Mitología y arte durante una invasión demoníaca

Análisis de Raji: An Ancient Epic

Análisis de Raji: An Ancient Epic

Durante el pasado mes de octubre, Steam celebró el Festival de juegos de otoño, donde pudimos conocer muchas de las novedades del sector, así como disfrutar de demos y visionado de partidas de desarrolladores. Fue en dicho festival donde me llamó mucho la atención un juego llamado Raji: An Ancient Epic, del que vi unas imágenes cautivadoras por su belleza y profundidad. Este juego está producido por Nodding Heads Games, una desarrolladora localizada en la India y cuya cultura es indiscutiblemente la protagonista principal del juego.

En el juego conoceremos a Raji, una artista ambulante que vive con su hermano pequeño Golu. Un día de fiesta, mientras ambos trabajan en el circo, los demonios de una antigua leyenda hindú atacan la plaza, dejando a Raji inconsciente mientras se llevan a su hermano. Cuando se despierta, la diosa de la guerra Durga le entrega un arma legendaria utilizada en el pasado para derrotar a los mismos demonios que se han llevado a Golu. Como voz en off narrándonos su historia escucharemos tanto a Durga como al mismísimo Vishnu.

Si hay algo que destaca en este juego son sus magníficos escenarios

La historia se nos irá desvelando poco a poco, no tanto durante los diálogos sino en forma de narración tras completar los desafíos y zonas. También conoceremos la mitología hindú mediante pinturas murales en las que los propios dioses nos hablarán de sus orígenes. Vishnu y Durga nos aportarán además detalles de la trama y su propia visión acerca de la guerra, la raza humana y de la misma Raji. La banda sonora, repleta de instrumentos tradicionales, ayuda mucho en esta experiencia. No solamente en el sonido de combate, sino que mientras estamos explorando muchas veces escucharemos únicamente un instrumento entonando una canción melancólica, recordándonos la soledad que Raji experimenta en su búsqueda, o la angustia de algunas fases. Hay que destacar además el fantástico trabajo de los actores de doblaje. La voz de la pequeña nos transmite todo: el miedo y la inseguridad al principio, pero más firmeza y determinación al conocer su cometido y habilidades. 

Los gráficos de Raji me parecen sencillamente deliciosos. Es muy notable cómo aprovecha las posibilidades que ofrecen los motores gráficos actuales, con el mérito extra de ser un juego de bajo presupuesto y no uno creado por un estudio grande que se puede permitir más recursos. Este título logra crear una atmósfera envolvente, en la que muchas veces nos sentiremos muy pequeños ante la arquitectura y los dioses mismos, porque somos una niña enviada por ellos ante una invasión demoníaca. Por momentos me recordó mucho a Journey, donde la preocupación por transmitir a través de la imagen y el sonido son palpables. Las cinemáticas están realizadas según la tradición india del teatro de sombras (diferente del chino), que además tiene mucho significado al tratarse de un oficio considerado sagrado. Tuve al principio mis dudas, ya que aparecía difuminado por momentos, pero es intencionado al tener relación la historia con el mundo místico y onírico. Por todo ello la inmersión, tanto por el gameplay como por la narración, es completa. 

Los niveles se dividen en varias áreas y para poder continuar tendremos que realizar una serie de acciones. Una de ellas consistirá en matar a todos los demonios; la otra, en resolver puzles, que suelen ser mandalas o encajar piezas en un árbol. Además, de manera opcional podremos buscar los orbes de poder para mejorar nuestras armas, que suelen estar más o menos ocultos al recorrer el escenario. Para el combate, Raji utilizará múltiples técnicas aprovechando sus habilidades circenses: no será extraño escalar paredes o utilizar columnas y otros elementos del escenario como apoyo acrobático a la hora de luchar contra nuestros enemigos. Éstos son muy variados tanto en forma como en ataque, y deberemos dar uso a las armas que los dioses nos irán entregando a lo largo de nuestro viaje. Aunque el combate es fluido y agradable, tengo que reseñar como punto negativo que en cada arma tendremos un tutorial un tanto pesado para manejarla, que creo podría haberse acortado o incluso obviado. La cámara es completamente independiente de nuestro manejo, con lo que a veces puede jugarnos malas pasadas en cuanto a saltos y exploración en general. 

Durga y Vishnu nos guiarán a lo largo de todo nuestro viaje

Raji es un juego bastante corto, puede completarse en 6-7 horas sin complicarnos demasiado la existencia. El final, para mi tristeza, me resultó un tanto acelerado, con un combate que era complejo por su duración más que por su mecánica (simple, pero que no permite fallos), y una cinemática que me ha dejado más preguntas que otra cosa. Imagino que la intención es abrir paso a una segunda parte, pero es una táctica de la industria que resulta un tanto injusta para la jugadora, dejando a medias historias que saldrán adelante… o no. Otro punto negativo han sido los puzles, por así llamarlos, ya que no suponen ningún tipo de dificultad por mucho que avancemos en la trama. Es un recurso muy desaprovechado, y la escasez de desafío que plantean deja este título como un hack and slash. Uno precioso, eso sí. 

Raji: An Epic Adventure es un juego que deja buenas sensaciones, pero también tiene sombras. Por un lado, sin duda su punto fuerte es el departamento de arte, con todo el mimo y el detalle que irradia cada escenario. Es muy difícil no encariñarse con Raji, Vishnu o Durma, aunque la evolución de los personajes sea un tanto reducida. Sin embargo, el poco libre albedrío que nos dan los escenarios hace que desluzca, así como que todo el desafío esté en los combates. Además, la historia termina de forma tan abrupta que nos desconecta emocionalmente del juego. 

¿Es un juego recomendable? Sin ninguna duda. La experiencia visual que nos da Raji desde luego es maravillosa, y es una manera de acercarnos a la India y a las historias del Mahābhārata. Será una aventura memorable que, pese a sus fallos, disfrutaremos enormemente. 

Copia de prensa proporcionada por Nodding Heads Games.

Cómprame un café en ko-fi.com

Alystrin
Alystrin @Alystrin

Un día me dieron un mando y así me ha ido

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: