Starblood Arena, de White Moon Dreams, es un shooter en 360º exclusivo para PlayStation VR que tuve la oportunidad de conocer durante el PS Journey. Además de catarlo, entrevisté a uno de sus creadores, Dave Lee. Semanas más tarde de su presentación, pude explorar el juego con mayor detenimiento para compartir mi experiencia con vosotros.

EL FESTIVAL DE LOS GLADIADORES ESPACIALES

Starblood Arena es un torneo de combates ilegales en los confines del universo, donde gladiadores procedentes de diferentes galaxias se dan cita para destrozarse a tiros desde sus naves espaciales mientras entretienen al público. Nosotros encarnaremos a uno de dichos gladiadores y, sumergidos en la inmersión absoluta que ofrece la realidad virtual, pilotaremos nuestra nave mientras nos enfrentaremos a muerte contra nuestros rivales a cambio de fama y gloria.

Bombardier Comet Base grenades.png
Dentro de PlayStation VR todo es más impresionante, prometido

A pesar del planteamiento violento de Starblood Arena, la estética es muy colorida y cartoon, mientras que la ambientación es muy festiva, con lo que es un título alegre de jugar. En todo momento nos veremos acompañados por el carismático dúo de presentadores J3-RY y Grox, que además de guiarnos en el tutorial amenizarán los combates con sus simpáticos comentarios y que los convertirán en los personajes más queridos de la arena. El doblaje al castellano irá acorde a dicho tono cómico del juego, y recuerda a los videojuegos de la generación de PlayStation 2.

FÁCIL DE MANEJAR, PERO INCOMPLETO

La jugabilidad es muy sencilla y fácil de aprender, y el hecho de apuntar con la mirada es todo un detalle que otorga puntos de comodidad al juego. Debo resaltar que han mejorado el tema de los mareos; mientras que durante el PS Journey los sufrí bastante, y sin embargo durante mis partidas con el juego final no tuve ningún percance de ese tipo.

Existen cuatro modos de juego: el modo campaña para un jugador, en el que ir superando los diferentes niveles de la arena; el modo masacre, en el que eliminar al resto de rivales y en el que podemos luchar en modo individual o por equipos; el modo fútbol, en el que deberemos más tantos al equipo contrario mientras nos enredamos a tiros por abrirnos paso o defender nuestra cancha; y, finalmente, el modo invasión, en el que deberemos defender nuestra base de hordas de insectoides. Durante cada partido, la audiencia votará eventos que añadirán tensión, como un rayo láser gigante que vaya persiguiendo a los pilotos. En cuanto a los escenarios, hay doce arenas cuyas diferencias son meramente visuales y entre las cuales no hay variedad ni siquiera en la distribución, lo cual empobrece la experiencia.

El modo online es el punto más flojo de este título. El matchmaking no funciona la mayor parte del tiempo y, si lo hace, es tras una espera que no todas las paciencias pueden soportar. Durante mis partidas, no me funcionó, con lo cual me quedé con la sensación de estar jugando a un juego incompleto.

Snickers PSX 1.png
Los combates en Starblood Arena tienen una audiencia televisiva que quiere ver sufrir a los gladiadores

PERSONAJES DIVERSOS, PERO DE ATRACTIVO FACILÓN

hqdefault (2).jpg
Alice, experta en explosivos, es pizpireta y alocada, como cabe esperar. Y pelirroja, por supuesto.

En Starblood Arena podemos escoger entre nueve pilotos, a los que iremos subiendo el nivel en cada partida y que serán premiados con nuevos trajes, cascos y mejoras para la nave. El abanico de personajes es muy variado y, aunque todos tienen su encanto, su personalidad y diseño caen en estereotipos archiconocidos. No obstante, cada uno de ellos tiene su propio estilo de lucha para todos los perfiles de jugador; tanto para los que gustan las tácticas a distancia como los que prefieren el bocajarro o tirar de minas explosivas. Cada piloto posee cuatro atributos (velocidad, ofensa, defensa y dificultad), habilidades especiales y armas únicas. Así, tenemos a Elsa, la soldado habilidosa y perfecta en todos los estilos de combate; Blade, el taimado asesino que adora atacar a traición; Alice, la alocada y pizpireta experta en explosivos; Apollonia, la seductora cazadora cuyo diseño recuerda a Widowmaker; Dregg, el siniestro francotirador; El Barón, el cyborg que hace las veces de oda a la hipermasculinidad; Gundo, el robot sarcástico; Buck, el alienígena grueso, bruto y bobalicón; y Tik Tak Toh, el trío de extraterrestres pequeños, adorables y cuyo aspecto recuerdan a los aliens de Toy Story y cuya originalidad reside en que son el tanque pese a su aspecto frágil. Ninguno de ellos me conquistó y eché en falta más componente de lore que me ayudara a cogerles cariño. Asimismo, fue algo decepcionante comprobar que el elenco de pilotos cumplen la norma de que, mientras los personajes masculinos gozan de diversidad de cuerpos, ellas (todas humanas) aspiran a la belleza canónica de cintura de avispa y curvas voluptuosas.  

Snickers PSX 1.png

UN JUEGO DIVERTIDO QUE ACABA SABIENDO A POCO

Starblood Arena ofrece diversión y adicción; la jugabilidad es asequible y las partidas son rápidas. La realidad virtual crea una inmersión indiscutible, la estética es muy vistosa y ambientación es muy resultona. Sin embargo, el juego se queda a las puertas de ofrecer mucho más. Esperamos que el modo online mejore y, con ello, amplíe la vida jugable y las posibilidades de este título que puede convertirse en algo más que un shooter del montón.

Copia de prensa del juego proporcionada por Sony Interactive Entertainment ¡Muchas gracias!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com