Después de haber visitado los encantos y haber sobrevivido a los peligros de Etria y High Lagaard, nos trasladamos a este bonito lugar que —oh, vaya— oculta bajo las profundidades más misterios de los esperados.

Ya tenía muchas ganas de que llegáramos a la ciudad portuaria de Armoroad.

principioeo31principioeo32

Etrian Odyssey III: The Drown City es un dungeon-crawler por turnos de Nintendo DS desarrollado por ATLUS, publicado en Japón en abril de 2010 y en Norteamérica en septiembre de 2010, volviendo otra vez a depender de la importación si queremos conseguir una copia del juego. Dentro de la saga, se puede decir que este es de los títulos que trae más innovaciones, algunas que pasarán a la siguiente entrega y otras que serán particular de este.

Cuenta la historia que un terremoto llamado La Calamidad (Calamity) destrozó la antigua región, creando las diferentes islas alrededor de Armoroad, además de formarse una sucesión de laberintos y ruinas, por supuesto, llamados el laberinto de Yggdrasil. No solo se encuentran bestias desconocidas previas a la calamidad, sino que se dice que una de las ciudades no volvió a la superficie, sino que se encuentra en alguna parte del laberinto. Esto son teorías, claro. Nadie, por ahora, ha podido demostrar que la Deep City de verdad exista. Y ya que estamos con nuestro gremio explorando el laberinto, vamos y nos marcamos un doblete, ¿no?

Como en previos juegos, llevaremos una guild o gremio con un máximo de 30 integrantes y de 5 en el propio grupo de exploración, basándose el equipo en un sistema de oficios. Esta vez las clases han recibido un lavado de cara importante (Hoplite en vez de un Protector, Gladiator en vez de Landsknecht…) y han llegado nuevas clases con nuevas mecánicas como son las del Ninja y del Wilding, que pueden aprovechar ese “sexto hueco” que falta en el equipo y clonarse o invocar a un compañero animal que nos eche una mano. No sólo viene la innovación dentro de las mecánicas dentro de las clases sino entre clases: a partir de cierto momento de juego podremos tener una subclase de la que aprovecharnos de sus habilidades. Esto da un nivel de personalización y de estrategia no visto en las anteriores entregas y que se agradece.

etrianodysseyfarmer

Os presento a otra de las clases nuevas de este juego: el/la Farmer. Una de las clases más estúpidamente necesarias de toda la saga. Su nombre lo dice todo.

La interfaz de Armoroad ha sufrido algunas pérdidas y algunas bienvenidas: ya no tendremos hospital, sino que todo lo que nos ofrecía se encuentra ahora en la posada, seguimos teniendo nuestra tienda (en la que se añade la función de forjar las armas no solo con más fuerza o acierto, sino con diferentes estados alterados, dependiendo de nuestros intereses o los hammers que tengamos a mano), nuestro bar con las misiones secundarias (con una mecánica nueva: ahora podremos hablar con otras personas del bar, algunas tendrán información sobre Armoroad, los bichos del laberinto o formarán parte de las misiones secundarias), la Via Senatus donde tomar las misiones principales y aviso a navegantes: ¡también podemos acceder al puerto de Armoroad! No os preocupéis, que os cuento ahora mismo qué ocurre con el mar y el laberinto.

capturaaman

Pero mirad qué cuco eS AMÁ-Oye, ¿y eso de tener menores trabajando es legal aquí o no? ¡Esas condiciones laborales, Senatus!
[Cabe destacar también la mayor variedad de razas de los NPCs de Armoroad, que se podría mantener en el resto de entregas —al menos donde mejor lo hacen es en el V, pero si hablamos de razas humanas… mejor no hablar]

Sí, el Laberinto de Yggdrasil sigue siendo el elemento clave en nuestra aventura, sin embargo, en vez de tener 5 pisos cada estrato tendrá 4. ¿Eso significa que ahora tendremos menos juego? No, ni mucho menos. A cambio de esos 5 pisos que nos “”quitan””, tendremos un nuevo nivel único y exclusivo de esta entrega: el mar. Tras poco tiempo en el laberinto de Yggdrasil, podremos acceder a un pequeño barco en el puerto. Con él podremos llegar a las pequeñas islas y retomar contacto con las pequeñas ciudades a las que los monstruos y los piratas impiden llegar. Este viaje también funcionará por turnos: depende del alimento que llevemos podremos viajar más lejos, pero también hay que tener en en cuenta que también nos costará más; además podremos obtener otros accesorios para el barco que nos ayudarán bastante (avanzar una casilla más, pescar más peces, destruir los barcos piratas…). Es completamente opcional, pero altamente recomendable. No sólo conseguiremos diferentes accesorios para el barco, sino que se pueden pescar y vender las piezas de pescado, vender otros materiales y recompensas jugosas para el equipo. Con cada isla que desbloqueemos conseguir un pack de “sea quest“, que nos permite luchar contra un jefe con ayuda de los NPCs e incluso un pequeño modo multijugador para luchar contra estos jefes con una mezcla de tu equipo con el del otro si es que conocéis a alguien con una copia del Etrian Odyssey III y no estáis solas en vuestros hobbies como yo. Casos aparte…

El laberinto en sí no ha dejado de ser un precioso lugar con muchos ecosistemas y bestias que viven en ellos y que matarían por que les dejaras en paz. Podemos decir que este laberinto, al contrario que su predecesor, da más facilidades y muy agradecidas: una de ellas es que en ciertos puntos del mapa podremos descansar con las tiendas de campaña, que recuperarán parte de nuestra vida y magia si aún no queremos volver a la superficie. Es cierto que aún mantiene alguna mecánica irritante y algún pico de dificultad sacado de la manga, pero son casos muy concretos que no destrozan el resto del viaje. Si no sois muy fans del farmeo, este juego se ha asegurado de cortar al máximo esas horas “relleno”: todas las misiones (principales y secundarias) dan experiencia, TODOS los enemigos dan experiencia y en la rama de habilidades comunes existe la llama Combat Study que permite llevarse un trocito de experiencia a los integrantes del gremio que no estén en el grupo.

De toda la saga (sin contar los Story Mode de los Untold) este es de los juegos con más trama, bien cogido con pinzas porque sabemos que Etrian Odyssey no es el peso pesado de las narrativas. Es esta mayor cantidad de “trama” la que va a permitir una rejugabilidad superior ya que nos encontramos con un juego de múltiples finales, dos más obvios y uno más difícil de conseguir. ATLUS, ¿de qué otra saga conocidísima tuya me suena?

Por su frescura, por sus innovaciones dentro de la saga y por mantener la dificultad de forma mucho menos artificial, Etrian Odyssey III me parece un juego muy recomendable si no sabéis por dónde empezar. Para muchos es esta entrega la favorita de la saga, y no podría estar más de acuerdo, siempre es un placer volver a las orillas de Armoroad, y su música animada (de la mano del maestro Yuzo Koshiro) nos hace olvidar por un momento los desastres creados y sepultados por la catástrofe hace miles de años.

¿Y vosotros? ¿Encontráis esta entrega como un tesoro oculto o sois más de tener los pies en la tierra? Si es por mí, esta servidora os promete que esas voces profundas no son cantos de sirena.

(Traducción de la leyenda principal: “Apresuraos a la ciudad oceánica… al laberinto de Yggdrasil / Un viaje a las profundidades del mar para conquistar las sombras de la noche”. Aunque no sepas lo que significa, te diriges a Armoroad. // Lo que aguarda es el fin del tiempo; el fin de la muerte. Un sueño tempestuoso… Para eliminar la inmensa oscuridad y traer la luz a Armoroad / Una tormentosa aventura comienza).

Buy Me a Coffee at ko-fi.com