La fraternidad en Final Fantasy

La fraternidad en Final Fantasy

Dentro de todas las historias sobre familias que podemos encontrar en la ficción, las relativas a hermanos como elemento central me llaman mucho la atención. Uno de los ejemplos que se me viene siempre a la mente es Fullmetal Alchemist, que trata muchos temas pero que no deja de ser la historia de dos hermanos que sólo se tienen el uno al otro. Agradezco encontrar esta clase de tramas o subtramas en videojuegos y más cuando están presentes en una de mis sagas favoritas: Final Fantasy (FF). Como era de esperar, toca analizar las relaciones fraternales en algunos de los últimos juegos, sobre todo en el caso de FFXV y FFXVI. Cuidado porque habrá spoilers de los juegos numerados del FFX en adelante.

Porque los hermanos han estado presentes en muchos juegos de la saga, casi desde sus orígenes, pero en los últimos han cogido más peso en las relaciones en el grupo. Podemos considerar los vínculos de dos tipos: sanguíneos y no sanguíneos. En el caso de los primeros, los veremos mucho en los FF del X al XIII y sobre todo los conocemos por las ausencias. En el caso del FFX, la muerte de Chappu, el hermano pequeño de Wakka, es un trauma sin resolver para él. Con la aparición de Tidus, este pasa a ocupar este hueco dejado por el hermano perdido, lo que ayuda a la superación del trauma y forja una nueva relación fraternal.

La ausencia también es algo que marca el caso de Vaan en FFXII, en este caso con la de Recks, su hermano mayor. Conoceremos más de este y su relación con Vaan por el hueco y el legado que dejó. Cabe destacar que siempre se nos muestra que Vaan echa de menos a su hermano pero sin culparle por haber ido a la guerra, donde muere. Esta muerte será la forma que tendrán los Ocurios de intentar manipular al grupo para sus planes, que no tiene éxito al no albergar Vaan este resentimiento y ganas de venganza, que acabarán por encontrar en Ashe.

Vaan, Reks, Lighinting y Serah Farron

Por contra, resentimiento (y cosas por decir) es lo que caracteriza la relación entre Lightning y Serah en FFXIII. En este caso Serah está viva pero cristalizada, que es casi equivalente. En este caso veremos cómo justo antes de que suceda esto las hermanas habían discutido. A medida que avancemos veremos los motivos de la discusión, centrados por el rol de Lightning de hermana mayor que se ve forzada a cargar con la crianza de la pequeña, y que acaba por volcarse demasiado en su trabajo para darle lo mejor y provocando que se distancien. La cristalización de Serah hará que su hermana reflexione sobre su relación y lo que ha provocado este distanciamiento.

Para los dos siguientes juegos quiero pararme un poco más, pues son los más interesantes y muestran dos tipos de hermanos: amigos que son como hermanos y hermanos de sangre.

Final Fantasy XV

Aunque haya gente que pueda ver que todos son hermanos entre sí, me cuesta mucho definir todas las relaciones como tales (el Promptis vive, la lucha sigue). Voy a centrarme en el protagonista del juego, Noctis, ya que su relación con el resto del grupo es la más interesante. Dejando de lado a Prompto, quedarían Ignis y Gladio como sus hermanos mayores. Si hay algo que llama la atención, y que define a estos tres, es el hecho de que Noctis es el príncipe (y luego rey) y los otros dos sus siervos. Esto lo veremos en los cortos de Brotherhood, donde se nos muestra el pasado de los personajes y veremos los inicios de las amistades.

Noctis (vestido de mariachi), Ignis, Gladio y Prompto contemplando la puesta de sol desde lo alto de un faro

En el caso de Ignis vemos que es el mayordomo real, igual que su padre lo es de Regis. Esto quiere decir que es el encargado de lavarle los calzoncillos a Noctis, lo que marca mucho la clase de relación que tendrán. La principal labor del mayordomo será la de cuidar al príncipe: vigilar que se coma las verduras, que no viva en una pocilga y demás. En el juego, vemos cómo esta labor se extiende al resto del grupo y será quien ejerza de mediador en muchas de las pequeñas riñas que suceden durante la historia. Será también el más formal y el que tome un rol más de hermano mayor que vela por el cuidado del resto, porque te da igual cuidar de un hermano pequeño tonto que de tres. Esta relación además se caracteriza por la formalidad de Ignis en el trato, como una forma de guardar las distancias y seguir siendo sólo el mayordomo real, aunque queda claro que su relación va más allá.

El caso de Gladio es ligeramente distinto al de Ignis, ya que se puede permitir una mayor cercanía emocional con el príncipe al ser su Escudo Real. Tiene un rol de protección pero no de cuidado, lo que le da la oportunidad de tomarse más libertades con Noctis. Algo a destacar es que, aunque sea el mayor del grupo, esto no se refleja en su comportamiento, más cercano a un hermano mediano rebelde. Lo cual hace que sea el más “conflictivo” de los cuatro, siempre picando al resto e incluso dejando el grupo temporalmente sin decir nada a nadie. Pese a su actitud de “lobo solitario”, cuando Ignis pierde la vista vemos que le afecta, descargando su frustración en Noctis. Y asistimos a lo más cercano a una pelea real entre ambos. La libertad de su rol hace que sea quien juzgue más duramente al príncipe, pues no se preocupa de tener un comportamiento correcto o no herirle. Esto hace que sea un hermano más exigente y severo.

Ignis, Prompto, Noctis y Gladio en el Regalia

La rudeza de Gladio contrasta con la delicadeza de Ignis, lo que nos permite apreciar muy rápidamente qué roles cumplen ambos y cómo se complementan. Mientras podemos considerar que Ignis sobreprotege a Noctis, también será quien le brinde consuelo. Por otro lado, la actitud ruda de Gladio esconde la exigencia de que Noctis puede (y debe) hacer más.

Las relaciones entre los tres (cuatro) protagonistas son complejas y muy bien definidas. Sobre todo las conocemos a través de las pequeñas interacciones entre ellos a medida que recorreremos el mundo, donde podemos apreciar la multitud de matices que tienen sus relaciones. Aunque marcadas por el hecho de que Noctis es rey, al final tenemos a dos hermanos que cuidan y educan al más pequeño y vago de los tres.

Final Fantasy XVI

El juego más reciente de la saga, por lo que advierto que tiene detalles importantes de toda la trama, incluido el final.

Lo que más caracteriza a este juego es que manejaremos a Clive durante tres momentos de su vida: adolescencia, veintena y treintena. Esto aporta un punto de vista distinto a lo que acostumbramos en la saga, siendo los protagonistas unos eternos adolescentes o jóvenes. Esto nos permite ver una clase de comportamientos algo más calmados, típicos de la madurez frente a esta eterna rebeldía adolescente de la que somos testigos.

Lo que define principalmente a Clive es la relación con su hermano pequeño, Joshua. A ambos los conoceremos en el prólogo, con 15 y 10 años respectivamente. Clive tiene un rol de hermano mayor protector por varios motivos. El principal es que él no es el portador del Eikon del Fénix sino Joshua, lo que hace que este pase a ser el heredero del ducado, lo que hace que Clive se erija como el protector del Fénix y reciba su bendición. Por otro lado, se nos comenta que la salud de Joshua es frágil, lo que junto con el candor e inocencia con el que se nos presenta, entendemos mejor la autoimposición de Clive de protegerle en todo momento, lo que hace que sea el Hermano Mayor™.

Clive hablando con su padre con Jill y Torgal de fondo

Esta situación le provoca mucho dolor a Joshua, que no termina de comprender por qué todo el mundo debe sacrificarse por él. Y menos su hermano mayor, por el que siente verdadera admiración y la cual veremos en este primer tramo jugable. Por desgracia, acontece la tragedia del Pórtico del Fénix, dándose ambos por muertos y relegando a Clive a la tarea de Portador y carne de cañón para el ejército del Imperio.

Todo este primer tramo vemos cómo Clive debe lidiar con la culpa de no haber podido proteger a Joshua del ataque de Ifrit, para más tarde tener que hacerlo con el sentimiento de ser él el causante de su muerte. Este hecho marcará profundamente a Clive: ha vivido ocho años pensando en el fracaso de su labor de protector, pero aún podía cumplir un último acto de expiación con la venganza. La cual deja de tener sentido al descubrir que fue él mismo el ejecutor del Fénix como el Eikon Ifrit. La presencia de Cid consigue ofrecerle un nuevo objetivo en la vida y que no caiga en la desesperación absoluta. Sin embargo, en los acontecimientos finales de esta parte Clive ve a su hermano, pero sin poder hablar ni interactuar con él, descubriendo que sigue vivo.

Lo curioso en este momento es que de aquí en adelante los roles se invierten por completo y Joshua pasa a ser el protector de su hermano mayor, algo que se mantendrá lo que queda de juego. Por un sentido de la responsabilidad que ha tenido desde joven, Joshua toma más carga de la que debe sobre sus hombros para proteger a Clive de su destino. A lo largo del juego veremos cómo ambos quieren proteger al otro, lo que provoca que no tengan ningún aprecio por su propia supervivencia, lo que a su vez enfada al otro hermano (y al resto de personas).

Joshua de niño

Donde mejor vemos esta relación es cuando por fin se reencuentran en la última parte del juego, y que nos regala una de las batallas más bonitas y espectaculares en nuestro enfrentamiento contra Bahamut. Desde este momento, veremos cómo poco a poco los dos hermanos ponen al día una relación que, pese a la distancia temporal, no se ha enfriado. Lo más duro para Clive es asumir que su hermano sigue siendo el pequeño pero no el niño de 10 años que dejó en el Pórtico del Fénix. Pese a esto, la relación entre ambos es de confianza y fraternidad ante todo, mostrando unas interacciones que se sienten muy reales, sobre todo porque en este caso ambos están vivos y son hermanos sanguíneos.

Aparte de la relación entre Clive y Joshua, me gustaría mencionar la relación entre Eloise y Theodore, donde otra vez vemos estos roles de hermanos que se quieren ante todo y no dudan en hacer cualquier cosa por proteger al otro del mundo exterior, aunque eso les acarree sufrimiento.

Aunque no tiene tantos pequeños momentos como Final Fantasy XV, las relaciones fraternales en el XVI están muy bien escritas y transmiten muy bien esa idea de confianza y protección que sientes hacia tu hermano. Son de las relaciones que más me han gustado, quizá marcadas por el hecho de que se centran en los aspecto más positivos, dejando que los conflictos sean externos, o que ambos hermanos están presentes y vivos. La confianza y complicidad entre Clive y Joshua son de los grandes momentos del juego y ojalá más historias fraternales en videojuegos de este tipo.

Carta de Joshua adulto a Clive pidiéndole que le proteja

Aunque marcadas por las ausencias, las relaciones fraternales han ido ganando importancia en los últimos juegos numerados de la saga hasta desembocar en el caso de Clive y Joshua, que representan una de las relaciones entre hermanos más bonitas que he visto en la ficción y que se ha vuelto una de mis favoritas de la saga. Esto no desmerece algunas de las relaciones previas, pues se han sabido explorar conflictos de distinta clase en las diferentes entregas. Porque al final lo que importa en esta saga es con qué nos sorprenderá cada nueva entrega.

Humble Bundle Instant Gaming

Cómprame un café en ko-fi.com

Darkor_LF
Darkor_LF @darkor_LF

Difusora de la palabra de Pratchett a tiempo completo. Defensora de causas pérdidas e inútiles. Choconiños o barbarie. Hipster por necesidad. Tengo una pipa falsa. +50 en pedantería.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: