Final Fantasy XII: The Zodiac Age, te has equivocado de protagonista

Final Fantasy XII: The Zodiac Age, te has equivocado de protagonista

Cuando hablé de Final Fantasy XII el otro día, decidí que iba a hablar de la historia y el guión aparte, porque me iba a poner muy pesada y me iba a alargar, además de que así puedo poner todos los spoilers del mundo.
Si hay algo que puedo decir sobre este juego sin ser spoiler, que tiene relación con una de las críticas que más he oído sobre el juego: que Vaan, el protagonista, es un soso. Sí, Vaan es un soso, pero como comenté en el análisis, no es el protagonista del juego. Esa es Ashe, y Basch y Balthier en menor medida. Vaan es un chaval arrastrado por las circunstancias pero que no tiene un objetivo claro como los otros tres.
Inevitablemente, voy a establecer muchos pararelelismos con Final Fantasy IX, porque lo tengo reciente y un ligera obsesión con él.

Los verdaderos protagonistas

Ashe es quien debería haber sido la protagonista de este juego: toda la historia gira en torno a ella y cómo recuperar el control de su reino de las manos del malvado Imperio. Vaan es un chaval que pasaba por ahí y se ve arrastrado por las circunstancias. Sí es cierto que al inicio del juego parece que la carga dramática va a recaer sobre él, al robar el Guijo del Ocaso, además de que secuestran a su amiga, lo que parece convertirle en el héroe. Pero una vez rescatas a Penelo y abandonas la tumba del Rey Raithwall el juego le deja de lado para centrarse en Ashe. Desde este momento, acompañaremos a Ashe a los diversos puntos místicos para conseguir que ella venza al Imperio.
Ashe es un personaje que se nos presenta bajo una identidad falsa, Amalia, la líder de la resistencia contra el Imperio (que poco debía de salir a la calle porque nadie la reconoce). Es un personaje que quiere recuperar lo único que puede de manos del Imperio, ya que tanto su padre como su marido están muertos. A este último lo verá en forma de fantasma, cuando dude de su objetivo. Más adelante descubriremos que la imagen que vemos de él no es más que un truco de los Ocurios para garantizar que se cumplan sus designios.

Otro personaje sobre quien recae el protagonismo es Balthier, aunque sólo sea porque no deja de repertirnoslo constantemente. Pirata del aire y de corazón noble, cuando avancemos en el juego descubriremos que antes era uno de los Jueces Arcadianos, pero que huyó y se cambió de nombre para huir de su padre, que no era el mismo tras su paso por Giruvegan, además de estar cansado de todas las intrigas políticas y palaciegas del Imperio.
Y ahora en paralelismos con Final Fantasy IX tenemos: tanto Balthier como Yitán son piratas del aire, que al inicio del juego se pegan a una princesa, la cual: pide que la secuestren para poder huir (de su madre y de su tío); vinculan de alguna forma al pirata con ellos. Además, ambos se sacrifican por los demás y “mueren” en la cinemática final.
En el caso de Ashe, Balthier le exige su anillo de boda como pago por su colaboración en la búsqueda del Guijo del Alba; anillo que le devolverá al final del juego, cuando te has olvidado de él, de forma análoga a cuando Garnet libera de su misión de secuestro a Yitán al final del juego.

 

Podemos jugar a las diferencias

El resto de personajes

Fran, Basch y Penelo forman el resto del grupo, además de Vaan, que aunque el juego parezca olvidarse de ellos, tienen sus historias igualmente.

  • Penelo es una chica huérfana por culpa de la guerra, amiga de toda la vida de Vaan, que le seguirá en su sueño de ser un pirata del aire. Como siempre, Penelo es la voz de la razón y es secuestrada por unos bangaas, ya que Balthier la da su pañuelo como muestra de caballerosidad y Ba’Gamnan lo interpreta como que es alguien importante para él.
  • Basch es el antiguo capitán dalmasquiano caído en desgracia al asesinar al rey. Que luego resulta que no fue él, fue su hermano gemelo al servicio del Imperio como Juez. El único objetivo de Steiner Basch durante el juego es demostrarle a Ashe que siempre fue un soldado leal a Dalmasca y que la protegerá a toda costa.
  • Fran es una viera, una de las especies de Ivalice, con aspecto de conejas (es una especie sólo de mujeres) muy altas. Fran es una viera que abandonó la Aldea de Elt hace 50 años y de acuerdo a sus leyes no puede volver, ya que entre otras cosas su conexión con la tierra se ha visto debilitada. Fran no deja de ser un personaje místico y misterioso que es capaz de “ver” cosas ocultas a los humanos (como es el caso de la niebla).

Volviendo a Vaan, el juego no deja de decirte al inicio que él será el protagonista: su hermano Reks es asesinado al inicio, perdiendo la única familia que le quedaba. Es el responsable de robar una joya ancestral y él también verá un fantasma de su hermano. Pero al final, el juego le deja de lado para centrarse en Ashe y su venganza, ya que Vaan rápidamente es consciente de que no puede dejar que el pasado le atrape y le encierre en una espiral de venganza que acabe por matarle.
En una de las misiones secundarias que hay, en la que debes completar una serie de cacerías cuyos solicitantes están en Nalbinia, nos encontraremos a Jovy, un seeq a quien “un joven muy parecido a ti [Vaan]” ayudó a probar que no era un ladrón. Cuando Reks murió, Jovy lo vió, provocando que el joven seeq siempre estuviera llorando. Al completar Vaan las cacerías, Jovy ve en él un nuevo héroe a quien admirar.

Las vieras son ante todo altas

La venganza y el destino de los dioses

Hay dos temas clarísimos en Final Fantasy XII: la venganza y los destinos impuestos por los dioses y la rebelión de los humanos. El primero es recurrente en el juego y además de en Ashe y Vaan, se puede ver en Vossler: compañero de Basch y líder de la resistencia junto con Amalia/Ashe, a quien ha estado protegiendo estos dos años. Vossler nos traicionará al principio del juego, vendiéndonos al Imperio. Los motivos que da para ello son simples: seguir combatiendo al Imperio no tiene futuro, ya que apenas son gente y no tienen aliados. La solución de que Ashe desaparezca sin reclamar su derecho al trono es la más sencilla para el pueblo. Al final, por la ambición desmedida del Juez Ghis, la Octava Flota Arcadiana es destruida y Vossler asume su destino (o la falta de él) y muere en el Shiva tras ser derrotado por el grupo.

Por otro lado, sin relación directa con estos dos temas, está el personaje de Reddas, jefe de los piratas del aire que tienen su sede en Balfonheim, en el momento final del juego se nos revela que es un antiguo Juez Arcadiano (es el runing gag del juego), responsable de la destrucción de la ciudad de Nabridus dos años atrás, hecho que le ha estado persiguiendo desde entonces. Al final del juego sacrifica su vida, evitando que Vaan y Ashe lo hagan, instandoles a que escapen y vivan sin la idea de la venganza consumiéndoles. Con su muerte, en cierta forma se venga de los Ocurios, responsables últimos de la guerra contra Dalmasca, además de conseguir expiar sus pecados.

He hablado varias veces de los Ocurios, que son una suerte de señores supremos de Ivalice (los espers son una escisión de los Ocurios, caídos en desgracia), que rigen el destino de todos los seres. Une de estos Ocurios, Venat, se encontró en Giruvegan con el Doctor Cid y empezó a manipularle para construir netecita artificial y sembrar el caos en el mundo. En Giruvegan será donde Ashe tenga un encuentro con los Ocurios que la instan a detener a Venat para que así puedan seguir rigiendo los destinos de todas las razas. Para que Ashe no destruya las neticitas, que son el elemento de poder de los Ocurios, la manipulan usando la imagen de su marido muerto (lo intentan hacer con Vaan y su hermano Reks, pero no les funciona) para que cumpla sus deseos. Al final, Ashe descubre el engaño y se rebela contra los Ocurios, negándose a ser un títere. Esta idea de rebelión contra los dioses se volverá a usar de forma recurrente en Final Fantasy XIII y sus secuelas.
También se podría establecer cierto paralelismo con Tiniebla Eterna y los Ocurios, como seres que no conocemos hasta el último momento y que son los enemigos últimos del todo.

 

Sólo pienso picar la primera vez

Final Fantasy XII tiene sus cosas, pero a nivel de historia puede ser fascinante, sobre todo algunas subtramas, como la Vossler y el tema del enfrentamiento contras los dioses y el destino impuesto. El único problema que tienes es que debes asumir que esta no es tu historia, sino la de Ashe principalmente. Además, Balthier es muy guapo.

Todas las imágenes son capturas propias.

Cómprame un café en ko-fi.com

Darkor_LF

Difusora de la palabra de Pratchett a tiempo completo. Defensora de causas pérdidas e inútiles. Choconiños o barbarie. Hipster por necesidad. Tengo una pipa falsa. +50 en pedantería.

1 comentario
capuca
capuca 30/08/2018 a las 11:43 pm

muy buen artículo. en mi opinión, no me desagrada que la historia sea vista desde los ojos de un tercero. todos los personajes (en cierta medida) son protagonistas de la historia, pero es verdad que Ashe es la máxima protagonista (junto a Balthier).

y bueno, poco más que decir. si eso, pues que Balthier es MUY guapo y que me sigue interesando eso de un artículo de dos mil palabras sobre él y su guapura. (no se nota que me encanta, ¿verdad?)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: