Gnosiabemos nada, señor juez

Análisis de Gnosia

Análisis de Gnosia

Cuando pensamos en historias en las que un grupo cerrado de gente tiene que encontrar a un impostor, lo primero que se nos viene a la cabeza, gracias al enorme fenómeno fan que se desató hace un par de años, es Among Us. Por supuesto, no se le puede quitar el mérito de llevar a la cultura popular este tipo concreto de juegos, pero lo cierto es que ya era un tema bastante tratado tanto en los videojuegos como en cine y televisión. En el caso de los videojuegos, podemos encontrarnos con cosas similares en Danganronpa o, en cierta manera, Nine Hours, Nine Persons, Nine Doors, aunque a mucho menos nivel que lo que podemos encontrar en el resto de los productos audiovisuales. Y es que el propio Among Us deriva de forma directa de Star Trek: The Next Generation, en su episodio titulado Lonely Among Us, con una trama sobre un impostor que podemos encontrar en prácticamente todas las series de la saga desde sus comienzos en Star Trek: The Original Series, con capítulos como Whom Gods Destroy. Por ello, cuando presentaron Gnosia, aparte de darnos pie a sacar el chiste de “la visual novel de Among Us”, me hicieron recordar esas historias y pensar en que cuando está bien escrito es una temática increíble, pero cuando no lo está es una auténtica desgracia. Y yo, por falta de información y cierto escepticismo, lo estaba subestimando un poco cuando me decidí a probarlo, así que Gnosia me devolvió esas dudas en forma de puñetazo mientras me chillaba que fácilmente era uno de los mejores juegos del año pasado, tras su estreno en Occidente. 

Las gnosias, por definición, son funciones cognitivas que permiten que nuestro cerebro procese la información necesaria para reconocer objetos, personas, o básicamente cualquier cosa que nos rodee. Esto, en un juego de deducción social, es algo más que relevante, porque tendremos que devanarnos los sesos para descubrir al impostor que está rondando nuestro grupo de gente, tratando de reconocer detalles que nos den una pista. Y ese es, a grandes rasgos, el tema principal de Gnosia, pero no todo es tan sencillo como parece ni tan bonito como lo pintan. En un inicio, haciendo el papel de personaje principal, despertamos en una especie de nave espacial en la que conocemos al resto de la tripulación. Comenzamos justo en mitad de un aviso de alarma en el que nos cuentan que, tras la última parada en un planeta, un alien de una raza conocida como gnosia se ha infiltrado tomando la forma de una de esas personas que tan bien conocemos. Y aquí surgen dos problemas. El primero, que dicho gnosia, por propia caracterísitica de su raza, se dedica a matar un humano por noche sin ningún motivo aparente. El segundo, que nuestra memoria se ha borrado y, por mucho que queramos, no podremos utilizar detalles ya conocidos para poder destapar al alien, así que nos tocará ir descartando uno a uno y confiando en nuestros instintos. Cosa que ya os confirmo que será mucho más complicado de lo que creéis.

Conversación con Setsu

Sin embargo, no todo se queda en que somos la única salvación de la nave contra un único enemigo. Cada partida, por llamarlo de alguna manera, que jugamos es un ciclo. Son cortas, entre 5-20 minutos dependiendo de lo que hagamos y lo que tardemos en decidirnos, y están numeradas siguiendo el orden natural de las cifras. Esto es importante porque esos ciclos pertenecen a un bucle temporal que, a diferencia de lo que se suele ver, nunca es igual al anterior, pero pronto descubriremos que los demás personajes están también encerrados en el mismo bucle, aunque lo viven en diferente orden. Y con eso empezamos a entender por qué hay tantas diferencias entre todos esos ciclos. Mientras que en uno de ellos seremos simplemente una de las personas que integran la tripulación, en otro podemos pertenecer al equipo de ingeniería o al médico, que nos permitirá analizar si otro de los personajes es gnosia o no. Además de otros roles extra que no os voy a contar por no desvelar sorpresas, lo cierto es que hay uno en concreto que hace que nuestro estilo de juego varíe por completo sin necesidad de cambiar las mecánicas. Tú puedes ser gnosia.

El ciclo siempre funciona de la misma manera. Nos despertamos por la mañana y, tras un aviso de infiltración, conversaremos con los demás personajes y se realizará una votación. Generalmente las votaciones serán para elegir a una persona que se irá a criogenización, puesto que es la única forma de conseguir detener a gnosia. Y sí, podría criogenizarse todo el mundo en ese mismo turno, pero hemos venido aquí a jugar, así que es una opción que no se contempla. O no mucho. La cosa es que no siempre habrá el mismo número de personajes ni de roles, e incluso podrá aparecer más de un gnosia. Los demás personajes no lo sabrán, pero como estamos a cargo de hacer la selección antes de comenzar el ciclo, tenemos información privilegiada. Al principio costará un poco porque no conocemos a nadie y no sabemos de qué pie cojean. A medida que vamos aprendiendo y desvelando cosas en conversaciones, tendremos más claves que nos harán percatarnos de cuándo alguien actúa un poco raro. Y para eso está el componente RPG. Podremos ir subiendo stats que nos permitirán ver cuándo alguien miente, exponer quién tiene cada rol o incluso hacer equipo con otros personajes para evitar que nos congelen mientras estamos investigando por nuestra cuenta. Todo dependerá de nuestra astucia, aunque al mismo tiempo la IA de los demás personajes intentará hacernos la puñeta para que no sea tan fácil como ir avanzando pulsando el mismo botón sin pensar.

Aunque parezca todo muy mecánico y más de imitar a Sherlock Holmes y convertir a gente en polos helados que de disfrutar de la historia en sí, lo cierto es que nada de esto funcionaría si no tuviese como base a los 15 personajes que rondarán nuestra nave. Todos ellos seres humanos, aunque nos encontremos con un gris del estilo de los del Área 51 (que jura y perjura que es humano) y una ballena beluga que vive en un traje acuario. Cada uno tiene una personalidad muy definida y característica, tendremos gente a la que le cogeremos bastante cariño y nos dará pena pensar que en algún momento sea gnosia, y gente que nos caerá mal y hará que nuestro subconsciente siempre crea que es gnosia, jugándonosla cuando menos lo esperemos. Incluso habrá quien nos caiga mal hasta que descubramos detalles de su vida y, por el contrario, habrá quien nos caiga bien hasta que nos dé una puñalada por la espalda. Gnosia nos utiliza (y a sus propios personajes) para que seamos quienes desarrollan la historia a nuestro ritmo, tratando a esos seres digitales como a auténticas personas porque, como suele pasar en la vida real, cada uno toma sus decisiones y no siempre se dejan influir por lo que tú, como personaje principal, quieres que suceda. 

Tampoco podemos dejar atrás el apartado audiovisual que, sin ser espectacular, consigue darle muchísima personalidad al juego. El diseño de cada personaje es muy característico y acorde con su forma de ser, todos con un estilo de dibujo que nos recuerda al manga/anime. Los fondos también siguen la misma línea y, aunque no son numerosos por tener un espacio limitado en el que sucede la historia, queda compensado con las ilustraciones que aparecen cuando se desarrollan situaciones concretas. La música también está muy bien utilizada, y más que pegadiza es pegajosa, manteniéndose en tu cabeza con sus melodías y sus glitches sonoros que te van poniendo en situación. Y si hay algo a lo que le puedo poner una pega es a los idiomas, en concreto por su ausencia de opciones. Gnosia está solo disponible en inglés, japonés y chino, y al ser un juego que se apoya principalmente en la lectura, puede echar para atrás a muchísima gente (y con razón), así que os toca desempolvar el diccionario para poder disfrutarlo o esperar a una traducción al español.

Gnosia es una visual novel, pero también es un juego de rol y de deducción social, todo a la vez, combinándose de un modo que, bucle tras bucle, seguiremos enganchándonos de la misma manera, incluso tras llegar a la centena. Su característica más importante es la trama y su forma de ofrecernos la información a cuentagotas. Nos hacen buscar unas opciones concretas para que aparezca el ciclo adecuado, y todo está tan bien pensado que hará que no solo queramos descubrir el pastel, sino conseguir convencer (o manipular) a los demás para que nos den todos los pedazos. Y, misterio tras misterio, llegaremos a la verdad. Pero… ¿y si yo no supiese que soy gnosia?

Hemos escrito este texto por sugerenci de la gente de nuestro patreon. Hazte mecenas desde 2€ al mes.

Cómprame un café en ko-fi.com

Nix

I run on coffee, sarcasm and lipstick. Hace años le vendí mi alma a Bioware y me convirtieron en la Shadow Broker. Tengo un papelito que dice que soy N7, pero no quieren darme mi propia nave. Me gusta llevarle la contraria a la gente y por eso soy una Inquisidora enana y pelirroja.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: