Moonlighter: el familiar tacto del éxito

Moonlighter: el familiar tacto del éxito

08/06/2018 | Pauler | 2 comentarios

Una aldea en la linde de unas ruinas antiguas. Cuatro entradas a espacios cambiantes, peligrosos y llenos de tesoros, conocidos como las “mazmorras”. Una gran puerta de piedra sellada que guarda algo inefable en su interior. Y en el centro de la historia Will, un joven comerciante con vocación de héroe que tiene una misión: recuperar la antigua gloria del negocio familiar haciendo prosperar la tienda que heredó de su abuelo. Nuestro protagonista se enfundará las botas, cogerá su mejor arma y saldrá a cazar tesoros por la noche mientras regenta su modesta tienda durante el día. Con esta premisa que combina acción roguelite y gestión de negocio, arranca Moonlighter. Un juego que mezcla estos dos géneros de forma tan natural que nos hace preguntarnos por qué a nadie se le había ocurrido antes.

En Moonlighter tendremos que explorar mazmorras y derrotar enemigos para saquear valiosos tesoros que después venderemos al mejor postor. Hay cuatro mazmorras principales que iremos desbloqueando conforme avancemos, más una mazmorra final que permanecerá sellada hasta que consigamos superar las cuatro previas. Cada mazmorra tiene su propia ambientación y nos ofrecerá tipos de enemigos y tesoros únicos repartidos en tres niveles que serán más peligrosos por las noches, pero también otorgarán mejores premios.

Para obtener beneficio tendremos que recoger todos los objetos que podamos y, una vez en casa, adivinar el precio ideal de cada producto atendiendo a las reacciones de los clientes. Todo esto al tiempo que vigilamos a los ladrones y nos aseguramos de reponer género.

Moonlighter_Screenshots_04_peq

Empezaremos con una modesta tienda que, con algo de paciencia y tras muchos mamporros, veremos crecer llenos de orgullo

Por supuesto conforme avancemos en el juego nos enfrentaremos a mazmorras cada vez más peligrosas que nos permitirán conseguir mejores objetos. El objetivo a corto plazo será adentrarnos todo lo posible en la mazmorra hasta derrotar a su jefe y así ganar acceso a la siguiente fase; a largo plazo, intentaremos conseguir mejoras para la tienda y para el poblado que nos harán más resistentes y nos permitirán ganar más dinero. Pero cuidado: cuanto más nos adentremos en las mazmorras más peligros nos acecharán, y caer derrotado en este juego tiene un precio alto. Si nos quedamos sin vida perderemos todos los tesoros acumulados en esa incursión y tendremos que volver a empezar desde el principio.

Moonlighter juega así al despiste: en un entorno tan cambiante y lleno de sorpresas es fácil distraerse y perder la noción del peligro. Los pequeños remansos donde podremos recuperar vida o leer la nota perdida de otro explorador nos darán una falsa sensación de confianza que se evaporará ante la próxima oleada de enemigos. Sin saber ni cómo ha pasado podemos encontrarnos fuera de la mazmorra con poco más que aire en los bolsillos. Eso sí, hay un lado bueno: Moonlighter está lo suficientemente bien diseñado como para que las ganas de volver a intentarlo superen a la frustración.

Lo cierto es que la inmersión en Moolighter es inmediata y muy satisfactoria casi desde el minuto 0. Nada más empezar llama poderosamente la atención el mimo que se ha puesto en todo lo estético, desde su bello pixel art hasta una banda sonora que evoca a la perfección ese espíritu de épica y misterio que envuelve al juego. Lo más destacable en este sentido es sin duda el apartado gráfico: una paleta de colores sólida y coherente, entornos y personajes muy inspirados y unas animaciones sencillamente espectaculares.

Moonlighter_Screenshots_01_peq

Este paisaje da ganas de quedarse a vivir

El colorido mundo de Moonlighter, junto a unos primeros minutos de juego muy bien diseñados que no se hacen en absoluto tediosos, nos traslada rápidamente a la acción.  Antes de que nos demos cuenta estaremos matando gólems con una escoba y recogiendo del suelo toda clase de objetos variopintos para nuestro inventario. Moonlighter evita los trámites, o más bien los sortea con eficacia: te cuenta lo que necesitas saber en el momento justo.

De hecho jugar a Moonlighter resulta perfectamente orgánico, quizá porque bebe de muchos títulos que conocemos bien y a cuyas dinámicas ya estamos acostumbrados. La distribución del interior de las mazmorras por ejemplo, sus enemigos, el estilo de combate y la manera en que se despliega el mapa sin duda recuerdan al primer Legend of Zelda (y en consecuencia a casi cualquier ARPG a partir de 1986). Su faceta roguelite nos evoca de inmediato juegos como Binding of Isaac, mientras que gestionando la tienda tendremos sentimientos similares a los que despertarían un Tycoon o un Harvest Moon.

Pero si digo la verdad, creo que gran parte del mérito de que Moonlighter se juegue de manera tan natural lo tiene su cuidado diseño de interfaz. La experiencia de usuario es del todo impecable. Las acciones y los botones que las activan se indican de manera visual y clara, los sonidos están muy bien escogidos y otorgan un feedback muy satisfactorio, e incluso tareas como gestionar el inventario se vuelven divertidas gracias a un excelente trabajo en usabilidad. Eso sí, si no queréis sufrir innecesariamente os recomiendo hacer caso a los desarrolladores y jugar con mando. En comparación jugar con teclado es como intentar escribir con la mano tonta: cuesta en exceso y no sale del todo bien.

Moonlighter_Screenshots_02_peq

Si queremos salir vivos de las mazmorras más nos vale contar con todos los recursos posibles: buenas armas, buenas armaduras y muchas pociones de vida

Al margen de esto, el juego tiene pequeños añadidos que buscan dificultar un poco la tarea de recoger tesoros y que a mi juicio están muy bien pensados, porque lejos de hacer el juego más tedioso creo que le dan vidilla. Por ejemplo, nuestro inventario a la hora de hacer incursiones en las mazmorras es bastante limitado en comparación con todo lo que podemos encontrar, lo que nos obligará a seleccionar con cuidado los ítems más valiosos y descartar los que no nos interesen tanto.

Además, algunos objetos que nos encontremos en los cofres tendrán “maldiciones”. Esto se traduce en que producirán efectos sobre objetos adyacentes (destruyéndolos, por ejemplo) o tendremos que seguir algunas normas para colocarlos en la mochila porque solo pueden ir en los márgenes superiores o laterales. Si nos sobran demasiadas cosas siempre podremos descartarlas y convertirlas en dinero gracias a la ayuda de un espejo mágico. Y el dinero es importante en las mazmorras: por una cantidad variable según el nivel en el que nos encontremos, podremos usarlo para teletransportarnos a casa o para crear un portal que la próxima vez nos lleve a ese punto específico dentro de la mazmorra.

También podremos realizar pequeñas misiones para los aldeanos, recogiendo determinada cantidad de un objeto concreto o matando a varios individuos de un mismo tipo de enemigo. Estas misiones tienen una fecha de vencimiento que podremos comprobar en nuestro calendario y, si las cumplimos a tiempo, nos permitirán ganar grandes cantidades de dinero de un plumazo. Encima no existe penalización por fallar, así que nada nos impedirá decir que sí a todo lo que nos propongan salvo quizá un cierto sentido de la moderación.

Si no os gusta gestionar inventarios no os preocupéis, que no se acaba el mundo. El fantástico trabajo en usabilidad del juego vendrá a nuestro rescate si no tenemos muchas ganas de pensar. Con solo pulsar un botón él solo se encargará de trasladar automáticamete los objetos que hayamos encontrado en un cofre a nuestro inventario, distribuyéndolos de la forma más ordenada posible. Eso sí, esto solo servirá cuando llevemos pocas cosas. En el momento en que lleguemos a un nivel inferior con buenos tesoros y tengamos el inventario lleno, no habrá más remedio que tomar decisiones. Aunque si tenemos suerte igual encontramos alguna sorpresa por el camino que nos permita liberar inventario sin perder nuestra valiosa carga. Esto es precisamente una de las cosas que más me ha gustado de Moonlighter: su admirable capacidad de sorprender aun a pesar de ofrecer una estructura iterativa y de apoyarse en paradigmas ya más que conocidos por todos.

Moonlighter_Screenshots_10_peq

Si creéis que gestionar el inventario es duro, nada en comparación con perder todo lo que llevabas encima por un pequeño error de cálculo

Otro aspecto que me ha gustado mucho también es la posibilidad de fabricar y utilizar diferentes tipos de armas que favorecen distintas formas de combate. A la hora de explorar mazmorras podremos llevar equipadas dos armas y cambiar de una a otra. Según el tipo de mejoras que hagamos, podremos llevar armas con mucha potencia o armas menos potentes pero con efectos secundarios, tipo veneno o fuego (¡y estos efectos sirven igual contra los jefes!). Personalmente encontré el combo perfecto en la lanza y el arco, pero si sois más de espada y escudo o de liaros a puñetazo limpio con los guanteletes, también tenéis la opción. Y además con todas las armas la sensación es buena, se nota que ha habido un esfuerzo en este sentido.

Si tuviera que señalar algo que me ha gustado menos sería el aspecto narrativo del juego. Los personajes que acompañan a Will en el pueblo no tienen nada destacable más allá de su diseño. Su carácter es del todo utilitario y el anciano, que es el único con el que mantendremos alguna conversación algo más profunda, tampoco aporta en exceso al desarrollo de la historia. Esto me ha dado un poco de pena porque el pueblo tiene mucha vida y es muy entretenido ver cómo tu tienda se llena de gente, pero las interacciones con los personajes en la calle son repetitivas y del todo prescindibles.

La historia por otro lado tampoco me ha dicho nada del otro mundo. Me da la sensación de que Moonlighter habría funcionado perfectamente sin esa ligera pincelada narrativa que busca hilar los diferentes temas y lugares, y creo que me habría gustado más en este sentido si se hubiera esforzado por desarrollar mejor a los personajes. Por no hablar de que la traducción al castellano parece hecha a toda prisa y con cierta pereza, algo que me parece más grave teniendo en cuenta que el estudio desarrollador, Digital Sun, es valenciano.

Moonlighter_Screenshots_09_peq

Digital Sun, por qué me das estos entornos y después me lanzas una traducción tan pocha

Dejando estos detalles al margen, que como ya digo son nimios en comparación con lo que el juego tiene que ofrecer, Moonlighter me ha parecido una experiencia muy recomendable. Es bonito, es familiar, puede ser un reto interesante (no por nada tiene tres niveles de dificultad), es adictivo y sobre todo es divertido. Además, tiene referencias a The Legend of Zelda (“es peligroso ir solo, llévate esto”) y las animaciones de presentación de los jefes finales son una auténtica gozada. Cerca de veinticinco horas de fantástico pixel art, acción 2D y gestión de negocio extrema al filo de un espadón. ¿Qué otros argumentos hacen falta?

Moonlighter
Desarrolladora: Digital Sun
Publisher: 11 bit studios
Plataforma: PC, PlayStation, xBox

Muchas gracias a Digital Sun por proporcionarnos una copia del juego.

Cómprame un café en ko-fi.com

Pauler
Pauler

Tengo carnet de friki pero también de moderna. Me verás deambulando por FNAC o Ruzafa adquiriendo cultura y saqueando buffets gratuitos. Los videojuegos ocupan un lugar en mi Top 10 junto a la música, los libros y las tostadas con tomate.

2 comentarios
Zak
Zak 08/06/2018 a las 10:45 am

Es súper-bonico! Le echaré un ojo, gracias por el artículo!

Lyris
Lyris 08/06/2018 a las 1:09 pm

Yo participé el kickstarter y tuve y jugué mi copia hace una o dos semanillas. Fueron bastante ocupadas, de hecho. Es curioso que hasta ahora los roguelikes a mí un poco mñemña, pero este en particular me ha enganchado como una desgraciada. Sospecho que porque ha combinado con bastante salero elementos de rpg y de gestión tiendil.
Lo único que he echado de menos es exactamente lo que dices: yo esperaba encontrarme algo más tipo Stardew Valley referente a personajes y secundarios y de eso, nada de nada. Y es una verdadera pena, porque creo que habría sido la cereza que le faltaba al pastel.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: