigilancia, por algún motivo la gente está asustada y puedes ver tanto robots asesinando a humanos, como personas atacando a robots. Hay una especie de rebelión en la que tú eres una pieza bastante clave, y mientras tú intentas esconderte para seguir adelante sin ser visto, te das cuenta de que a lo lejos hay algo con mucho poder utilizando la tecnología para controlarlo absolutamente todo. Una historia abstracta con suficientes detalles como para que tú puedas desarrollarla en tu cabeza.

2020020804553500-34800529FE7FDC178EDDB98D1A427D18

Quizá uno de los puntos más importantes para que este juego funcione tan bien es la ambientación. Los escenarios, por norma general, son oscuros y con detalles de luz que te guían a tu paso, con excepciones cálidas como cuando atraviesas una casa ajena en la que vislumbras a una pareja abrazándose. Fuera de esos detalles la sensación que te transmite es de hostilidad y dureza, utilizando las luces rojas para enfatizarlo. Además, en ciertos escenarios exteriores puedes encontrarte de vez en cuando una torre enorme que impone su presencia como si estuviese vigilándote en todo momento. Y quizá sea así. Pero lo que realmente remata esa atmósfera, a ratos tranquila y en otras ocasiones más agresiva, es la música. No es una banda sonora que vaya a perdurar en el tiempo como una maravilla musical, sin embargo le da ese toque a los escenarios que te ayuda a dejarte llevar por esa trama complicada, ayudándote a querer continuar y a intentar superar esos puzles que se atascan.

En definitiva, a primera vista este juego puede dar la sensación de ser uno de esos juegos relleno que tratan de imitar a otros más conocidos, no obstante nada más lejos de la realidad. Es un juego bonito, bien hecho y que va a ponerte a prueba una y otra vez (malditas tuberías). No es para todo el mundo, aunque si te gustan este tipo de juegos vas a dejarte llevar por su pequeña historia. Pero cuidado, la curiosidad mató al… ¿robot?

Copia de prensa proporcionada por Sometimes You.

Cómprame un café en ko-fi.com Become a Patron!

Nix

I run on coffee, sarcasm and lipstick. Hace años le vendí mi alma a Bioware y me convirtieron en la Shadow Broker. Tengo un papelito que dice que soy N7, pero no quieren darme mi propia nave. Me gusta llevarle la contraria a la gente y por eso soy una Inquisidora enana y pelirroja.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: