Análisis de Encodya

Análisis de Encodya

La estética y temática cyberpunk están de moda. No solamente tuvimos el título de CD Projekt Red, sino que también este año saldrá presumiblemente Stray para Playstation y PC. Por si fuera poco, Chaosmonger Studio nos trae también su propia aportación distópica con Encodya, un proyecto financiado por Kickstarter.

Esta mezcla de Blade Runner y Studio Ghibli nos llevará directamente a NeoBerlín, una ciudad en la que habita Tina, una niña huérfana de 9 años. Vive con Sam, un robot que está con ella desde que nació, y que es su única compañía desde la muerte de su madre hace 3 años. Tina y Sam se van arreglando en su día a día como buenamente pueden, consiguiendo comida y suministros. El alcalde Raf, autoritario a más no poder, es quien controla a la población mediante tecnología. Los ciberyonquis, personas adictas al ciberespacio, estarán presentes durante todo nuestro recorrido, comenzando por la propia madre de la protagonista.

NeoBerlín de noche

Si hay algo que destacar de este título es lo impresionante que es gráficamente

Durante el juego podremos manejar a estos dos personajes en todo momento. Los dos tienen conversaciones exclusivas con los NPC, y será necesario controlar uno u otra dependiendo del personaje con el que hablemos y la situación. Asimismo, en el modo fácil de juego SAM nos dará pistas (si se las pedimos) sobre qué hacer. Sin embargo, no recomiendo jugar en esta dificultad. Las frases de SAM son terriblemente ambiguas y los objetos del escenario, que deberían resaltar, casi no se ven. Al final no compensa la pérdida de recompensas y logros si lo comparamos con jugarlo en el modo normal. El juego, al tratarse de un point & click al uso, nos hará combinar diversos objetos que iremos recopilando. Muchas veces el uso de los mismos no será lógico, y tendremos que ir experimentando diferentes opciones. Hay pocos puzles, pero se hacen cuesta arriba no tanto por su dificultad sino por lo poco intuitivos.

Respecto a la trama, aunque el punto de partida es muy interesante, va perdiendo empuje conforme ahondamos en ella. Hay muchos personajes con los que interactuaremos, y sus historias se quedan un tanto exiguas. Me hubiera gustado conocer más de la vida familiar del chef Hayao, sin ir más lejos, o de la cantante del restaurante. Y nos pasan sin pena ni gloria. Incluso la misión principal, que a fin de cuentas consiste en salvar este mundo cibernético, no hace que lo veamos como un reto deseable. El juego intenta generarnos una respuesta emocional notable, pero fracasa en este intento. Incluso la escena post-créditos me dejó bastante fría, y se supone que no era la intención.

Nuevamente nos encontramos un juego con temática futurista y un diseño de escenarios espectacular. Ya hemos visto que en estos juegos la ambientación es importante, como ocurre en Cyberpunk 2077, y desde luego Encodya no se queda atrás. Las diversas pantallas son inmensas y la existencia de objetos ocultos coleccionables nos hará querer recorrerlas. Sin embargo, dicha inmensidad se vuelve en contra del propio juego, dado que la movilidad de los personajes es en ocasiones tan lenta que desespera. Si a esto sumamos que para llegar a determinadas zonas tendremos que recorrernos el escenario de una esquina a otra, puede resultarnos muy pesado. La banda sonora no es un apartado fuerte de este título.  Es una especie de chill out sideral, pero que aparte de tenernos muy relajadas jugando no aporta dinamismo ni resalta los acontecimientos durante la partida. Además, hay muchas referencias a diversas obras futuristas, como el DeLorean de Regreso al Futuro, y a clásicos point & click como Day of the Tentacle.

Easter Egg Konami

¿Os suena esta combinación de teclas?

Queriendo saber más de este título, al pasearme por los foros de Steam he leído que una de las críticas más repetidas a este juego es que tiene un exceso de política. Desconozco si se trata de un intento de campaña de descrédito, ya que alguna de ellas tiene unos 6 minutos de tiempo de juego. Sin embargo, no vi tanto motivo de polémica a lo largo de mi gameplay. Sí es cierto que se refiere directamente a problemática contemporánea, como el abuso de las nuevas tecnologías y la manipulación de la sociedad en beneficio de la clase dominante, pero en ningún momento llega a plantear un conflicto ético que pueda resultar incómodo. Eso sí, es importante reconocer que sí existe el ideal punk de derribar el monopolio de las grandes corporaciones. A diferencia de Cyberpunk 2077, en este caso se hace por el bien común y no por motivos puramente egoístas.

Encodya es un juego estéticamente impresionante. La ambientación de NeoBerlín, con sus calles que recuerdan a Kioto o los barrios más tradicionales de Tokio, es luminosa y nos hace querer explorarlo todo. Sin embargo, la narrativa carece de ritmo. La historia, que podía ser el punto fuerte de este título, es precisamente lo que falla. La trama avanza de forma muy lenta y predecible, y los vínculos que creamos con los personajes son insustanciales. Pese a todo, me quedo con el mensaje de disconformidad y la lucha frente al totalitarismo que nos transmite.

Clave de prensa proporcionada por Chaosmonger Studio.

Cómprame un café en ko-fi.com

Alystrin
Alystrin @Alystrin

Un día me dieron un mando y así me ha ido

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: