Sol Raiders: la búsqueda de Sol

Probando la experiencia de Zero Latency

Probando la experiencia de Zero Latency

A menudo desconocemos el interior de los locales por los que pasamos prácticamente cada semana. En ocasiones, nos aventuramos a imaginar qué habrá en ellos e incluso tratamos de adivinar qué pueden ofrecer en su interior por los detalles que muestran en la fachada, en el nombre o en el logo. Tal es mi caso con Zero Latency. De hecho, hace ya tiempo que conozco el lugar desde el exterior. Cada visita al centro comercial Puerto Venecia de Zaragoza ha supuesto caminar junto al establecimiento, echar una ojeada a través del cristal y tratar de averiguar qué puede haber en su interior. Lo más sencillo sería abrir la puerta y preguntar a los trabajadores, pero eso rompería la magia… y yo soy muy vergonzosa, para qué engañarnos.

Sin embargo, el pasado jueves 1 de octubre, el equipo de PR Garage —Macarena, eres lo más— nos envió una invitación difícil de rechazar: probar la experiencia Zero Latency en uno de sus centros de España, situados en Madrid, Terrassa, Barcelona y Zaragoza. ¡Zaragoza! ¿Sabéis lo raro que es que Zaragoza esté incluida en la lista de ciudades que tienen algo? Ahora tenemos un cajero de pizza y esto.

Zero Latency es un free roam multijugador de realidad virtual, es decir, nos colocaremos unas gafas VR y accederemos a un entorno virtual junto con otras personas. Esta experiencia nos traslada al interior del juego, donde nuestro cuerpo será el controlador y nuestra mente estará completamente sumergida en el entorno. Para ello, cuenta con un espacio bastante amplio diseñado para que puedan jugar simultáneamente hasta 8 jugadores. Una vez dentro, las opciones son aún más grandes, ya que cuentan con diversos juegos como sobrevivir a un apocalipsis zombi, al más puro estilo Left 4 Dead; superar diversas plataformas, poniendo a prueba la línea entre la realidad y la imaginación; o tratar de conseguir el control de una fuente de energía inagotable. Pero vayamos por partes.

Al llegar al establecimiento, y de acuerdo a los tiempos que nos ha tocado vivir, procederemos a desinfectarnos las manos con gel y nos tomarán la temperatura. Si logramos superar la prueba, nos registraremos para la partida a través de unas tablets y pasaremos a la acción. Pero no sin antes recibir una amplia explicación del funcionamiento de la tecnología que nos disponemos a utilizar, algo de información sobre cómo usar el equipamiento y pequeños consejos para hacer la partida más segura y placentera. A continuación nos equiparemos con una mochila, que contiene un ordenador, y que estará conectada a las gafas de realidad virtual y a unos auriculares de diadema con micrófono. Una vez colocadas y reguladas gafas y auriculares —gracias a la ayuda del personal de Zero Latency—, nos darán el arma y accederemos a la sala de juego. En ningún momento podremos retirarnos nuestras mascarillas.

Zero Latency es una experiencia activa, es decir, nos vamos a mover y, probablemente, vamos a sudar. Así que es recomendable utilizar ropa y calzado cómodos y no llevar encima objetos que puedan entorpecer la partida. De hecho, el local dispone de servicio de taquillas, donde desentendernos de chaquetas, bolsos e incluso teléfonos móviles, dado que deberán silenciarse o tener activado el modo avión, si decidimos llevarlos con nosotras. También hay que tener en cuenta que se trata de una experiencia de inmersión con realidad virtual y existe la posibilidad de sufrir mareos, aunque no fue mi caso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las sesiones tienen una duración de 30 o 60 minutos, con 15 o 30 minutos de juego efectivo respectivamente. Iniciaremos la partida con un pequeño tutorial, donde nos resumirán algunos de los datos ofrecidos por el personal, nos indicarán cómo evitar chocarnos con las paredes u otros jugadores —y mantener, así, la distancia social en la medida de lo posible— y probaremos los dos tipos de disparos que podemos efectuar con nuestra arma. Mi acompañante y yo jugamos a Sol Raiders con una duración de 30 minutos, dividida en dos sesiones. La primera contaba con el mencionado tutorial y la segunda no.

Sol Raiders es la última novedad de la franquicia. En este juego, formaremos dos equipos y nos enfrentaremos en tres escenarios futuristas, utilizando nuestras armas para atacar a nuestros contrincantes, evidentemente, pero también como herramientas para apoyarnos en nuestro camino hacia la victoria. El título está dividido en tres fases: durante la primera, deberemos proyectar con el arma una bola enorme que aparecerá en mitad del escenario, hasta marcar un tanto al enemigo; durante la segunda, deberemos buscar y conquistar una serie de torretas que irán apareciendo en diferentes puntos del escenario, manteniendo el disparo sobre ellas; y durante la tercera fase deberemos llevar una bola, proyectándola con ayuda del arma, hacia cualquier lateral de una especie de reactor para anotar algunos tantos de nuevo. Durante estas fases, deberemos evitar que nuestro contrincante haga lo propio disparándole, escondiéndonos y utilizando el entorno para lograr nuestro objetivo. Si nos eliminan, tendremos que regresar a nuestra base para aparecer de nuevo en el escenario. No hay otra penalización por morir, es decir, no tendremos que esperar una cuenta atrás antes de aparecer, por ejemplo. Otra forma de morir será tratar de traspasar paredes virtuales —ya que el juego lo considerará una forma de hacer trampa—, por lo que será mejor tener cuidado.

La puntuación final dependerá de cómo nos hayamos desenvuelto a lo largo de la partida, según el número de tantos y torretas que hayamos conseguido. Sin embargo, en caso de empate, la diferencia la marcará el número de veces que hayamos derribado a nuestro oponente. Además, a lo largo de la partida contaremos con la compañía de una voz, que nos ofrecerá comentarios de lo más ingeniosos sobre nuestros movimientos: por ejemplo, al morir, incitándonos a no desesperar y vengarnos. Al finalizar la partida y mientras nos quitamos el equipamiento, recibiremos el feedback del juego que hayamos probado, desglosado en mapas, puntuaciones y número de muertes.

A decir verdad, Zero Latency me ha sorprendido gratamente. Disfruté muchísimo de Sol Raiders y dejé pendiente volver para probar alguno de los juegos de supervivencia zombi. El personal del establecimiento de Zaragoza es estupendo e hizo todo lo que estaba en su mano para que la partida fuera agradable y divertida. La duración de las explicaciones puede resultar un tanto abrumadora, pero contiene toda la información necesaria para afrontar la sesión sin ningún problema y, una vez dentro de la sala de juego, se agradece. Además, la persona encargada de proporcionar las explicaciones, así como de equipar a los jugadores, también ejerce de game master durante la partida, lo cual facilita la resolución de cualquier tipo de duda en el momento y garantiza que la sesión se desarrolle sin problemas técnicos ni personales. Sin duda, es una experiencia que recomiendo.

Cómprame un café en ko-fi.com

Aonia Midnight
Aonia Midnight @AoniaMidnight

Curiosa, reflexiva y torpe // Palomitas y cerveza // Mi mente está llena de mundos en los que evadirme de la realidad // Nothing is true, the cake is a lie

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: