Haciaaa Oregóóóóón va un buey rin rín

Análisis de The Oregon Trail

Análisis de The Oregon Trail

Una de las cosas que disfruto mucho de la vida real es pasear por la naturaleza. Y no me refiero a un parque en la ciudad. Hablo de plena montaña, de guiarme por las zonas siguiendo el sol y los caminos entre el bosque, andados por otra mucha más gente antes que yo. Perderse en pleno campo… o descubrirlo es precisamente lo que hacemos también en The Oregon Trail. Y la verdad es que o lo odiaréis u os encantará.

En este juego lo más importante es pensar en dos cosas: que su primera versión fue en 1971, y que está basado en el nacimiento de los EEUU como nación, con todo lo que implica. The Oregon Trail basa sus contenidos en la ruta pionera del mismo nombre. Esta ruta de migración comenzó a trazarse, como era de esperar, en el siglo XVIII, de la mano de colonos españoles. Más tarde, tras el forzoso establecimiento de los colonos ingleses en la costa este de Norteamérica, fue uno de los caminos clave durante la expansión. Como todo el mundo sabe, esta invasión provocó que los diferentes pueblos nativos americanos fueran diezmados hasta el punto casi de la extinción, y hoy en día aún no han recuperado del todo sus derechos, y mucho menos sus tierras.

La versión original de The Oregon Trail se publicó en 1971, y ni que decir tiene que hoy día sería algo merecidamente criticado por su visión racista de la época. Y creo que es importante señalar que Gameloft se responsabiliza de ello en esta nueva versión, donde lo primero que leemos es que “para los pueblos indígenas, la expansión hacia el oeste no fue una aventura, sino una invasión”. En este sentido, Gameloft (que nos ha traído ya cositas como Carmen Sandiego) aclara que lo que intenta con esta nueva entrega es hacer más realista el papel de los pueblos nativos americanos que iremos encontrando a lo largo de la aventura.

Y así comenzamos. Seremos un grupo de colonos que quiere llegar del extremo de la costa este de lo que ya era Estados Unidos hasta el recién fundado Oregón. La mecánica del juego es bastante simple, y se mantiene similar a las entregas originales de los 70. Caminamos en línea recta, de derecha a izquierda, y en cada tramo del camino encontraremos cosas distintas. Entre cada gran población tendremos pequeños puntos de referencia, en los que podremos hacer distintas actividades como cazar, recolectar, o simplemente unirnos a una celebración. En estos lugares también podremos aumentar nuestras habilidades, ya que al elegir qué persona del grupo hace la actividad, se mejora esa capacidad. Para ello, podremos elegir entre cuatro personas con distintas capacidades cada vez que iniciemos la ruta, o repetir con el grupo anterior. Dichas capacidades están enfocadas a actividades que nos encontraremos en el camino, como por ejemplo habilidades para disparar bisontes.

Aquí, durmiendo bajo las estrellas

Las tareas con los personajes son bastante interesantes en el sentido de que no podemos completarlas todas en una ronda. A veces, para poder completar una tarea, se anulará la oportunidad de hacer otra. Esto invita a que, al terminar nuestra ruta y llegar a Oregón, queramos hacer otra vuelta para seguir rellenando esa barra de porcentaje de juego completado. Y eso no será lo único llamativo que nos anime a hacer una segunda vuelta. Evidentemente, cada vez que elijamos si tomar el camino de la derecha, el de la izquierda quedará inexplorado, y podremos tomarlo en la siguiente partida. Además, siempre quedarán animales y cosas que coleccionar que podremos recoger más tarde. Todo sea por el 100%, digo yo. En cuanto a los personajes, serán todos bastante genéricos y tendrán nombres y aspectos completamente aleatorios. Eso sí, algunos sí serán más interesantes que eso, y tendrán características que los haga reconocibles. Pero, por lo general, ni los de nuestro propio grupo serán seres carismáticos.

El tutorial vendrá en el primer tramo del camino con nuestro recién formado grupo, donde un personaje adicional nos enseñará las cosas básicas que saber de The Oregon Trail. Contaremos con un carro, que con el tiempo se desgasta y rompe, haciendo que las cosas que llevemos en el mismo se caigan. El carro estará tirado por bueyes, que también se pueden enfermar o cansar de la misma forma que los integrantes de nuestro grupo. Además, cuenta con espacio limitado, por lo que habrá ocasiones en las que tendremos que jugar un poco al Tetris para poder meterlo todo y no dejar nada por el camino.

Y, hablando de nuestro grupo, ojito con la difteria. El meme recurrente de The Oregon Trail es que tus personajes tienen un riesgo alto de morir de difteria. Y, como ocurrió en la vida real, de inanición. El camino es duro para los colonos, y será importante que tengan sus necesidades cubiertas. Estas serán cosas como ánimo, energía e higiene, y para cada una de ellas tendremos soluciones. Evidentemente, será vital gestionar los recursos para que nadie muera de hambre ni de sed, y que estén descansados y con ánimo de seguir el camino. También tendremos objetos que nos ayudarán a que el grupo no lo pase tan mal, y hasta que mejoren sus habilidades un poco.

Sin comida y sin cerveza los colonos pierden la cabeza (y se mueren de difteria)

También tenemos un pequeño libro que sirve como diario para el grupo. Asimismo, marcará en el mapa los puntos por donde hemos pasado ya. Los animales que veamos por el camino estarán incluidos en este libro a modo de coleccionables. Y, por supuesto, hay misiones secundarias con personajes que podremos revisar ahí también. Estas misiones secundarias, aunque no sean de gran impacto, crean un sentido de continuidad en el juego entre tanto personaje genérico.  En cuanto a música, tendremos de fondo la típica banda sonora de película de colonos americanos. Y, aunque a veces cambiará el tono, será un poco monótona. Tampoco tendremos muchas voces, pero sí que podremos elegir entre 12 idiomas y sus variantes, entre ellos el nuestro.

Dicho esto, si os gustaría volver a un clásico de la juventud, o simplemente os gustaría asomar la cabeza por primera vez por este clásico, recordad con mente abierta el momento del que viene, y pasaréis un buen rato llevando a vuestra gente a Oregón.

Clave proporcionada por Gameloft.

Cómprame un café en ko-fi.com

akusokozan
akusokozan @crisiscrisis_

Reina de la procastinación. Juego a cosas, escribo de cosas y leo sobre cosas. The Witcher 3 me absorbió el alma y desde entonces no he sido la misma.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: