Shadows: Awakening, innovando el RPG isométrico

Shadows: Awakening, innovando el RPG isométrico

Shadows: Awakening es un interesante título desarrollado por Games Farm, editado por Kalypso Media y distribuido en edición física en España por Meridiem Games. Pertenece a la saga Heretics Kingdoms, que se remonta a 2004 con el título Kult: Heretic Kingdoms y que siguió en 2014 con Shadows: Heretic Kingdoms, predecesor directo de Shadows: Awakening.

Este título, como los anteriores de la saga, es un RPG isométrico para un solo jugador con combates en tiempo real. Personalmente, siento un gran cariño por este género, y creo que todos los amantes de los videojuegos tenemos una sensación parecida. Desde el Fallout 1, pasando por Baldur’s Gate, o su reinterpretación Icewind Dale, hasta el mismo Diablo 3, este estilo isométrico ha acompañado a los «errepejeros» (sí, me lo acabo de inventar) durante mucho tiempo y es un género que sigue teniendo relativo éxito (Diablo sigue vendiendo y hace poco el Pillars of Eternity hacía y sigue haciendo las delicias de los roleros).

En Baldur’s Gate (para quienes no lo sepáis, quiso ser una adaptación del sistema de Dungeons & Dragons de 2º edición con ambientación de Reinos Olvidados, porque yo aquí si no menciono el rol de mesa reviento) y otros juegos del género puedes utilizar a un solo personaje o a varios para configurar tu grupo, pero, como detalle original, en Shadows: Awakening esto da una vuelta de tuerca presentándonos a un personaje genial cuya naturaleza ya habíamos vislumbrado en la saga Heretic Kingdoms: el demonio Devorador. Este será el primer personaje que podamos manejar, liberado por un misterioso mago encapuchado que nos guiará en la historia a lo largo del juego haciendo las veces de narrador, y es quien poseerá las almas de héroes fallecidos que devolverá a la vida para que sean parte del grupo, es decir, que podremos controlar a estos personajes a medida que el Devorador los vaya encontrando y poseyendo sus almas; a estos personajes se les llama títeres.

El sistema de marionetas explicado nada más empezar el juego frente a los altares de tres héroes legendarios entre los cuales debes escoger uno para empezar la aventura

Se dice que los Devoradores son demonios que tienen la habilidad de absorber los recuerdos y las personalidades de las almas que adquieren, y esto será relevante sobre todo para el primer personaje que elijamos como títere (Evia, la maga; Jasker, el arquero; o Kalig, el guerrero), ya que indagaremos en el pasado y las circunstancias de su muerte como parte de la historia, aunque en general todos los héroes cuyas almas devoremos tendrán algún tipo de historia que podremos conocer, ya sea en misiones principales o secundarias. ¿Cómo se traduce esto dentro del juego? Con una dualidad que también es muy innovadora para el género: la existencia de dos mundos o dimensiones diferenciadas en el mismo plano de existencia. Por una parte, tenemos al Devorador, que es el único que puede habitar el Reino de las sombras, mundo en el que comenzamos jugando y que tendrá un tipo de enemigos acorde a su naturaleza (demonios, espíritus y bichos del averno varios) además de objetos especiales y personajes con los que solo el Devorador podrá interactuar; por otra, tenemos a los títeres de nuestro grupo (tres, cuatro con el Devorador), que se materializarán en el mundo físico y se enfrentarán a otro tipo de retos, objetos y enemigos, propios del mapa en el que nos encontremos en el Reino Mortal. Solo podremos manejar un títere a la vez, pero podemos ir cambiando entre ellos según nuestras necesidades. Esto también supone que hay menos personajes viéndose al mismo tiempo, con lo cual el combate es más fluido y la pantalla no queda tan cargada de aliados y enemigos.

Transición desde el Devorador a los distintos títeres en el Reino Mortal

El sistema de títeres es bastante dinámico y divertido, ya que pone a nuestra disposición una configuración versátil de habilidades y personajes con hasta 14 marionetas disponibles (aunque no todas a la vez) para realizar combinaciones a la hora de interactuar con el entorno, pero también con los enemigos (algunos se ven afectados por ambos mundos y otros no) y los PNJ: tendrás que ir cambiando entre el Reino de las sombras y el mortal para avanzar, además de ir combinando personajes con distintas habilidades o trasfondos (como, por ejemplo, la raza o el rango que tenga dentro de su sociedad) para resolver situaciones de rol y puzles complejos, sin ningún tipo de penalización o tiempo de espera al cambiar entre personajes del grupo, lo cual es de agradecer.

Con respecto al funcionamiento interno, contamos con los elementos típicos de un RPG: inventario en el que compararemos las diferentes armas y armaduras que nos vayamos encontrado por el juego, habilidades y talento que iremos mejorando a medida que subimos de nivel, y estadísticas que subiremos con los puntos que nos vayan asignando. Además de esto, contamos con un sistema de mejora de equipo basado en las esencias, que solo puede obtener el Devorador en el Reino de las sombras, con las que podremos impregnar el equipo de cada una de nuestras marionetas para mejorar sus estadísticas, incluida la piedra del alma, un objeto común a todos los personajes que tengas en el grupo (todo tiene su toquecito místico, al fin y al cabo los títeres son almas poseídas).

Interfaz de inventario de Evia, la maga legendaria que podemos elegir al principio de la aventura

Por si fuera poco, este título cuenta con voces épicas en una prosa inmersiva que, pese a no estar en castellano, aporta, junto a la banda sonora y los gráficos, un escenario atractivo y coherente con el género fantástico del RPG y sus predecesores que os mantendrá entretenidos durante algo más de 20 horas, muchas más si sois unos completistas y queréis seguir todos los caminos y opciones que nos propone el juego.

Cómprame un café en ko-fi.com

Aixa Algaba Maye
Aixa Algaba Maye @aixalmatrad

Traductora de pelis, series, videojuegos, juegos de rol y de mesa. Consumidora ávida de todo lo anterior, no necesariamente en ese orden.

1 comentario
Zak
Zak 11/01/2019 a las 11:10 am

Los RPG con esta perspectiva son mi debilidad, secuelas de un eterno amor por Baldur’s Gate y derivados, y aunque no había leído u oído nada de este juego hasta hoy, la verdad es que no tiene mala pinta. Gracias por el artículo!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: