The Elder Scrolls Online – Pozo de pozos

The Elder Scrolls Online – Pozo de pozos

Nunca he sido una persona de juegos MMORPG a excepción de dos títulos: Marvel Heroes, que en paz descanse, y The Elder Scrolls Online. De hecho, en el primero no invertía demasiado tiempo a partir de determinado punto y con el segundo hice una primera escapada virtual, volví al año con Summerset y lo dejé bastante abandonado, volviendo muy de cuando en cuando (eso sí, para invertir un buen puñado de horas de golpe).

De todos modos, poco a poco fui jugando más y más y, a estas alturas, he engañado a mis compañeros de batalla de Left 4 Dead para acompañarme próximamente en mis aventuras por Tamriel.

Allá por 2014, Bethesda Softworks lanzó The Elder Scrolls Online, un MMORPG desarrollado por ZeniMax Online Studios centrado en Tamriel, la región en la que se sitúa la saga The Elder Scrolls, bastante tiempo antes de los sucesos de The Elder Scrolls V: Skyrim.

Elecciones y más elecciones: Creador de personajes

Al crear a nuestro personaje —podemos crear hasta 8 personajes diferentes—, podremos personalizarlo eligiendo su raza, clase, cuerpo y cara, pero la idea es sentirnos cómodas con la forma que le demos, ya que aunque cada raza y clase cuenten con sus propias habilidades y bonificaciones, los personajes son de lo más flexibles y podremos explorar aquello que mejor se adapte a nuestra forma de juego a través del uso de magia, armas y armaduras. Es decir, aunque inicialmente parezca que nuestra clase y raza promueven que utilicemos armadura ligera, podremos decantarnos por media o pesada sin ningún tipo de problema.

En primer lugar, elegiremos la raza entre diez opciones —High Elf, Wood Elf, Dark Elf, Argonian, Khajiit, Redguard, Breton, Orc, Imperial y Nord— y, a continuación, seleccionaremos el género de nuestro personaje, lo cual no tendrá impacto alguno en la jugabilidad.

Una vez hemos decidido raza, género y alianza, veremos las clases disponibles —Dragonknight, Sorcerer, Nightblade, Templar y Warden— lo cual determinará el estilo de juego. Aunque, como he dicho anteriormente, se puede jugar a nuestra manera, no está mal elegir algunas opciones acordes a nuestro estilo.

Y ahora sí que sí, nos ponemos manos a la obra… con la personalización física de nuestro personaje, alternando entre los diferentes tipos de cuerpo, color de piel, marcas corporales, color de ojos, voz, pelo y rasgos faciales, hasta dar con el personaje que mejor nos representa o que más nos gusta para encarnar nuestras aventuras.

Existen determinadas habilidades, bonificaciones o elementos restringidos a razas y/o clases concretas, por lo que es importante leer las pequeñas descripciones que nos ofrece el juego y, en cuestión de apariencia, jugar con todas las posibilidades hasta dar con la que más nos atraiga.

04

Luchar no será lo único que haremos en nuestras misiones (captura propia)

¡Al lío!: Primeros pasos

Al comenzar nuestra aventura tendremos acceso a un pequeño tutorial donde nos enseñarán las dinámicas básicas del juego —atacar (golpes ligeros o pesados), bloquear, interrumpir, esquivar y uso de habilidades— y conoceremos un poco los atributos básicos del juego —Health (salud), Magicka (magia) y Stamina (aguante)— y los diferentes menús por los que nos moveremos, por ejemplo, al asignar los puntos de atributo a los diferentes tipos de habilidades activas, pasivas y Ultimate o máximas.

Es importante tener en cuenta que las habilidades subirán de nivel conforme las utilicemos, mejorando así su eficacia. Al llegar al máximo nivel, nos presentarán dos posibles evoluciones de dicha habilidad y deberemos escoger la que más se adapte a nuestro personaje (o a nuestro modo de combatir). Asimismo, iremos desbloqueando nuevas habilidades a lo largo de nuestra aventura, pudiendo probar infinidad de combinaciones.

Por su parte, contaremos con dos tipos de equipamiento armado, el principal y el secundario, pudiendo intercalar ambos dependiendo del momento y/o la batalla, y contando cada equipamiento con su propio apartado de habilidades. Por ejemplo, yo combino arco y dos espadas, por lo que por un lado tengo un apartado de habilidades enfocado a los ataques cuerpo a cuerpo y, por otro lado, habilidades enfocadas a los ataques a distancia exclusivos del arco. Aparte de, en ambos apartados, contar con habilidades propias de la clase Nightblade para apoyarme en combate. Lo importante es ir probando diferentes combinaciones sin miedo.

Aunque las habilidades no tienen tiempo de recuperación, las pociones sí tardarán unos segundos en volver a estar disponibles tras su uso. Por suerte, esto lo compensan las habilidades que tienen un factor de curación. Si de todos modos morimos, tenemos dos opciones: aparecer en el sitio —reviviendo al instante pero en un estado espectral temporal, por si quisiéramos salir de la zona o recolocarnos— o aparecer en el Wayshrine más cercano. También podremos revivir a nuestros compañeros o a otros jugadores caídos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además, iremos descubriendo otra clase de habilidades más enfocadas al uso de recursos dentro del juego: herrería (armaduras, armas y objetos de metal), ropaje (ropa y otros objetos de tela), carpintería (escudos, arcos y objetos de madera), alquimia (pociones y venenos), provisiones (cocina de diversas recetas de comida y bebida), encantamientos (explorando los efectos de las runas),  y joyería (anillos y collares personalizados).

Estas habilidades generalmente se desarrollan por cuenta propia, aunque los inicios suelen darlos en pequeñas misiones a modo de tutorial. Y, a medida que vamos creando o desmontando objetos y refinando materiales (tras habernos dedicado a recolectarlos en el mundo abierto), mejoraremos nuestras habilidades de artesanía y mejoraremos la calidad de los objetos que fabriquemos.

Existen determinados elementos del juego que se pueden comprar con Crowns, algo así como la moneda del juego. Para ello debemos invertir dinero real en packs de Crowns de diferentes cantidades —500, 1000, 3000, etc.— que se añadirán a nuestra cuenta y podremos gastar en DLCs, paquetes de objetos y otros ítems.

Misiones everywhere

The Elder Scrolls Online se conforma por el juego base —Tamriel Unlimited—, una serie de capítulos —Morrowind, Summerset y, próximamente, Elsweyr— y varios DLCs —Thieves Guild, Dark Brotherhood, Dragon Bones, Wolfhunter y muchos más—. El juego base cuenta con su propia historia principal y, a su vez, con infinidad de misiones secundarias, mazmorras simples, mazmorras públicas, eventos tipo raid (incursiones) y jefes grupales. Y, por su parte, cada capítulo y DLC aporta mayor cantidad de estos elementos. Por ejemplo, el capítulo de Summerset nos lleva al hogar de los High Elves —lo que supone mucho más que una expansión del juego por todo lo que incorpora en horas de contenido— y el DLC Thieves Guild nos abre las puertas a una nueva guild (gremio) con todo lo que ello supone. Todos estos capítulos y DLCs se venden por separado.

¡Atención! The Elder Scrolls Online se encuentra para diferentes plataformas —Xbox One, PS4, PC—, pero en el caso de PC hay que tener en cuenta que si comenzamos desde Steam, deberemos comprar siempre el resto de contenido para Steam. Es decir, para jugar en ordenador tenemos la opción de hacerlo desde la página del juego o la plataforma Steam y podemos caer en el error de comprarlo inicialmente en uno de los dos sitios y que luego veamos que, por ejemplo, Summerset está de oferta en el otro, comprarlo y que no sirva.

Con o sin elementos extra, la dinámica principal de The Elder Scrolls Online se basa en explorar los mapas al máximo y descubrir qué tiene que ofrecernos. Para ello, cada sección del mapa nos indicará diversos puntos de interés en una pequeña guía de zonas, para no aparecer en un lugar sin saber bien por dónde empezar. A partir de aquí, nosotras decidiremos si ir en busca de todos los jefes grupales, recoger todos los Skyshards —fragmentos que otorgan puntos de atributo— o centrarnos en las mazmorras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la hora de recorrer las diversas zonas del mapa, podemos optar por ir a pie o a caballo (entre otras monturas que podemos desbloquear) —ojito con ir nadando, porque hay pirañas— y en nuestra aventura encontraremos un gran número de enemigos de mayor o menor nivel, que tratarán de obstaculizar nuestro camino, pero que servirán para subir de nivel rápidamente. Además de incontables jugadores que podrán ayudarnos o ir por libre, a elección.

Para evitar que el asunto de las misiones nos lleve de cabeza si decidimos ir aceptando varias en diferentes puntos de Tamriel, contamos con dos herramientas. Por un lado, veremos en todo momento la misión prioritaria, la que aparecerá en color blanco para indicar la dirección que debemos seguir, y pulsando la tecla asignada (o seleccionando la que queremos seguir en el mapa) podremos cambiar dicha prioridad. Por otro lado, tenemos un diario que nos indica los diferentes lugares de Tamriel y las misiones que tenemos activas en cada uno.

Por su parte, en la brújula superior podremos ver aparecer y desaparecer diferentes puntos de interés como mazmorras o zonas con jefes grupales, las misiones que podemos aceptar (o continuar) con el clásico marcador de The Elder Scrolls, y unos indicadores de misión en turquesa que nos avisan de que podemos repetir una misión ya completada.

En determinados puntos del mapa encontraremos cofres del tesoro que deberemos abrir con ganzúas y están divididos en diferentes niveles —Simple, Intermedio, Avanzado, Máster—. Dicho nivel marca el tiempo del que dispondremos para intentar abrirlo y la calidad del contenido. Si fallamos, no pasa nada, después de un breve periodo de espera podremos volver a intentarlo. También podremos conseguir mapas del tesoro, que nos harán fijarnos en el paisaje para encontrar el punto que esconde el cofre.

06

Zona de pesca (captura propia)

¿Puedo jugar por mi cuenta o necesito gente?

Existen varias formas de jugar The Elder Scrolls Online. Se puede optar por un camino individual y solitario, donde el contacto con otros jugadores sea el justo y necesario para los jefes grupales, las incursiones de zona o las mazmorras grupales, se puede jugar en grupo, bien creando un grupo de amigos o bien buscando una guild de jugadores, o se puede hacer un poco todo.

La verdad es que la mayor parte del juego se puede hacer en solitario, si bien es verdad que, en ocasiones, los jefes pueden requerir un cambio de estrategia. Sin embargo, a veces no queda otro remedio que juntarse con otros jugadores —aunque no se llegue a formar un grupo propiamente dicho, porque al terminar el evento cada uno se va por su lado— bien por decisión general, porque es necesario un grupo grande, bien porque coincidimos con otros jugadores en determinada zona y misión.

A la hora de querer jugar en grupo existen también varias modalidades y, para ello, tenemos la herramienta Buscador de grupos y equipos. Aquí accederemos a Simple Groups (grupos sencillos), Group Dungeons (mazmorras grupales), Alliance War (guerra de alianzas) y Battlegrounds (partidas con objetivos especiales).

No debemos temer la diferencia de nivel entre jugadores gracias a One Tamriel, una actualización que equilibra los niveles del mundo y los enemigos, haciendo que el contenido se adapte de forma que todos los jugadores disfruten. No importa que un jugador sea nivel 800 (sí, los hay) y otro nivel 30, pueden ir juntos sin problema.

Por su parte, a la hora de combatir con otros jugadores, debemos tener en cuenta que no es tan sencillo como ir y golpear a alguien —porque básicamente traspasaremos al personaje—, debemos interactuar con nuestro contrincante y seleccionar la opción de duelo. Asimismo, si nos proponen luchar y no queremos, podemos rechazar la oferta sin ningún problema.

05

You shall not pass! ¿Que no? Madre mía… (captura propia)

Consejos

  • La manera más rápida de subir de nivel es explorar. Y durante nuestras exploraciones, al combatir, craftear y completar tantas misiones y lugares de interés del mapa como encontremos. Incluso aunque optemos por no ir a por todas: cuantas más, mejor. Aumentando nuestro nivel, obtendremos puntos de atributo y descubriremos diversas formas de sacar partido a cada minuto en Tamriel.
  • A la hora de combatir, lo ideal es exprimir todas nuestras opciones, es decir, intercalar ataques ligeros con bloqueos, interrupciones con ataques fuertes, esquivar cuando sea necesario y, sobre todo, dar rienda suelta a nuestras habilidades equipadas. Especialmente, cuando no suelen tener periodo de recuperación y dependen, en tal caso, de magia y aguante.
  • Leer todo. Hablar con todos los NPCs. Comer todo lo que sea comestible. Desde libros de lore o fragmentos de texto de lo más divertido, hasta comentarios de personajes que nos hacen explorar determinado punto del mapa, o incluso aprender, al comer cosas de lo más extrañas, los efectos que tienen.
  • Una cosa importantísima a la hora de utilizar los viajes rápidos si queremos ahorrar algo de dinero es acercarnos al Wayshrine más cercano, desde donde viajaremos rápidamente gratis, en lugar de viajar desde el mapa, que cuesta dinero.
  • Tener en cuenta el momento y lugar a la hora de entrar en mazmorras grupales o atacar a jefes grupales. De verdad, he llegado a estar una hora esperando a que llegara gente a una zona (eso sí, me dio tiempo a leer cómics y hacerme la manicura).
  • Los objetos robados —¡que no te pillen!— se venden a Fences, personas que se encuentran en los refugios de proscritos de algunas ciudades y compran cualquier artículo de sospechosa procedencia. También se les puede quitar la etiqueta de “robado” por un módico precio.
  • Es tremendamente importante estar bastante atentas a las conversaciones y no caer demasiado en el pasar texto rápido para seguir con la misión, porque en ocasiones nos harán una pregunta directa sobre nuestro consejo u opinión y nos puede pillar desprevenidas.
03

Fragmento de texto random (captura propia)

The Elder Scrolls Online no solo permite jugar yendo y viniendo en busca de aventuras y enemigos a los que derrotar, también te incita a disfrutar de los lugares que visitas, interactuando con los NPCs, leyendo historias y observando los diferentes espectáculos callejeros que hay, como malabares o música. E incluso podremos encontrar a personajes de lo más extraños que vigilan a otros mientras duermen una siesta, por ejemplo, o gatos que en la primera pasada no hacían nada y en la segunda han cazado un ratón. Hay muchísimo por explorar.

En conclusión, The Elder Scrolls Online es el MMORPG que todo amante de TES debería probar al menos una vez en la vida. Aunque sea durante los periodos gratis que establecen de cuando en cuando para promocionar el juego. Eso sí, si algo debéis tener en cuenta a la hora de plantearos caer en el pozo de TESO es que no va a ser comprar y jugar, dado que necesita un buen tiempo de descarga, instalación y actualización. Tiempo que, por otra parte, podéis emplear en empujar a vuestros conocidos y amigos al pozo. Estoy segura de que me dejo un montón de cosas, como la flexibilidad de la cámara —con perspectiva en primera persona y en tercera persona desde diferentes distancias—, la espectacular banda sonora que nos acompañará en todo momento, lo impresionante que es el apartado gráfico o el hecho de poder tener mascotas —que, aunque no podremos acariciar, harán monerías—, pero os invito a que le deis una oportunidad y descubráis todo lo que ofrece, porque os aseguro que merece la pena.

Cómprame un café en ko-fi.com

2 comentarios
Ana
Ana 01/06/2019 a las 12:12 am

Tiene cuota?

Aonia Midnight
Aonia Midnight 02/06/2019 a las 10:05 pm

¡Ninguna! Pagas por el juego (y si quieres capítulos de Summerset o Elsweyr) y te desentiendes a no ser que quieras invertir en dinero del juego (Crowns) para algunos elementos o quieras ser miembro Plus.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: