Comience a raidear, ¡pregúnteme cómo!

Preparadas para la gloria: World of Warcraft en modo competitivo

Preparadas para la gloria: World of Warcraft en modo competitivo

Ya hemos hablado de coleccionismo, de jugar en modo casual, de batallas de mascotas. Sin embargo, el núcleo fuerte de World of Warcraft lo componen el contenido jugador contra jugador (PvP) o el jugador contra entorno (PvE). 

Ya sabemos que hay tres maneras de hacer las cosas: por las buenas, por las malas y al estilo de Max Power (que es por las malas, pero más rápido). Esto es perfectamente aplicable a nuestro aprendizaje en ciertos contenidos de los MMORPG, sin que World of Warcraft sea una excepción. Comprender los entresijos y matices del aspecto competitivo puede hacerse sin ayuda alguna, pero desde luego nos llevará mucho más tiempo y será notablemente más frustrante si lo planteamos de este modo. Llegamos entonces al artículo que nos ocupa: mis recomendaciones y consejos personales a la hora de plantearnos acceder al high (o moderate) end, es decir, a competir contra otros jugadores a nivel medio-alto. No entro en el nivel casual porque a fin de cuentas para esto tenemos el buscador de grupos o las hermandades soft mode, que nos permitirán hacer las cosas de un modo muchísimo más relajado. 

Disclaimer: Todo esto se basa en mi experiencia personal, centrada sobre todo en PvE (bandas y míticas+). Evidentemente hay varios caminos y cada cual puede tener su percepción.

El hardware

Al principio no le daríamos tanta importancia, pero desde luego es algo fundamental. No necesitamos un PC con el último chillido en tarjeta gráfica, procesador y demás; pero sí será importante que nos permita tener una buena calidad de juego. Esto incluye que no haya interrupciones durante nuestra partida y también es fundamental tener una buena visión, ya que muchas habilidades de los jefes nos requerirán apartarnos de áreas. Aprendí esto a las malas en Solio del Trueno, donde el jefe Durumu creaba un laberinto de humo en un momento determinado. Si golpeabas una pared, morías instantáneamente. Pasé de no sobrevivir nunca a no fallar “simplemente” con el cambio de la tarjeta gráfica de mi obsoleto PC. Resumo esto en “la que no ve es como la que no sabe”. 

Una obviedad es la calidad de la conexión a Internet. En dificultad heroica y mítica habrá ocasiones que tendremos que esquivar habilidades o interrumpir hechizos, y eso debe ser instantáneo o posiblemente causemos la muerte de todos nuestros compañeros de equipo. Si nuestro Internet va despacio nos hará propensos al lag (retraso entre lo que acontece online y lo que nos muestra la pantalla) y por tanto a que fallemos en estas situaciones. Eso como mínimo, porque a veces el lag será tan grande que nos desconectará del juego, normalmente en el momento más inoportuno. Carbot Animations ya dedicó un episodio de WoWCraft a estos jugadores.

Necesitaremos asimismo unos auriculares con micrófono para sincronizarnos con nuestro equipo. No tiene que ser algo carísimo, sino funcional. Lo mismo se aplica a teclados, gameboards y ratones: cada una debe jugar con lo que mejor utilice. Un inciso. Hay mucha tendencia al uso de los ratones gaming, y por tanto la variedad es inmensa, pero hay un sector de jugadoras, en el que me incluyo, que por diversos motivos no pueden usar un ratón de este tipo. En este aspecto se me abrió un mundo de posibilidades con el uso de los gameboards (a veces llamados también gamepads). Básicamente son un miniteclado con una palanca de dirección, para utilizar con nuestra mano secundaria. ¿Cuál es el problema? Que hay pocos modelos comercializados al no ser populares. Tenéis varios dispositivos reseñados en nuestra sección “Cacharritos”.

El conocimiento es poder

En PvE existen actualmente dos tipos de contenido que nos enfrentarán a otros grupos de jugadores: las bandas, ya presentes desde hace años, y las mazmorras míticas+. Estas últimas son una mejora a lo que previamente eran las mazmorras desafío, y consisten en completar una mazmorra en dificultad mítica en un determinado periodo de tiempo. Además, aparecen los afijos, que aportarán extra a nuestro objetivo en forma de monstruos con más vida, tanques con menor amenaza… y que cambiarán cada semana. Si logramos completar la mazmorra a tiempo nos dará un ítem para aumentar la dificultad de la misma, y así ir mejorando nuestra marca. Este nuevo modo de juego ha creado auténticos adeptos, y Blizzard no ha tardado en incluir el Mythic Dungeon International en su apartado de e-sports.  

Explicado esto, huelga decir que múltiples fansites y canales se dedican a la elaboración de guías acerca de estos encuentros. Conocer las habilidades de los jefes antes de enfrentarnos a ellos aumentará tanto nuestras posibilidades de supervivencia como nuestro propio rendimiento. 

Asimismo, también necesitaremos un cierto dominio de nuestra clase. Y esto nos lleva de nuevo a leer, porque no solamente se aprende jugándola. Las guías más utilizadas en este aspecto son las de Noxxic, Icy Veins y Wowhead. Éstas nos ayudarán en nuestra rotación, distribución de talentos e incluso en lo que debemos hacer en los distintos encuentros para que nuestra performance sea impecable. Un pequeño consejo: las páginas WowProgress y RaiderIO ayudan a saber qué jugadores son los que están más altos en el ranking. Con esta información en mano, podemos consultar qué talentos llevan equipados. Porque si los llevan, por algo será. 

Otro aspecto. Según la hermandad pueden requeriros que juguéis tal o cual especialización (un ejemplo son los brujos aflicción y los brujos destrucción) para maximizar el rendimiento. Luego viene el ala dura, que exige que juegues una clase de una determinada raza y así aprovechar las ventajas y talentos raciales. No soy ninguna proplayer, pero mi recomendación es que juguéis la especialización que se os dé bien

Y por supuesto, está el tema del equipo. Conforme derrotemos enemigos nos caerán piezas, pero no todas son iguales. Dependiendo de la clase y de la especialización necesitaremos potenciar unas características u otras, y hay que saber cuáles son nuestras piezas ideales para un máximo rendimiento (se conoce como best in slot o bis).

Ahora bien, hay que tener en cuenta algo fundamental. El pilar principal de nuestro aprendizaje no es ni más ni menos que la práctica. Con cada grupo de jugadores el encuentro será diferente, pero si conocemos la situación y podemos anticiparnos a los problemas, siempre irá mejor. Por eso necesitamos echarle horas y paciencia, mucha paciencia. Os lo dice alguien con más de 300 intentos para matar a Garrosh Grito Infernal en dificultad máxima. 

Wowhead ofrece multitud de guías e información sobre el juego

La movida de los addons

Como conté en el artículo homónimo, las extensiones son muy importantes en este nuestro juego. Hay que tener en cuenta que ocupan espacio, de modo que seamos cuidadosas en nuestra selección para que no nos ralenticen el juego. Vamos a enumerar varias:

  1. El primero de todos, el impepinable, el básico: Deadly Boss Mods (DBM). El único que las hermandades con cierto bagaje nos exigirán para poder jugar en ellas. ¿Por qué? Porque nos muestra alertas individualizadas para cada encuentro, con temporizadores de hechizos, alarmas si estamos en una zona que no deberíamos, marcas a las que debemos ir o enemigos a los que hacer focus. No contentos con ello, se actualiza muy frecuentemente con el fin de darnos toda la información de combate.
  2. Addons de interfaz: Aunque podemos utilizar la básica de Blizzard, lo cierto es que la posibilidad de mover los retratos, barras y demás ayuda bastante. Si tenemos una pantalla limpia será más fácil que veamos las zonas que esquivar, por ejemplo. En mi caso utilizo Dominos y Shadowed Unit Frames. Hay varios que nos muestran además daño realizado, curas recibidas…
  3. Cuantificadores de daño: ¡Ay! Aquí entramos en la sección de la polémica. Si bien los addons tipo Skada, Details y similares nos ayudarán a conocer nuestra actuación durante el encuentro, es muy fácil creer que los números lo son todo. Pero si me permitís un consejo, dps muerto no hace dps. ¿Qué por qué explico esto? Porque en muchas de las hermandades en las que he jugado había miembros que por hacer un poco más de daño o un poco más de sanación apuraban el apartarse, el cortar hechizos, etcétera. Básicamente, olvidaban su labor como jugadores en pos de destacar un poquito más. Y a veces salía bien, pero la mayor parte acabábamos en el cementerio.

Una interfaz limpia es nuestra mejor aliada

World of Warcraft nos ofrece multitud de experiencias y el modo competitivo resulta una de las más atractivas para muchas jugadoras. Aunque puede apabullarnos al principio, conocer los conceptos básicos siempre será un punto inicial sobre el que trabajar. 

Eso sí, hay algo que no nos puede faltar. Jugad con quien os haga sentir bien, donde estéis cómodas. Hacedlo en la dificultad que queráis, porque nadie es más por ir en modo difícil por la vida

Los juegos son para disfrutarlos. Que no os vengan con historias.

Cómprame un café en ko-fi.com

2 comentarios
Utukku
Utukku 08/12/2020 a las 10:35 am

Como jugadora semi-hardcore de mas de 15 años, muy buen artículo e ideal para que las mas nuevas tengan claros algunos conceptos básicos para el PvE competitivo 😀

Alystrin
Alystrin 08/12/2020 a las 2:46 pm

Muchas gracias por tus palabras!! Yo hace un tiempo voy más en modo tranquilo, pero cuando empecé echaba de menos algo así orientativo
Me alegro mucho que te guste!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: