Análisis de Aurora’s Journey and the Pitiful Lackey

Análisis de Aurora’s Journey and the Pitiful Lackey

Las aventuras de desplazamiento lateral han estado presentes siempre en mi vida, igual que las de run and gun, especialmente en recreativas. Si a la mecánica de limpiar zonas de enemigos le sumamos algún puzle en diferentes zonas, además de minijuegos interesantes, tenemos Aurora’s Journey and the Pitiful Lackey, el primer juego de Not So Great Team.

Esta aventura nos transporta a un país mediterráneo en el año 1927, varios años después de que una misteriosa nave llena de robots se estrellara en nuestro planeta. Dichos robots no recuerdan nada del accidente, ni de lo que hacían anteriormente, y el padre de Aurora se embarca en un viaje para investigar todo lo relativo a la nave alienígena Eureka. Sin embargo, éste desaparece y cuatro años después de su misteriosa marcha, su hija y protagonista, Aurora, recibe su diario y se embarca en un viaje por distintas partes del mundo para averiguar qué le ocurrió a su padre.

Nos encontramos ante un plataformas de desplazamiento lateral, con puzles y mecánicas run and gun; cada escenario del juego plantea distintos retos que combinan las tres características. Aurora dispone de un arma para poder enfrentarse a los robotos, los enemigos del juego, y se puede mejorar según vayamos recolectando chatarra y ahorremos el suficiente dinero. Además, el arma incluye un disparo secundario que también se puede mejorar y cambiar según avancemos en la historia. Contaremos además con el Lacayo, nuestro acompañante, al que podremos utilizar para defendernos de los robotos o superar algunas barreras en cada zona. 

Aurora y Lacayo en unas ruinas robóticas

A nivel mecánico el juego es muy sencillo: Aurora se moverá por los distintos escenarios, y según la zona en la que esté, podrá disparar su arma para vencer a las oleadas de enemigos que aparezcan a cada lado. La fuerza y vitalidad de estos aumentará cuando avancemos en el juego. También aparecerán nuevos adversarios robóticos en cada mazmorra, que aumentarán la dificultad de las zonas. La variedad en las distintas fases se agradece, puesto que cada una de ellas tendrá sus particularidades y tendremos que estar atentas a lo que hay. Desde niveles de agua hasta uno helado, pasando por praderas o desiertos: la variedad de zonas también se agradece.  

Además de la exploración, en Aurora’s Journey and the Pitiful Lackey también tenemos dos minijuegos con los que ganar dinero para financiar nuestros viajes: la escritura y el reparto de paquetería. En el primero, tendremos que escribir un relato, donde se ofrecen tres opciones distintas: una de ellas es la que corresponde con la historia, otra pega pero no mucho y la última es de humor. Según lo que elijamos, le gustará más o menos a nuestro editor y nos pagará acorde a ello. Es un minijuego muy sencillo y muy divertido. Sin embargo, el reparto de mercancía se vuelve un poco más complicado, puesto que tendremos que conducir un coche para llevar a distintos puntos de la isla diferentes entregas de peso variable. El coche se vuelve más inestable cuanta más velocidad consiga, así que hay que saber equilibrarlo para poder llevar la carga a su destino sin que se caiga por el camino. La velocidad que alcancemos dependerá de la presión que le demos al gatillo, así que es algo también a tener en cuenta.

Aurora escribiendo una novela romántica

En este punto, sin embargo, es donde más me ha costado hacerme a los controles. Al jugar en PlayStation 4 y manejar el disparo (y por tanto el coche y la cámara) se me ha hecho difícil. Ha sido complicado apuntar con el joystick sin poder regular la sensibilidad y ha habido zonas que he tenido que repetir varias veces. Los controles con teclado y ratón seguramente sean más fáciles de manejar. Además, en algunas ocasiones, los bocadillos de los personajes en las ciudades se hacen complicados de leer por estar tan pequeños o no tener contraste con el fondo. La letra del texto podría ser un poco más grande, puesto que al jugarlo en una televisión hay que acercarse para poder leer todo bien, sin forzar la vista. O podría añadirse una opción para poder cambiar el tamaño y que sea más accesible. Estas dos cosas son las únicas que han podido empañar la experiencia, porque por lo demás, es un juego muy sólido.

Los escenarios de Aurora’s Journey and the Pitiful Lackey son muy coloridos y evocan totalmente la esencia de cada zona, pasando por una ciudad mediterránea hasta una montaña helada o una zona completamente bajo el agua. Las mazmorras se parecen entre sí: todas son lugares muy avanzados tecnológicamente, llenos de aparatos electrónicos y de una estética futurista, creando un gran contraste con el mundo de los humanos, situado en la década de 1920, donde prevalecen las construcciones en piedra y madera, además de un estilo mucho más sobrio. 

El diseño de personajes es muy variado y, aunque la historia tenga un punto serio, sabe manejar muy bien las escenas dramáticas y las más distendidas, todo a través de las conversaciones con los NPCs que nos vamos encontrando a lo largo del camino. El Lacayo es el que hace más bromas o comentarios jocosos a lo largo del juego, creando un muy buen equilibrio entre la seriedad y el humor. 

Aurora y Lacayo en la ciudad bajo el agua

La banda sonora, compuesta por Marika Takeuchi, pianista y compositora japonesa, es perfecta: complementa cada espacio y cada escena de una manera brillante, sin menospreciar ningún aspecto. Es envolvente y muy agradable, terminando de ponernos en situación en cada escenario, y no se hace repetitiva a lo largo de toda la historia. 

Aurora’s Journey and the Pitiful Lackey me ha cautivado en los últimos días: una historia entretenida, con una muy buena música y gráficos, minijuegos llamativos y con un buen punto de humor. Un muy buen debut del estudio Not So Great Team.

Cómprame un café en ko-fi.com

Meren Plath
Meren Plath @serendipia_s

be gay do crime take a nap. soy arándano de Animal Crossing. CEO de las Movidas Nucleares™, testeadora, presento el pugcast, doy mazo la chapa.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: