Black Mirror

Black Mirror: Todo mal (o casi)

Black Mirror: Todo mal (o casi)

Han pasado quince años desde la salida del primer Black Mirror en 2003, una aventura gráfica que venía de la mano de la compañía Future Games. Tanto el género como la temática me llevaron a comprar el juego, pero se me hizo bastante pesado y acabé abandonándolo. Dos secuelas se sucedieron tras esta primera entrega, la última (de 2011) que daba por concluida la trilogía. Cuál fue mi sorpresa cuando este año vi que King Art Games lanzaba de nuevo Black Mirror al mercado, esta vez con un aspecto mucho más atractivo y planteado como una reinvención de la primera parte. Y sí, volví a caer.

La historia se centra en los misterios que rodean a la familia Gordon con el castillo de Black Mirror (la residencia de esta familia) como principal atracción estética del juego. El protagonista, David, visita el lugar por primera vez en su vida tras descubrir que su padre murió mientras se alojaba allí en circunstancias sospechosas. De hecho, todo lo relacionado con la familia Gordon parece levantarse sobre un buen montón de secretos, leyendas, maldiciones y cadáveres en el armario que David tendrá que descubrir sin perder la cordura por el camino.

1

La mansión es una pasada

Hasta aquí la premisa del juego. La verdad es que lo comencé con muchas ganas, ya que desde que acabé Thimbleweed Park no había vuelto a jugar a ninguna aventura gráfica, pero mis ilusiones acabaron por desinflarse hacia la mitad de mi partida.
Al principio todo pinta de lo más interesante, al menos para los que os gusten este tipo de historias lúgubres de misterio y ambientación gótica. Tenemos un elenco de personajes que parecen esconder mucho más de lo que dicen y una mansión preciosa a la par que oscura para explorar, el problema viene en eso mismo, en explorar, o más bien en intentar hacerlo… o en todo en general.

Para empezar está el sistema de movimiento del personaje. Puede que durante la primera media hora creamos que es tan mareante e incómodo porque necesitamos hacernos a él, pero me temo que la sensación nos acompañará hasta el final de la partida. David se queda atascado al pasar junto a los objetos y gira con demasiada brusquedad, lo cual, unido a los cambios de cámara, hará que desplazarnos por los escenarios sea una auténtica tortura. Especialmente en algunas zonas laberínticas (como el pueblo abandonado, por favor, señor, no me hagas recordar lo del pueblo abandonado) los cambios de cámara son motivo de sobra para que queramos dejar de jugar. Nos desorientaremos, volveremos treinta veces al lugar del que creíamos estar alejándonos y ya no sabremos ni dónde estamos.

2

Leah tratando de guiar a David. Le deseo suerte.

Creo que King Art Games, en su intención de llevar el título a otras plataformas (podéis encontrarlo para PS4 y Xbox One además de PC), ha cometido un error dejando de lado el point&click para apostar por un sistema de movimiento similar al que podemos encontrar en Life is Strange, aunque aquí resulta tedioso y la sensación no desaparece a medida que vamos jugando. Para coger o examinar algo resaltado en el escenario, por ejemplo, no vale simplemente con acercarse. Si no nos colocamos en el lugar adecuado el punto no se activará y no podremos interactuar, lo cual es engorroso si el movimiento no es fluido.

El resto de mecánicas son bastante sencillas y, por lo general, no nos darán problemas. Además de meter estrellitas en círculos para frenar los fuertes dolores de cabeza de David (producto de las visiones que le asaltan durante el juego) y hacer click repetidas veces en escenas de acción, nos encontraremos con partes en las que hay posibilidades de morir. Para evitarlo tendremos que movernos con cierta rapidez (movernos con rapidez jajaja qué graciosa soy) y acertar a activar unos puntos concretos, algo que, de nuevo, dependerá de dónde nos situemos, sólo que esta vez no podemos tardar demasiado o pasaremos a mejor vida. Con cuidado, es fácil llegar al final del juego sin morir más que un par de veces o tres.

3

Rory, el jardinero de Black Mirror

En cuanto a la resolución de puzles, aspecto muy importante en un juego de este género, creo que la mayoría son de una dificultad asequible. Los más complejos te tendrán probando combinaciones un buen rato o no podrás resolverlos hasta que no veas ese objeto que te dejaste perdido en una esquina, pero así va esto, ya sabéis, a veces funciona la lógica y a veces nos damos cabezazos contra la pantalla hasta que la solución llega al grito de: ¡¿EN SERIO ERA ESTO LO QUE TENÍA QUE HACER?!
Lo cierto es que lo peor de los puzles no son los puzles en sí, sino el movernos por los escenarios para resolverlos, y no sólo por el tema que he comentado antes, sino por otro que para mí ha sido incluso peor: los tiempos de carga. Imagino que esto dependerá del tipo de PC, pero el mío no es ninguna máquina chusquera y el juego me ha dado tiempos de carga  de entre 6 a 20 segundos. Parece poco, pero os aseguro que es MUCHO cuando nos los encontramos al salir y entrar de las distintas zonas y habitaciones (de-todas-y-cada-una).
Para salir fuera desde el hall principal de la mansión, por ejemplo, hay que ir a la cocina, pero primero debemos acceder al pasillo que lo une a ella y salir fuera desde allí. Eso son tres tiempos de carga, casi un minuto de espera. Como comprenderéis, en un juego de aventura gráfica donde nos pasamos gran parte del tiempo dando vueltas a ver qué hacemos con nuestras vidas porque no tenemos ni idea de cómo resolver un puzle, estos tiempos de carga pueden llegar a ser EL MAL personificado.

4.jpg

Exteriores de la mansión

¿Pero es que el juego no tiene ningún aspecto positivo? Sí, la ambientación me ha encantado. Los paisajes exteriores verdes y nublados, los interiores lúgubres, la iluminación que genera un halo de misterio en cada localización y, por supuesto, el precioso diseño de la mansión Black Mirror, escenario principal de la aventura.
Tampoco la historia está nada mal. El misterio es el elemento más importante, el cual gira en torno a los Gordon y la antigua maldición que pesa sobre la familia, y los toques de terror gótico le sientan muy bien. Además, no se dejan cabos sin atar y todo acaba resolviéndose de manera decente, pero aunque nos encante la historia, es imposible ignorar lo mucho que se deja comer por sus errores. No se puede disfrutar de ella cuando hay tantos aspectos del juego que la enturbian, la entorpecen y, en definitiva, no te permiten disfrutarla.

Por eso y, sintiéndolo mucho, Black Mirror se queda sin aprobar. Hay fallos demasiado importantes como para darle una mejor valoración, y no se trata de que yo exija la perfección, sino de que estos fallos no se pueden obviar porque te impiden vivir el juego, y eso, cuando ya llevas varias horas de partida, acaba por sobreponerse a todas las virtudes que este pueda tener.

Cómprame un café en ko-fi.com

Laura Tejada
Laura Tejada @_LauraTejada

Escritora y creadora compulsiva de mundos imposibles. Vivo en un faro entre dos ciudades: una flota en las nubes, la otra está sumergida en el mar. Ad astra per aspera.

2 comentarios
LadyMay
LadyMay 24/01/2018 a las 10:43 am

Uy, pues me pasó como a ti. Lo vi muy suculento por su apartado gráfico, pero me temía que solo fuese “una cara bonita” plagada de errorres y no llegué a comprármelo. Quizá, dentro de unos meses, saquen algún parche o algo similar para solucionar esos aspectos tan tediosos… y mira que me llama bastante pese a ser la misma historia pero con un lavado de cara. Meh. Me esperaré: quien sabe, lo mismo sacan el remake de la segunda y tercera entrega y hacen un megapack. <3

Nina
Nina 27/01/2018 a las 3:46 pm

Si lo juegas como si fuera algo nuevo (y no como que antaño hubo una trilogía, de la cual, le pega 3 patadas a ésta en mi humilde opinión) es algo refrescante, atractivo y con buena historia. Coincido en que eligieron la mecánica equivocada y no dejarla como “point&click” (por ello, se vuelve muy torpe y, dependiendo de la persona, disfrutará más/menos), pero no diría que ata todos los cabos.
Igualmente, y después de un tiempo de parcheo y mejoras, lo recomiendo para el que le guste el género.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: