Exploración de la violencia en el videojuego: violencia necesaria e innecesaria

Exploración de la violencia en el videojuego: violencia necesaria e innecesaria

23/04/2019 | Artemis | 7 comentarios

Cada cierto tiempo surge, generalmente debido a los medios generalistas, una pregunta que a día de hoy sigue siendo fuente de debate cuando se menciona a la industria videolúdica, en la que participamos tanto quienes estamos dentro de ella como aquellos que la observan desde fuera: ¿Son los videojuegos en su mayoría violentos? ¿Fomentan la violencia los videojuegos? ¿Es recomendable que personas menores e influenciables jueguen a videojuegos a pesar de su contenido violento? La literatura científica no ha dejado de arrojar conclusiones, diversas y a veces contradictorias al respecto. A día de hoy es difícil aún contestar a estas preguntas que traen de calle a figuras de la educación y de la industria casi a partes iguales, especialmente por el efecto que esta pueda provocar en el fomento o la insensibilización hacia la violencia en colectivos más vulnerables.

A mí, sin embargo, me surgen otra clase de inquietudes cuando pienso en la violencia en el videojuego, muchas de ellas relacionadas con el carácter interactivo de este medio. Porque la violencia, como estímulo, alberga tantos significados y provoca tantas emociones y pensamientos en el jugador dependiendo de su contexto y de la forma en la que esta se presenta, que a mí se me antoja incompleto hablar de únicamente un tipo de violencia. Es por ello que, a través de estos textos, quiero crear una serie de discursos que hablen de los diversos usos y significados de la violencia dentro del videojuego. No con la intención de resolver las preguntas que me formulo, sino con el deseo de que vosotros, como lectores, os las formuléis también por vosotros mismos. Porque podemos dedicarle mucho tiempo y esfuerzo a hablar de la violencia dentro del videojuego, pero antes de eso quizás es preciso detenerse un momento y asegurarnos de que la comprendemos en su totalidad.

Violencia necesaria y violencia innecesaria

El videojuego, casi por definición, es el resultado de una serie de sistemas y de normas que se le presentan al jugador como condición para finalizarlo, para “ganar”. Estas normas por lo general tienen un carácter implícito, ya que la información que nos muestra la pantalla pocas veces nos dice qué debemos hacer para ganar, pero sí que nos indica a la perfección cuándo hemos perdido. De esta manera, y gracias a la interacción constante del jugador con las normas del entorno, sabemos que para ganar el primer nivel de Super Mario deberemos, imprescindiblemente, saltar por encima de las plataformas, evitar caer en los precipicios, no permitir que los goombas o las tortugas nos golpeen y, por último, atravesar la línea de meta; incumplir alguna de estas condiciones supone no terminar con éxito el nivel.

mario-1-1

Primera fase del primer Super Mario (Nintendo)

Aunque estos no son los únicos elementos de esta primera fase. La primera pantalla de Super Mario también nos muestra las monedas, el champiñón rojo, la flor de fuego y la estrella que concede invencibilidad durante un tiempo limitado. Pero estas, aunque también constituyen normas implícitas del juego y afectan de forma directa a los elementos de éste, no son condición ni necesaria ni suficiente como para ganar no solo el primer nivel, sino todo el juego de Super Mario. Podrías terminar el juego sin la necesidad de tocar una sola moneda, champiñón o estrella.

A la hora de explorar la violencia dentro del videojuego, específicamente analizando si esta es necesaria dentro de las normas internas que rigen cada título, una de las preguntas que podríamos realizarnos es: ¿Podría terminarme el juego sin ejercer la violencia sobre nadie? ¿La violencia dentro de este título se parece más a la estrella de invencibilidad, o es un requisito tan imprescindible como sortear una caída?

El mismo Super Mario del que nos hemos valido a lo largo de todo este ejemplo, a pesar de que en su primer nivel la violencia no sea condición necesaria ni suficiente para superarlo, no se libra de la violencia obligatoria. El sistema de jefes finales de este juego hace, en este caso, la violencia un elemento clave dentro del conjunto de normas implícitas de este título. Es una situación frecuente dentro del medio encontrarnos con ejemplos de títulos en los cuales podemos, en gran medida, eludir la violencia de forma voluntaria, pero que se vuelve necesaria e inevitable en determinados momentos. Incluso títulos como Dishonored, que permiten sortear el nivel de diversas maneras en las que se incluyen las vías no violentas, culminan sus fases con enemigos finales a los que no solo deberemos agredir, sino que tendremos que acabar con sus vidas si deseamos continuar con la historia. Son similares ejemplos como Fallout o Elder Scrolls, que a pesar de su componente rolero y su voluntad por hacerte encarnar el tipo de persona que deseas ser en un mundo amplio y lleno de posibilidades, dentro de esta libertad no existe la vía de la no violencia; al menos si quieres finalizar el juego.

En otra situación paradigmática y contradictoria se encuentran los MMORPG o los MOBA, juegos que requieren de la cooperación con otros usuarios y que, por lo general, permiten adoptar diferentes roles que a priori nos podrían dar a entender que ejercer violencia es un acto que podemos evitar, aunque el propio juego implique intrínsecamente involucrarnos en situaciones violentas. No obstante, estos juegos requieren en determinados momentos utilizar los comandos de ataque; ya sea para defenderte en una situación clave, para aumentar las habilidades no ofensivas de tu personaje, para apoyar en el daño a un enemigo demasiado potente… haciendo que, aunque elijas ser un sanador o un defensor, la situación requiera de ti que optes por vías violentas.

ffxiv_21062015_215411

A pesar de ser una profesión centrada en la sanación, es imposible alcanzar la clase de Mago Blanco en Final Fantasy XIV (Square Enix) sin dañar a nadie

No obstante, existen juegos que nos ofrecen la opción de disfrutarlos y completarlos sin la necesidad de ejercer violencia hacia ninguno de los elementos del juego. Títulos como Stardew Valley, Fantasy Life o Mario Kart contienen dentro de su sistema de normas internas mecánicas que permiten la agresión a otros, pero no son condiciones ni suficientes ni necesarias para finalizarlos. De esta forma, podemos alcanzar el éxito sin dañar a ninguna criatura o alcanzar el primer puesto en la carrera sin colisionar, entorpecer o hacer estallar por los aires a ningún otro competidor.

dims.jpg

Derrotar enemigos es una posibilidad pero no una necesidad en Stardew Valley (ConcernedApe)

Ante esta sucesión de ejemplos, y tras dibujar las líneas que, considero, separan la violencia necesaria e innecesaria dentro de los diferentes títulos donde es posible ejercer la violencia, no me queda más que terminar este artículo clarificando que no se pretende dotar de una carga emocional o incluso peyorativa al uso de la misma. El objetivo del que espero que sea una saga de artículos de exploración de la violencia dentro del videojuego es, sin más pretensiones, desgranarla para así permitirnos contemplarla desde diferentes puntos de vista. Y ya de paso, darme cuenta de toda esa cantidad de juegos que limitan nuestra capacidad de decisión de ejercer o no la violencia cuando ésta forma parte de su sistema de normas implícitas.

Cómprame un café en ko-fi.com Become a Patron!

Artemis
Artemis

Mi profesora de primaria me dijo que nunca sería nada en la vida. Quince años después aquí estoy, graduada en psicología y escribiendo sobre videojuegos en internet. Sigo sin saber si darle o no la razón. En Twitter me convierto en ajolote.

7 comentarios
Klint-psk
Klint-psk 23/04/2019 a las 11:30 am

Muy interesante y un debate necesario. Yo me di cuenta con los Deus Ex que cuando se me daba la opción de no matar, en parte por empatía y en parte por reto autoimpuesto, siempre la prefería. Seguía eligiendo vías violentas y usando armas, pero me enfocaba totalmente en porras aturdidoras, dardos sedantes y sprays de pimienta. Un día de estos tengo que hacerme una partida totalmente de sigilo sin herir siquiera. Y cuando jugué a Undertale me fui a la pacifista de cajón.
Me encantan los combates pero al mismo tiempo me gustaría que hubiese más juegos donde no los necesitase.

Jorgecho II
Jorgecho II 23/04/2019 a las 12:00 pm

Yo también espero que sea una saga de artículos. Me parece un tema interesantísimo *__*

qwerty_bcn
qwerty_bcn 24/04/2019 a las 7:38 pm

No tengo muy claro que el Mario Kart no sea un juego «violento». Otro tema es que el resultado de esa «violencia» sea mas o menos cuqui o mas o menos gráfica. Y los juegos de gestión y simulación al final suelen conllevar una «violencia economica sistemica» bastante importante (el triumfo solo suele llegar por la vía de ganar mas dinero que los rivales, colonizar mas tierras, etc…).
No tengo ni idea de si la violencia en la ficción es necesaria o no. La violencia existe, y seguramente existirá siempre (no creo que una super nova arrasando media galáxia pueda considerarse algo no «violento») así que supongo que la ficción, en todas sus encarnaciones, tiene derecho ha hablar de ella. Aunque con ello siempre se corre el problema de «la normalización». Quizás al final no hayan respuestas correctas y quizás al final cualquier opción siempre termina generando cosas malas (o potencialmente malas, aunque no seamos capaces de darnos cuenta o asumirlo).

Artemis
Artemis 25/04/2019 a las 6:15 pm

¡Buenas! Gracias por tu comentario.

A lo que me refiero en este artículo concreto cuando me refiero a la violencia necesaria o innecesaria es tomando como referencia las normas intrínsecas de dicho juego. Si necesito ejercerla para ganar o pasarme el nivel.
En el caso del Mario Kart es opcional. Yo puedo embestir y tirar objetos a mis rivales, pero no es condición necesaria ni suficiente como para ganar una partida. Puedes ganar sin hacerlo y aunque lo hagas puedes no ganar.

Espero que así se entienda un poco mejor bajo qué parámetros se ha explorado la violencia en este caso. En próximos artículos de esta misma serie se abordarán otros temas que has mencionado, como la violencia «cuqui» en contraposición a una violencia estéticamente desagradable.

QWERTY_BCN
QWERTY_BCN 25/04/2019 a las 10:09 pm

Por algún motivo no puedo responder directamente a tu mensaje Artemis 🙁
Hace mucho que no juego al Mario Kart pero ¿seguro que se puede ganar sin usar «habilidades»/ejercer algún tipo de «violencia» contra otro corredor? Porqué lo que yo recuerdo (seguramente mal) era que no utilizar ninguna habilidad implicaba no ganar la carrera (supongo que utilizando atajas y «potenciadores» de velocidad sí que se podría lograr).

diodo
diodo 01/05/2019 a las 10:12 am

Me ha parecido muy interesante tu articulo sobre la aplicación de la violencia en un videojuego. Leyéndolo me ha recordado Metal Gear en la que la dificultad iba cambiando dependiendo de la violencia que utilizásemos en el juego. En algunos momentos es mas fácil avanzar eliminando directamente a los enemigos y en otras partes el aturdimiento o directamente pasar absolutamente desapercibido, aunque más dificultoso sera «bonificado» precisamente por el hecho de no finiquitar a nuestro enemigos. Kojima, no se si pretendiéndolo o no, ya pone en la tesitura al jugador el empleo de «grados de violencia».

Ibra
Ibra 13/05/2019 a las 12:39 pm

Gracias por el artículo, y ojalá sea una saga, que efectivamente es un tema muy interesante 🙂

Entre los conceptos de violencia que piensas tratar están también la simbólica, aparte de la material y económica? O cosas como si juegos que te ponen ante situaciones violentas de por si, como los que abordan temáticas como la depresión o las migraciones forzosas, tienen o no la consideración de ‘juegos violentos’ (o si deberían o no tenerla)…
Estos artículos son un oasis en el mundo actual, donde tenemos tan normalizada e interiorizada muchos tipos de violencia que ni notamos que están, pero nos señalan solo la material.

Muy prometedora la temática, en cualquier caso.
Muchas gracias por currártelo, y esperamos con ganas el próximo n.n

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: