Todos sabemos que las aventuras de Telltale Games tienen un estilo muy particular. Cuando yo jugué a una por primera vez me encantó esa mezcla de aventura gráfica y novelas de “elige tu historia” con las que tanto disfrutaba de niña, y disfruté de una experiencia jugable memorable, como memorable fue el título con el que la viví: The Wolf Among Us.
Con bastantes ganas empecé tiempo después otra aventura de Telltale, el conocidísimo The Walking Dead, pero no me entusiasmó, y no porque el juego no fuera bueno, sino porque no fue el momento más adecuado para jugarlo. Desde entonces no había vuelto a tocar ningún juego de Telltale (ni siquiera la continuación de Monkey Island, del miedo que tengo a que me decepcione) hasta que hace poco empecé a revisionar la serie de Juego de Tronos desde el principio (otra vez) y digamos que entré en una fiebre de fangirl en la que la serie ya no me bastaba, así que me decidí a empezar “Game of Thrones: A Telltale Games Series”.

La historia se centra en una familia, la casa norteña de los Forrester, vasalla de la casa Stark y una de las perjudicadas por La Boda Roja. Sin los Stark, los Forrester se ven obligados a lidiar con los nuevos señores de Invernalia, los Bolton, y también con los Whitehill, casa que no duda en jurar lealtad a Roose Bolton y que ha sido enemiga de los Forrester durante años debido a las disputas por la explotación de Ironwood, unos bosques codiciados por su madera.
Como veis se trata, aunque a menor escala, de una trama bastante afín con la serie que nos permitirá manejar hasta cinco personajes y movernos por localizaciones tan importantes como Desembarco del Rey, El Muro o Meereen. Durante el juego veremos a personajes conocidos de la saga tales como Tyrion, Cersei, Ramsay, John, Daenerys y Margaery interpretando roles secundarios, ya que aquí los verdaderos y únicos protagonistas son los integrantes de la familia Forrester.

house_forrester___family_portrait_by_yozuru-d8j4wm4
La familia Forrester al completo

El principal punto fuerte de este juego es el mismo que el de la serie: tenemos a un elenco de protagonistas con los que rápidamente empatizamos, personajes que son maltratados y masacrados injustamente, personajes a los que llegamos a tomar cariño y que queremos que estén a salvo, pero ya sabéis cómo va esto. En Juego de Tronos nadie está a salvo, y la sensación de que cualquier cosa puede pasar en cualquier momento es algo que Telltale ha sabido plasmar aquí muy bien. Es fácil querer a personajes bien construidos a los que ves pasar por todo tipo de situaciones y elecciones terribles. Por esa razón mi experiencia con el juego ha sido tan intensa, porque me he visto en esos personajes y a veces me ha hecho pensar en cómo me sentiría si esa familia fuera la mía. He sentido rabia, he ahogado gritos de sorpresa, le he gritado varios “noooo” a la pantalla y he experimentado verdadera satisfacción cuando me he cobrado mis venganzas. Mi paso por el juego ha sido toda una experiencia propia de un verdadero Juego de Tronos. Sin embargo, hay algo que no puedo pasar por alto, y es el engaño de Telltale Games.

SOW_Asher_and_Beskha
Asher y Beska

Como muchos ya sabréis en los juegos de Telltale le da especial importancia a la toma de decisiones, que determinarán el modo en el que se irá desarrollando la historia, pero a un nivel muy superficial. Realmente nuestras decisiones sólo sirven para obtener líneas distintas de diálogo, porque los puntos importantes de la historia suceden exactamente de la misma manera sea cual sea nuestra decisión. Elijamos la vida de un personaje sobre la de otro, o la paz sobre la violencia, el resultado será el mismo con unas pocas variaciones.

En el juego tenemos dos vías más o menos claras a la hora de actuar, diplomacia y sumisión, o espada y sublevación. Con la primera da la impresión de que iremos sobre seguro, y de que hacer cosas como arrodillarnos ante Ramsay Bolton ayudará a proteger a nuestra familia, pero como digo, el resultado final no cambia demasiado, algo que supe al final de mi partida, cuando empecé a investigar por internet.
Mi partida, de hecho, ha sido bastante sangrienta. Empecé por el camino de la sumisión, pero no pude aguantarlo y me desvié hacia el de las intrigas, la venganza y las puñaladas en el ojo (y esto es literal). Cuál fue mi sorpresa cuando vi que, de haber escogido el otro camino, nada habría cambiado mucho. No obstante la historia se disfruta una barbaridad por sí sola, y también gracias a sus personajes.

538040-game-thrones-telltale-games-series-tendra-segunda-temporada
De izq a derch: Margaery, Cersei, Mira y Sera.

En este apartado tengo que destacar el de Mira Forrester, la tercera de los seis hermanos Forrester, que se encuentra en Desembarco del Rey sirviendo como dama de compañía a Margaery Tyrell. Mia tendrá que ayudar a su familia desde la distancia entrando en un juego de secretos y engaños bastante interesante, y según cómo juguemos veremos que tras esa apariencia de chica obediente y tranquila hay una fuerza y una valentía que han acabado conquistándome por completo. Ella ha sido mi Forrester favorita junto a su hermano mayor Asher y su mejor amiga, Beska, con los que se muestra una relación muy especial, alejada completamente de lo romántico.

¿Y no hay más puntos negativos? Pues lo cierto es que sí.
La trama relacionada con el misterioso North Grove (que es la que nos lleva a visitar el Muro) es el principal punto flaco de este título. Se le da mucha importancia en el juego, pero acaba por ser decepcionante y está completamente desconectada de él, hasta tal punto que si la elimináramos no afectaría en nada a la historia. Tal vez cobre importancia en el caso de que Telltale decidiera sacar una segunda parte, cosa que espero después de un final muy abierto y, en mi opinión, poco satisfactorio.

Aun así, “Game of Thrones: A Telltale Games Series” merece bastante la pena, y para los fans de la serie debería ser un título imprescindible.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com