Análisis de Loop Hero

Análisis de Loop Hero

En el principio había nada, que estalló.
Lores y damas, Terry Pratchett

El mundo ha desaparecido por completo. Sólo hay una fogata, un camino y una figura. En seguida se pone en movimiento, se encuentra unos limos en el camino y acaba por morir.
Es el final.

O puede que sólo sea un nuevo comienzo.

Ahora hay un campamento apenas digno de ese nombre entre el barro. Una persona que habla con otra enfundada en una armadura. Reconoces a esta última como la que has visto al inicio. Ambas figuras hablan y descubrimos que el mundo ha desaparecido por culpa del Lich, y lo poco que se ve proviene de los recuerdos de la persona en armadura. Así, esta vuelve a emprender el viaje por el camino, dando vueltas, matando enemigos y recordando cómo era el mundo antes. Una y otra vez en un bucle infinito, que sólo detiene la muerte, avanzando poco a poco para conocer qué ha pasado en el mundo.

Esta es la base de la historia de Loop Hero, el roguito que es la última creación de Four Quarters Studio, creadores de Please, Don’t Touch Anything. Los elementos que encontramos no son desconocidos: personas con amnesia destinadas a salvar el mundo, un Lich que busca el fin de todas las cosas, que sólo exista aquello a lo que podemos poner nombre o recordar… Lo interesante es cómo se combinan entre sí para dar algo que no se parece en nada a lo que hemos visto antes. Y esto es la base del juego a nivel mecánico.

Para empezar, no manejamos a nadie. La figura con armadura se mueve de forma automática y combate por su cuenta. Cuando se inician los combates, sólo podemos esperar conteniendo el aliento. A medida que avancemos conseguiremos armas, armaduras y accesorios que podremos equiparle para mejorar distintos parámetros, nada más. La falta control sobre la figura no implica que no podamos interaccionar con ella de ninguna forma y es aquí donde viene lo novedoso de Loop Hero.

Al derrotar los distintos enemigos, conseguiremos unas cartas que podremos ubicar por el escenario y es cuando las cosas empiezan a ser interesantes. Cada carta trae aparejados unos beneficios y unos costes: las arboledas nos darán materiales, pero aparecerán loborratas cada 2 días. Por cada elemento que pongamos en el mapa, se generará un cambio en el mundo. En nuestra mano estará decidir qué tipo de cambio.

Imagen con distintas cartas de Loop Hero

Escoge bien tus cartas

A cada nueva vuelta deberemos evaluar qué hacemos, no sólo con las cartas que tenemos, sino si nos arriesgamos a seguir avanzando. Esto implica más materiales, mejores cartas y equipo, pero también enemigos más fuertes y la posibilidad de morir en el camino perdiendo los recursos recolectados. Estos los necesitaremos en el campamento, ya que a medida que progresemos, iremos recordando más y más cosas, reconstruyendo poco a poco el mundo. En todo momento, nuestra única interacción será a través del escenario en contra de lo que encontramos en los videojuegos. Una experiencia más cercana a los idle games que a lo más habitual pero que nos mantiene con la vista en la pantalla sin parpadear.

Apartar los ojos de la pantalla puede implicar nuestra muerte al iniciarse una combinación de elementos que no habíamos tenido en cuenta. Porque cuando crees que tienes todo bajo control, desbloqueas una carta, o una interacción que hace que las reglas del juego cambien por completo. Algo tan común como desbloquear una clase nueva redefine el juego por completo y lo vuelve algo totalmente distinto al desbloquear formas nuevas de interactuar con el entorno. La curiosidad por estas interacciones es una de las cosas que enganchan por completo. Descubrir cómo se relacionan determinados elementos entre sí y averiguar un poco más de qué ha pasado en el mundo.

Porque aunque el vacío y la nada rodean el mundo, sus habitantes siguen allí tratando de sobrevivir. Y es posible que nuestras acciones no les reporten el mismo beneficio que a nuestro campamento. Nuestro avance estará salpicado de pequeños momentos que nos darán más información sobre el mundo y tratar de averiguar por qué el Lich ha eliminado toda la existencia y hacernos una idea de qué había antes. Aunque es probable que no nos guste la respuesta.

Nos encontramos en Loop Hero un juego atípico, no sólo a través de su no-acción, sino en la forma que interaccionamos con el juego. Si normalmente esperamos de forma pasiva que el juego cause algo que nos permita generar un efecto, aquí nosotres somos quienes generaremos las causas para conseguir el efecto deseado.

El aspecto gráfico se mueve en la misma línea de contradicción: el escenario inicial son poco más que cuatro píxeles formando un monigote pero en el momento que entramos en combate vemos que todo tiene gran detalle, con un estilo gráfico pixel art. De igual forma, el ambiente oscuro y opresivo que rodea este fin del mundo es increíblemente bello. Pese a usar tonos muy apagados, el juego consigue un aspecto visual potentísimo y fácilmente reconocible.

Pantalla de inicio de Loop Hero con el logo

Ojalá un fin del mundo así de bonito siempre

Lo mismo se puede decir del apartado sonoro, donde cada nuevo elemento que consigamos tiene un sonido determinado que nos dará una pista de lo que hemos conseguido. Por otro lado, las canciones que oíremos una y otra vez no se harán repetitivas en absoluto. Por terminar de comentar el apartado técnico, el juego está localizado a varios idiomas, incluido el castellano, y permite cambiar la tipografía a una pensada para gente con dislexia.

Loop Hero trabaja con elementos de sobra conocidos pero los combina de una forma que no habíamos visto. Trata temas muy explorados, como son el olvido y la existencia (o no existencia) de las cosas sólo como una base común entre seres humanos. Desde cosas mundanas como denominar “mesas” a un conjunto de objetos de características similares a conceptos abstractos como “compasión” o “bondad”. Este tipo de cosas son las que deberemos traer de vuelta en Loop Hero. También conceptos como “asesinar”, “hambre” y demás cosas menos bonitas, que forman parte de este mundo y no pueden separarse de él. ¿Merece entonces la pena? ¿Merece la pena pagar el coste por el beneficio? La mejor forma de averiguarlo es investigando de vuestra mano en el juego. O con más gente, tanto dentro como fuera del juego, pues eso nos hará descubrir nuevas interacciones. Porque no existimos en el vacío y nos podemos apoyar para conseguir más cosas y saber más. Y al final, quién sabe dónde estará la respuesta. Quizá al final de esta última vuelta.

Copia de prensa facilitada por Four Quarters Studio.

Cómprame un café en ko-fi.com

Darkor_LF
Darkor_LF @darkor_LF

Difusora de la palabra de Pratchett a tiempo completo. Defensora de causas pérdidas e inútiles. Choconiños o barbarie. Hipster por necesidad. Tengo una pipa falsa. +50 en pedantería.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: