Dieciséis años siendo Qwarkástico

Ratchet & Clank, la diversión sí importa

Ratchet & Clank, la diversión sí importa

Me gustaría que este juego tuviera su emotiva historia detrás de cómo llegó a nuestras manos, pero lo cierto es que no tengo claro cómo lo conseguimos (con el platinum de la vergüenza). Lo que sí recuerdo muy bien es lo divertido y lo bien que nos los pasábamos con él. Y luego con su segunda y tercera parte.

El primer Ratchet & Clank salió para PlayStation 2 un 4 de noviembre de 2002, desarrollado por Insomniac Games y distribuido por Sony. El juego se inicia con un robot defectuoso que huye de la fábrica de montaje tras descubrir los malvados planes del presidente Drek de robar los elementos nativos de varios mundos para crear uno nuevo ideal para los Blarg. Huyendo de los nada defectuosos robots de combate de Industrias Drek, el robot se encuentra con nuestro lombax favorito, Ratchet, un mecánico del planeta Veldin, y uno de los pocos personajes con cinco dedos de la saga. Así pues, Ratchet y el recién bautizado Clank unen fuerzas para detener al presidente Drek. Nuestra labor aquí será recorrer los diversos escenarios saltando y disparando, mientras conseguimos mejoras, localizamos secretos y reunimos guitones para comprar el tan codiciado TAUN. Porque sí, salvar la galaxia está muy bien, pero está mucho mejor si tienes entre tus manos un lanzamisiles pórtatil.

Ratchet and Clank es un juego breve, pero con mucha rejugabilidad, ya que al terminar tienes la opción de empezar de nuevo la partida con todas tus armas (los artilugios no). Además ganas acceso a las armas de oro (a cambio de guitones de oro), que las volvían aún más destructivas y, por tanto, todo más divertido. Porque en estos juegos da igual cuantas veces murieras, lo importante es que ese gigantesco enemigo ahora era un inofensivo pollo. Tú podías estar diciéndole adiós con la manita a Ratchet mientras caía al vacío de Metrópolis, mientras esos letales y adorables robots explosivos seguían sembrando el caos por donde pasaban.
Además, el juego contaba con logros secretos que te permitían desbloquear opciones estéticas, desde los personajes cabezones a aspectos nuevos, con el humor tonto que impregnaba el juego.

No puedo hablar de este juego sin mencionar a la gran estrella del mismo: el Capitán Qwark. El protector de la galaxia que se anuncia por doquier y la figura de referencia para Ratchet, que en el último tercio del juego se nos revela que lo mismo no es tan bueno como parece y nos la ha jugado, pero bueno, siempre nos dejará los grandes momentos, como la PDA:

El juego no era perfecto ya que sólo teníamos cuatro puntos de vida (ampliados a ocho luego) y las armas eran divertidas, pero se quedaban atrás en cuanto a potencia de fuego según avanzabas los niveles. Por suerte Insomiac se dio cuenta también de estos fallos y los mejoró en la segunda parte, Ratchet & Clank Totalmente a tope, sacada al mercado al año siguiente. En esta segunda parte, las celebridades Ratchet y Clank eran transportados a otra galaxia para investigar el robo de la protomascota. Aquí se introdujo un sistema de mejora en la vida, las armaduras y las armas, que iban aumentando a medida que derrotábamos enemigos y avanzábamos en el juego. También se añadieron nuevos minijuegos y vehículos que controlar, además de armas y artilugios mejores, como el Ovejeitor, que transformaba a los enemigos en ovejas (ninguna oveja fue dañada durante la producción de este juego). Además de estar el mejor punto de habilidad: romper objetos rompibles.
En cuanto a la trama no hay mucho que contar, y seguíamos la misma dinámica para avanzar, de recorrer planetas hasta obtener todos sus secretos y guitones, además de añadir mundos-desafíos que le daban una mayor duración al juego.

Y como no hay dos sin tres, en noviembre de 2004 salió Ratchet & Clank 3. Aquí, volvíamos a la galaxia Solana para detener al doctor Nefarius, un robot que odia la vida orgánica y a quien Qwark se enfrentó hace años. A nivel de mecánicas, este juego está mucho más pulido que los anteriores, además de que a nivel de guión es el más dramático, pero el más divertido también, con momentos que recuerdo muchísimo a día de hoy: el “cogerán todo lo que no esté clavado al suelo y huirán”; cada vez que Nefarius se queda pillado cogiendo culebrones; o la canción de Courtney Gears que la primera vez no entendimos nada, porque aunque los juegos están perfectamente doblados y localizados al español (no he localizado al equipo responsable y sufro mucho porque no hubiéramos disfrutado igual si no hubiera estado en castellano), la canción no lo estaba y bueno, cuando activamos los subtítulos entendimos todo.

Hasta aquí fueron mis aventuras en compañía de mi hermano y un amigo con esta saga, aunque continuó muchos años más, pasando por PS3, PSVita, hasta llegar al remake/reboot/coso raro de PS4 de hace un par de años. Estos son sin duda los juegos más divertidos que he jugado nunca, con un humor muy “inofensivo” y tonto. Un humor basado en las situaciones ridículas como transformar a tus enemigos en patos del infierno kamikazes. Aunque de primeras pueden ser complicados, años de jugar, rejugar y ver jugar han hecho que me los sepa de memoria y algunos escenarios pueda hacerlos con los ojos cerrados. Para mí no han envejecido del todo bien, ya que me falta el factor “hacer el cafre en compañía” que tenía cuando era adolescente y sufríamos en los retos, o nos reíamos hasta llorar por la comedia involuntaria que podía ser que de repente te dispararan desde todos lados y huyeras con las botas hacia el vacío.
Pese a esto, siguen siendo unos juegos igual de tontos y entretenidos ahora que hace dieciséis años que salió el primer juego. Para que os hagáis una idea de lo que me gusta esta trilogía, el único perfil de PlayStation Network que he tenido ha sido el Capitán Qwark. Están en la PlayStation Store, para PS3 y creo que para PS4, además del remake/reboot/coso, del que hicieron una película. Que yo os los recomiendo mucho si queréis pasar unas cuantas horas muy Qwarkásticas. Y porque transformar a tus enemigos en animales siempre es divertido.

Cómprame un café en ko-fi.com

Darkor_LF

Difusora de la palabra de Pratchett a tiempo completo. Defensora de causas pérdidas e inútiles. Choconiños o barbarie. Hipster por necesidad. Tengo una pipa falsa. +50 en pedantería.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: