Brothers: a Tale of Two Sons

Brothers: a Tale of Two Sons

Descubrí este juego gracias a YouTube. Alguien estaba subiendo un capítulo al día y, como el título me llamó la atención (sí, así soy yo, con los libros hago lo mismo), decidí ver el primero. Su jugabilidad me llamó la atención desde el primer momento, por lo que antes de ver la media horita que duraba el capítulo ya estaba comprando el juego en Steam, pero ya hablaremos de ello un poco más adelante.

En el juego se nos cuenta la historia de dos hermanos huérfanos de madre cuyo padre está muy enfermo. Lo primero que vemos al iniciar la partida es un flashback del hermano pequeño en el que vemos la muerte de la madre. Tan pronto como este flashback termina, se nos introduce a la aventura que viviremos en el juego; llevamos al padre a visitar al médico del pueblo y éste nos cuenta que tenemos que encontrar algo que tiene unos poderes curativos muy grandes y que va a salvar la vida del hombre. Como el idioma del juego es artificial, en este momento no sabemos si lo que tenemos que encontrar es un objeto, una planta…, y lo cierto es que no lo sabremos hasta que no lo tengamos delante.

A pesar de que los protagonistas y los diferentes personajes que se encuentran los niños a lo largo de su aventura hablan en este idioma inventado, los mismos personajes se encargan de que sepamos lo que nos quieren decir con un lenguaje no verbal bastante amplio. Además, la selección de idioma disponible al inicio del juego (el castellano es una de las lenguas a escoger) nos permite leer las distintas informaciones que se nos dan durante el juego (básicamente cómo mover a cada hermano).

Como he dicho al principio, lo que más me llamó la atención del juego nada más verlo fue su jugabilidad, concretamente el manejo de los personajes, y es que no es la típica party que encontramos en la mayoría de los juegos, en los que el jugador lleva a un único personaje jugable (escogido al principio o no) y el resto de personajes lo siguen constantemente y le ayudan. No, en este juego ambos personajes son jugables y, tanto para movernos por la pantalla (el máximo espacio posible entre ellos se corresponde a que ambos sean visibles en la pantalla) como para resolver los diferentes puzles y retos que se nos proponen, debemos usarlos a ambos a la vez. En el juego para PC, el hermano mayor se mueve con las teclas WASD y realiza las acciones con la barra de espacio, mientras que el menor se mueve con las flechas y acciona sus movimientos con CtrlR. No existen barras de vida, por lo que el soltar una de las teclas puede suponer desde la no acción que se quiere realizar, hasta la muerte de uno de los niños (en este caso la pantalla aparecerá en negro y el juego se reiniciará desde el último punto de control, que suele estar cerca).

screenshot-5

Los dos hermanos arrancando una flecha para, quizás, conseguir ayuda (fuente)

Sin duda, me atrevo a decir que este aspecto es el que más me ha gustado del juego, y aunque es posible que a muchas otras personas no les guste esta forma de jugar, para mí tiene un 10 en este aspecto.

Desgraciadamente, otros aspectos no me han impresionado tanto, entre ellos el diseño. No me malinterpretéis, los personajes no están mal hechos ni me parecen feos, simplemente suelo preferir que los personajes parezcan personas reales. Quizás en Brothers los personajes no son tan realistas porque se trata de un juego indie o quizás esa fuera la intención de Starbreeze Studios a la hora de diseñar todo el mundo del juego para que los personajes y el entorno nos dieran esa sensación de estar viviendo un cuento. Eso, por supuesto, no hace que el juego me parezca menos recomendable, ya que se trata de algo única y exclusivamente personal, y jamás ha hecho que dejara de comprar un juego.

Otro aspecto que no me gustó, y eso sí haría que me pensara el hecho de comprar o no el juego si este no fuera indie, es que puedes terminarlo en menos de tres horas, así, de una sentada. Es un muy buen juego, me habría gustado poder dedicarle más horas. Es una pena que el final del juego sea tan cerrado y que no dé opción a una segunda parte.

screenshot-7

La mamá de los niños (fuente)

No hay ningún personaje femenino jugable en el juego, y es muy difícil hablar de los que aparecen sin hacer spoilers, por lo que me limitaré a decir que sin ellos los protagonistas no podrían llegar al final.

Algo que también me gusta es la variedad de plataformas en las que podemos encontrarlo. Aunque como he dicho yo lo jugué en PC (en un portátil, de hecho, así que como veis no pide muchos requisitos), también está disponible para PS3, PS4, Xbox 360, Xbox One, iOS, Android y Windows Phone.

Ah, y el precio. Actualmente en Steam está por unos 15€, pero en rebajas lo he llegado a ver por 3€. Por lo tanto, si os interesa pero tenéis dudas, ya sabéis qué hacer.

La imagen destacada es una captura de pantalla del inicio del juego (hecha por mí).

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Cómprame un café en ko-fi.com

6 comentarios
Chuck Draug
Chuck Draug 08/02/2017 a las 11:35 am

A mí que el juego sea corto y poco rejugable (excepto si vas a por los logros de explorar todo, que tampoco son muchos, y la mayoría los descubres de casualidad y por curiosear incluso en la primera partida) es una de cal y otra de arena. Va directo a lo que quiere contar, no da rodeos; y al mismo tiempo tienes ganas de más, porque quieres saber más de este mundo o de qué más son capaces los hermanos.

Igual ahí el precio puede jugar una mala pasada a más de uno, aunque sea un indie. Ya ahí sería algo muy subjetivo, así que me parece acertado el «ya sabéis qué hacer».

Sí me parece más problemático lo de los personajes femeninos, no solo por lo de que no sean jugables, sino por su papel, empezando con la madre muerta, aunque es algo que me di cuenta meses después de jugarlo. Y se le quiere dar un sentido a todo, aunque una vez visto, es imposible dejar de verlo.

Y en general es un juego que me sorprendió en su momento, a día de hoy me sigue gustando, y me quedo tanto con la evolución de los hermanos (especialmente el menor) como con su sistema de juego. Que yo al principio pensé que no me iba a acostumbrar y, mira, al final es hasta intuitivo. xD

lostinlordran
lostinlordran 08/02/2017 a las 12:37 pm

Ojalá un mando con 4 sticks para manejar a la boyband en FFXV. 😀

Artemis
Artemis 08/02/2017 a las 2:13 pm

Este artículo acaba de recordarme lo mucho que lo disfruté empezando a jugar, y lo debería retomar. La cosa es que estoy en un momento en el que hay como [SPOILER] una especie de boss y no me atrevo a hacer nada porque no quiero que les pase nada malo :’) [/SPOILER]

MonsWings
MonsWings 09/03/2017 a las 7:59 pm

Perdona por responder tan tarde. Es probable que ya hayas terminado esa escena. [SPOILER] Si no tiene que pasarles nada, repetirás la escena hasta que no les pase nada [/SPOILER].

Glio Helix (@SirGalio)
Glio Helix (@SirGalio) 15/02/2017 a las 11:33 pm

A mi me dejó algo tibio. No me disgustó pero tampoco vi gran cosa en él. Tal vez porque veía venir demasiadas cosas. Aunque la parte final es muy entrañable, no sé. El control me pareció original y artísticamente sí que me gustó.

Delfar
Delfar 23/03/2017 a las 9:12 am

Gracias por la reseña. El juego me trae buenos recuerdo, aunque la imagen de la madre gigante no me suena.

El otro día me apareció en un listado de juegos coop local y no lo entendía ya que yo lo jugué con los dos stick del mando, pero teniendo en cuenta la configuración de teclado que comentas tiene más sentido.

Una de las cosas que me llaman de los juegos indies es que son asequibles en cuanto a la duración y no los suelen alargar artificialmente como muchos AAA, para mí que dure poco es un plus y no una pega y en este en concreto puedes parar a recrearte en el paisaje todo lo que quieras o explorar sin miedo a que un timer te mate.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: