Hoy vengo a hablar sobre un juego que mucha gente prefiere ignorar. La mayoría prefiere fingir que la existencia de esta segunda entrega fue solo un mal sueño que enterrar en lo más profundo de un baúl. Dragon Age 2 es un juego bastante más odiado que amado debido a su corta historia y escasez de nuevos recursos, pero uno en el que debemos analizar detenida y detalladamente todas las situaciones que acontecen para poder comprenderlo con exactitud.

Es un videojuego que parece tener la única función de dar contexto a la historia de Dragon Age Inquisition, pero debemos profundizar  más allá de esto.

Dragon Age 2 no estaba pensado originalmente como un videojuego, inicialmente iba a ser la segunda gran expansión de Dragon Age Origins, pero por alguna razón que desconocemos (EA) terminó siendo una secuela. Si lo analizamos como lo que debió haber sido (una expansión) comprenderemos con mayor facilidad el por qué de algunas cosas.

Como videojuego, Dragon Age 2 deja mucho que desear en algunos aspectos; toda la historia transcurre repitiendo los mismos escenarios, sin incluir si quiera pequeñas variaciones, por alguna razón todas las misiones terminaban en la misma playa y en la misma mazmorra, era agotador recorrer continuamente escenarios idénticos en 6 misiones diferentes.

Ahora si bien enfocamos Dragon Age 2 como lo que debió haber sido, una expansión, esas cosas que nos hacían sentir incómodos y decepcionados como la brevedad de su historia o la repetición de escenarios tienen algo más de sentido. Porque en realidad no era un juego tan horrible.

La historia de Dragon Age 2 nos mostró cómo aquello que creíamos conocer y creíamos consolidado no era más que una mera ilusión y un profundo desconocimiento que nos explotó en la cara.

tumblr_static_c699ug409kgs0wgogo4oowkck_640_v2
Badum tsss

Dragon Age 2 contaba con unos personajes tremendamente carismáticos y este fue uno de los fuertes del juego. Personajes con misiones y propósitos distintos al tuyo, con una vida propia y no con la única función de seguirte y ayudarte en tu misión (no como en Dragon Age Origins que algunos compañeros parecian unidos al grupo con calzador). Todos con una personalidad fuerte y definida, unos personajes capaces de enamorarnos y de ganarse nuestro odio al mismo tiempo.

La historia principal aunque breve, cerrada y concisa, es muy intensa. Con un principio algo lento y pesado que provoca que la pereza nos invada y la bilis se empiece a acumular en nuestro cuerpo. En cuanto pasamos el tedioso prólogo, la trama arranca, y la inmersión es inminente e inevitable (al menos para mí), eres Hawke y tienes que lidiar con todos los problemas que te rodean si quieres sobrevivir.

Lo más fascinante de Dragon Age 2 es que nos coloca en una posición totalmente contraria a la que estábamos en Dragon Age Origins, mientras que siendo Guardas Grises no podíamos inmiscuirnos en temas religiosos, políticos ni burocráticos, en Dragon Age 2 tendremos que lidiar con todo aquello en lo que no se indagó en DAO. La aparición de los Qunaris como una cultura nueva y desconocida, y no como “una raza más” si no como un factor importante a tener en cuenta, la problemática de magos y templarios, la corrupción de los representantes de la religion, el abuso de poderes, la representación del racismo y la pobreza en la que se ven obligados a vivir muchos de los elfos, etc.

Temas políticos y morales que en la anterior entrega solo pudimos atisbar desde la lejanía (debido a la inminente destrucción de todo) y que ahora nos muestran como es la sociedad y la gente de Thedas, y como nosotros podemos influir en ella.

Si profundizamos un poco y nos paramos a pensar, podemos comprobar que no era un mal juego.
Buy Me a Coffee at ko-fi.com