Hace unos meses os hablé de los dos primeros juegos y hoy hago lo propio con este nuevo Danganronpa, que salió en Occidente a finales de septiembre.

Como os podéis imaginar, este nuevo título comparte la premisa de los otros dos: un puñado de chavales talentosos encerrados contra su voluntad y obligados a matarse entre sí. Después de cada asesinato se celebra un juicio: si consiguen averiguar quién fue el culpable, éste es ejecutado. Pero si no… mueren todos excepto el asesino, que gana el juego y puede escapar.

Danganronpa V3: Killing Harmony_20171005230052
Os presento a uno de mis hijos predilectos de este juego (captura propia)

Es curioso cómo, a pesar de ser muy continuistas y parecidos entre sí (hasta Monokuma, mascota de la saga, hace hincapié en esto), los Danganronpa siguen sorprendiendo con giros de guión inesperados y desconcertantes. Y es que con Killing Harmony, Spike Chunsoft se ha coronado. Sin duda, el más sólido y temáticamente coherente consigo mismo de los tres. En este caso el leitmotif del juego son las mentiras; qué, cómo y por qué. No en balde a menudo será necesario mentir para destapar la verdad (la ironía). Con los tiempos que corren, con tantas fake news, posverdad y demás, el tema no podría estar mejor escogido. Durante todo el juego se nos achucha para que descubramos la verdad, incluso si es demasiado dura para nosotros. Por otro lado, también nos hace reconocer hasta qué punto nos mentimos a nosotros mismos, incluso cuando creemos en imposibles. Y hasta aquí puedo leer sobre este tema porque me estoy metiendo en zona de spoilers.

Ya he dicho que temáticamente Killing Harmony es (en mi humilde opinión) el mejor Danganronpa. Pero, ¿y en el resto de aspectos?

Danganronpa V3: Killing Harmony_20171006204511
Hay muy buen rollo entre todos (captura propia)

Uno de los más alabados de toda la saga son los personajes. Tanto en el primer como en el segundo juego tenemos personajes inolvidables y por eso me preocupaba que en esta nueva entrega no hubiese un nuevo Nagito Komaeda de la vida, personaje fascinante e insufrible a partes iguales. Por suerte, Spike Chunsoft no ha perdido su mojo de crear carisma y, aunque al principio lo más probable es que la mayoría de personajes causen indiferencia, antes de llegar al final del juego los lloros están garantizados. Eso sí, para bien o para mal, en Killing Harmony da más aún la sensación de que para crear a los personajes han puesto una caja de cartón llena de papelitos con sustantivos y adjetivos: “entomólogo”, “cachas”, “con traje”. Que oye, quizás es un método que deberían probar otros creadores, porque por lo menos la originalidad está garantizada.

Pero unos personajes llamativos sin un buen guión no son nada. De nuevo tenemos entre manos una historia interesante y con tropecientosmil giros de guión. Hasta antes del final (que desde luego ha cambiado mi visión sobre la saga), esta tendencia de tener que ser siempre sorprendente y rocambolesco había creado una paradoja muy extraña en la que, como oí una vez en un programa de hacer tartas, piensas: “lo que espero es que me sorprenda”. Así que, en cierta manera, la impredecibilidad de la saga era predecible. Sin embargo, en cierto punto Killing Harmony consigue sobrepasar la barrera de la lógica de los anteriores. Imaginad que el primer Danganronpa está en Burgos y el segundo en Huelva. Bien, pues el tercero está en Alfa Centauri.

Danganronpa V3: Killing Harmony_20171005234517
Además de Monokuma, en esta entrega tenemos a los Monokubs, los enfants terribles del oso monocromático (captura propia)

Habrá a quien esto le guste y a quien no. Personalmente me ha causado una sensación agridulce, porque, llegados a este punto absolutamente inescapable, me da la sensación de que ya no es posible hacer más Danganronpa.

En el apartado jugable todo está más o menos igual. Vuelve el tortuoso Hangman’s Gambit pero desaparece el minijuego del surfeo de Goodbye Despair, que es reemplazado por el Psycho Taxi, la experiencia más vaporwave de vuestras vidas. Se incorpora además la capacidad de mentir (como ya mencioné antes) durante los debates, lo que hace todo más entretenido. Fuera de los juicios podemos hacer buenas migas con nuestros compañeros. No os preocupéis si vuestro amigx del alma muere durante el juego, después del final se pueden repetir capítulos o jugar a una suerte de dating sim. Otros contenidos post-final incluyen tres “microjuegos” interdependientes: una especie de Mario Party, un dungeon crawler y un juego de colección de cartas à la Love Live.

Danganronpa V3: Killing Harmony Demo_20170706140134
A e s t h e t i c s (asset de prensa de NIS America)

Eso sí, aviso a navegantes: el juego está completamente en la lengua de Shakespeare y en muchas ocasiones requiere que podáis entender frases complejas en poco tiempo o que sepáis decir “efecto balancín” en inglés de cabeza.

En conclusión, Danganronpa V3 sigue con el buen nivel de las otras dos entregas y, no sólo eso, sino que las supera en algunos aspectos. Por desgracia, todo apunta a que no va a haber nuevos juegos de la saga, a no ser que sean spin-offs como Ultra Despair Girls. Probablemente sea el canto de cisne de esta serie, pero por lo menos se va por la puerta grande: terceras partes siempre fueron buenas.

(Danganronpa V3 Killing Harmony está disponible para PC via Steam, PS4 y PSVita).

Buy Me a Coffee at ko-fi.com