Cuando el 2D te da el ciberbalconing que no sabías que necesitabas

Retroanálisis de Dex

Retroanálisis de Dex

Gracias a nuestras buenas gentes de Patreon he podido descubrir Dex, una joyita indie que consiguió sacar adelante Dreadlocks Ltd. gracias al micromecenazgo y que nos trae el ciberpunk más clásico a los tiempos actuales. He de reconocer que al ver su diseño tan típico de los años dorados del 2D y el plataformeo, en vez de traerme morriña me ha dado un poco de miedo por el tema dificultad, un rasgo bastante arraigado entre los de su estilo y que no disfruto especialmente. Pero entremos un poco en historia antes de avanzar a las mecánicas de acción.

El inicio es brusco, sin calentamientos previos. Eres Dex, una joven normal pero bien situada, que en medio de la noche necesita huir de su casa por consejo de Raycast, un famoso ciberactivista, y porque fuerzas armadas privadas han venido a por ti. Estás totalmente desorientada. Pasas de tu rutina diaria a que te persiga la mayor corporación del mundo, el Complejo. Apenas consigues salir ilesa gracias al aviso e indicaciones de una leyenda hacker. Pero las cloacas a las que te diriges no son más seguras. Mafias y bandas dominan cada rincón de los suburbios, muchas con contacto con las corporaciones. Se vienen tortas desde el primer momento.

Y ahora sí que sí, ya entrada en situación te dicen, más mal que bien, cómo defenderte. Las explicaciones son bastante pobres pero simples: tienes tus puños, úsalos. Puedes golpear, parar, rodar, saltar y derribar. Antes de que sepas qué quiere decir el juego con “derribo” el tutorial habrá terminado y tendrás delante de ti varios enemigos agresivos y alguno incluso armado. No, el inicio no es fácil, y menos para alguien que no está familiarizada con el género. Este escalón de dificultad me hubiera hecho desinstalar el juego en circunstancias normales (y lanzar el PC por la ventana) pero descubrí otras opciones como el… ¿sigilo? No, salir corriendo. Sí. Si no puedes contra ellos y no hace falta matarlos, pues corre. Puede sonar patético pero la opción está ahí. El sigilo es una buena elección si sabes cómo funciona, pues es bastante pobre, pero una vez detectan a Dex solo hay dos cosas que hacer, enfrentamiento o huir, y yo opté por esta última. Pierdes vida pero, mientras tengas suficiente, puedes cambiar de zona y los NPCs no te persiguen más allá de su espacio asignado. Además al principio tienes bastantes puntos donde curarte. Un detallazo. Y recoger todo lo que encuentres en los escenarios es importantísimo, y sí, puedes hacerlo estando en combate.

Captura de Dex donde el Dr Niles nos pide una neuromalla

Esta técnica es muy útil pero, por supuesto, no puede durar. Vas a encontrar enemigos en muchas zonas, y más equipados, además de que necesitas la experiencia que dan al morir, que es bastante, y sueltan objetos varios como munición, curas, dinero, etc. Pero, una vez consigues llegar al punto en el que tendrás libertad para decidir dónde ir y qué misión hacer primero (pues hay muchas secundarias), todo se hace más llevadero. Controlas la situación, has guardado, y empiezas a cogerle el ritmo al combate. Además te introducen en el bello arte ciberpunk del hacking y la realidad aumentada, donde podrás anular cámaras, conseguir información confidencial de ordenadores, o incluso noquear enemigos temporalmente, entre otras maravillas.

El ciberespacio es imprescindible y si le dedicas suficiente tiempo, paciencia y puntos de habilidad puedes quitarte algunos combates de en medio. Al acceder a la RA (realidad aumentada) dejarás atrás el cuerpo real y pasarás a ser una bolita que dispara rayos de energía. Serás capaz de moverte por el escenario como si hubieras parado el tiempo, pudiendo llegar hasta los enemigos a distancia y sin que estos sean capaces de defenderse. Si tienes la habilidad necesaria podrás noquearlos temporalmente. De esta forma también anularás cámaras de vigilancia o harás que las torretas disparen a los enemigos en vez de a Dex. También podrás acceder a ordenadores y demás dispositivos electrónicos con información importante o que controlen algún sistema necesario para avanzar. En este caso, la bolita hacker pasará a estar en un laberinto cibernético lleno de virus, enemigos que lanzan rayos de energía o similares, que intentarán acabar con nuestra concentración. La concentración es nuestra barra de vida dentro del ciberespacio. Si llega a cero, te desconectarás y perderás 50 de vida en el cuerpo real. Así que cuidado.

Este minijuego que supone piratear es difícil, al igual que el combate, y pronto te quedarás sin concentración si no tienes cuidado. La concentración se regenera poco y lento. Todo el juego está diseñado para que el inicio suponga un reto, y que sea satisfactorio superarlo y mejorar. Porque, por suerte, como buen RPG, si te esfuerzas lo suficiente y te paras a hacer secundarias, podrás subir tu nivel y mejorar tus habilidades o adquirir nuevas. Hay ocho ramas de habilidad en total: resistencia, pelea, a distancia, pirateo, cerraduras, carisma, RA y regatear. Por un lado tendrás las enfocadas a combate, ya sea cuerpo a cuerpo o distancia (armas de fuego), y por otro lado el hacking, que serán los dos caminos principales de enfrentarnos y superar el juego. Pero los extras tampoco se quedan atrás en interés. Por ejemplo, la habilidad de abrir cerraduras es muy importante para conseguir más objetos y dinero, además de imprescindible en algunas misiones. Por otro lado, el carisma te dará opciones de convicción en las conversaciones, y así conseguir unos resultados más “felices” (tal vez no necesites matar a nadie esta vez).

Captura de Dex hackeando en el ciberespacio

Aunque la variedad de opciones a la hora de afrontar una misión o reto no sea muy amplia, la hay y se agradece muchísimo, y más en un juego de rol. Es un aspecto muy importante. ¿Quieres conseguir la llave de esta puerta o prefieres subir tu habilidad con cerraduras? La elección es tuya. ¿Quieres pegarte con estos enemigos o salir corriendo? Pues ahí al principio lo tuve claro. Ayudar o delatar. Combate o chantaje. Mejora tus habilidades según tus preferencias porque facilitan muchísimo el juego. A más nivel más puntos y más mejoras, haciendo todo más fácil y accesible. Por supuesto que la dificultad de los enemigos también aumenta, pero no en la misma proporción. Además no es la única forma de hacer a Dex más poderosa, en cierto punto dispondrás de aumentos, también llamados implantes, y de trajes especializados, armagear. En este ámbito de nuevo deberemos elegir, pues solo podrás llevar un número limitado de aumentos y un traje.

No puedo decir que en este juego falte la parte ciber pues, según avanzas, el personaje añade más y más tecnología a su cuerpo. Pero tampoco dejan de lado la parte punk. La trama es principalmente la lucha entre megacorporaciones y hackers. Veremos por todo el escenario y desde el principio las fuertes desigualdades de clase, quienes luchan y quienes se adaptan o acomodan. Se te plantean cuestiones éticas y políticas que supondrán un camino u otro en el destino de Dex. Se tocan cuestiones importantes como el transhumanismo, pero el juego no es lo suficientemente largo para desarrollarlas, dura unas diez horas aproximadamente con secundarias, y los dos finales se quedan escuetísimos en resultados. En este aspecto el juego ha quedado más en un quiero y no puedo.

Captura de Dex en el Barrio Chino

Tengo que destacar que tiene una buena traducción al español. Aunque algunas habilidades o acciones chirríen un poco, supongo que por falta de contexto a la hora de localizarlas, las conversaciones mantienen el tipo y transmiten la carga emocional y de carácter de los diferentes personajes, incluso de los secundarios, que son muy variados. En el aspecto sonoro no puedo decir lo mismo, pues la música, aunque acorde con el estilo, es sencilla y machacona, puramente ambiental, pero cumple su función inmersiva.

Me he quejado un poco de la dificultad, pero tengo que mencionar que además del modo normal, el juego dispone de modo fácil para hacerse más accesible, y eso siempre es de agradecer. La versión que he probado es la Enhanced, por lo que trae mejoras en el hackeo y los trajes especializados (armagear) como principales cambios respecto a la versión original. Dreadlocks Ltd. es un estudio indie que ha conseguido traer un poco de retro a la actualidad con mucho éxito. Puede que Dex no sea un superventas, pero la acción y el mundo que lo conforman logra engancharte y hacerte disfrutar de nuevo del clásico ciberpunk. Tiene un buen equilibrio en variedad y sencillez que encaja muy bien, una pena que la historia principal quede un poco atropellada por su corta duración. Con todo lo he disfrutado y lo recomiendo si os gustan este estilo y los retos.

Este juego se ha comprado gracias al apoyo de la gente de nuestro Patreon. Hazte mecenas desde dos euros al mes.

Cómprame un café en ko-fi.com

Azka
Azka @AzkaLaura

Estudiando para hada madrina, que dicen que para estudiar nunca es tarde. Jubilada de los MMOs. Ahora llevando la magia gamer a las nuevas generaciones.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: