Hace aproximadamente un año que comencé a utilizar RPG Maker (en concreto el VX ACE) con el propósito de hacer mis pinitos en el desarrollo de videojuegos (de una forma muy amateur, por supuesto).

Lo primero que he de decir es que sí, RPG Maker es relativamente sencillo de utilizar, y que ciertamente sin saber nada de programación y con algo de intuición y conocimiento del lenguaje que maneja (“eventos”, “tilesets”…) se puede hacer algo arcaico y con algún que otro probable bug que enseñarle a nuestros amigos, pero nada con un acabado “profesional”.

Es necesario leer/mirar tutoriales y dedicarle tiempo para aprovechar el verdadero potencial de esta maravilla, cosa que no debe echarles atrás porque realmente se disfruta y, en cuanto se comprende hasta dónde podemos llegar con el software (y más importante, cómo llegar hasta ahí), el enganche es real: ¡nos da la posibilidad de crear nuestro propio juego y contar nuestra historia!

Cuando abres por primera vez RPG Maker te encuentras con un mapa de agua y el personaje predefinido en medio, sin más: a partir de aquí, tú creas.

RPG Maker 1
Aspecto inicial del programa nada más abrirlo

A la izquierda podemos ver los objetos o “tiles” que colocar en el mapa a la hora de editarlo y conformar nuestro mundo, y los diferentes mapas que tenemos. En la barra superior se encuentran las herramientas básicas que necesitaremos para comenzar nuestro juego. Hay tres modos de edición diferentes que explicaré a continuación:

  • Mapa: Como bien indica el nombre, si estamos en la pestaña de mapa nos dedicaremos a desarrollar nuestro escenario: terreno, edificios, objetos… Básicamente consiste en dibujar el mapeado del juego, pero sin activar ningún tipo de acción; únicamente colocar los elementos.

RPG Maker 2

  • Eventos: Los eventos en RPG Maker vienen a ser cualquier acción que se realiza en el juego, desde cambiar de mapa con el personaje, hablar, activar un interruptor o los propios personajes en sí. Todas las acciones que en un videojuego se deberían programar, pero que aquí se eligen a través de un menú. Aunque es cierto que viene a ser mucho más sencillo que programar, tiene su complicación, y habrá de que darle varias vueltas antes de poder usarlo con soltura. Para crear un evento simplemente tendremos que hacer click derecho en el lugar donde queramos que se sitúe y seleccionar “nuevo evento”, abriéndose así el menú.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Regiones: Con las regiones marcamos territorios en el mapa, ya dibujado, y en cada una podremos definir qué tipo de enemigos aparecerán. Si uno decide seleccionar una zona como “región uno”, y activa en las opciones de esa región que aparezcan arañas cada X tiempo, al andar con nuestro personaje por ahí, éstas aparecerán aleatoriamente, como si de la hierba alta de Pokemon se tratase. Con esta opción podremos decidir en cada escenario el tipo y frecuencia de monstruos que nos aparecerán durante la aventura. Para ello marcaremos las regiones sobre el mapa y después, en el menú de la izquierda, clicaremos en “propiedades del mapa”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estas vienen a ser las herramientas básicas de RPG Maker, aunque hay muchas otras que nos ayudarán a conformar nuestro juego con un mejor acabado. Hago aquí una mención especial al “administrador de recursos”, a través del cual podremos introducir nuestros propios tilesets, haciendo que no dependamos únicamente de los propuestos por el programa.

Como ven, el software tiene el manejo semi-conocido de cualquier otro programa de edición, y además en Steam se obtienen incluso cromos con su uso, dando la sensación de que estamos jugando mientras creamos nuestro título.

Aunque de lo expuesto aquí a títulos como To The Moon o Stardew Valley hay un mundo, les animo a todos a que prueben el programa si realmente les apetece introducirse en el mundo del desarrollo amateur de videojuegos: el aprendizaje se hace rápido, intuitivo y divertido.

Yo, personalmente, me he sentido como si fuese la desarrolladora jefa de Square cada vez que he logrado un pequeño resultado, y, en general, la satisfacción que da poder realizar aquello que uno tiene en la cabeza es magnífica. Por tanto, les recomiendo de todo corazón le den una oportunidad: no se arrepentirán.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com