Un plataformas de los viejos, pero en nuevo

Análisis de A Hat in Time

Análisis de A Hat in Time

En julio me pasé A hat in time, un juego desarrollado por Gears for Breakfast que tuvo su primera aparición en PC en octubre de 2017 gracias a un Kickstarter. Posteriormente, fue recibiendo su portabilidad para PS4, Xbox One y finalmente para Nintendo Switch, donde yo lo he jugado. Aunque hay diferencias notorias entre jugar en PC y jugar en consola, como es por ejemplo el uso de mods y otros, preferí decantarme por la Nintendo porque me parecía mucho más cómoda de jugar, como suele pasarme si tengo que elegir entre estar sentada delante del ordenador o poder tirarme en el sofá o la cama a jugar. 

El comienzo

Antes de entrar en mecánicas y esas cosas, voy a explicaros un poco sobre el juego. El original es en inglés y trata al personaje como HatKid, en género neutro, y nunca te dicen qué género tiene (el español carece de género neutro, por desgracia), probablemente haya sido traído el femenino al traducir el videojuego. Por comodidad al haber jugado en español, voy a tratar a HatKid en femenino. 

Como iba diciendo, eres una chica que tiene el poder de controlar el tiempo gracias a unos relojes llamados piezas temporales, que tú custodias, claro. El juego trata sobre el robo de éstos y tu misión de recuperar todos para volver a casa. ¿Y cómo sucede esa pérdida? Pues, al pasar cerca de un planeta desconocido, una persona te golpea en el cristal de tu nave y te dice que oye, que no puedes pasar por ahí sin pagar la tasa de recolección diaria. Aunque no hayas pisado Mafia Town has pasado cerca, hora de apoquinar pasta —sí, un señor respirando en el espacio, vamos a ver un montón de chorradas ingeniosas así por todo el juego—. Hay una ligera disputa porque intenta colarse por una ventana y la acaba partiendo, provocando que todas las piezas temporales se vayan volando y se esparzan por todas las regiones del planeta.

Tu deber es recuperarlas todas, ya que eres la encargada de custodiarlas, y llevártelas a casa. Comienzas en la región Mafia Town junto a una misteriosa chica con bigote que conoces en tu aventura… y no digo más, para no desvelar nada del juego.

Mecánicas y controles

Plataformeo y acción pura y dura. Si lo que estás buscando es investigar por mundos 3D y saltar mucho, es tu juego. Consta de 5 regiones, cada una tiene varios actos para hacer, un jefe y piezas temporales que recopilar. Conforme vas avanzando en el juego, pueden abrirse nuevos actos llamados “grietas temporales” donde hay niveles únicos y con un poco de más de dificultad, de saltos y caídas en ensayo y error, hasta conseguir el reloj. Tendremos un contador de 4 vidas que al acabar gastándose, nos devolverán al inicio del mundo. Curiosamente el juego no cuenta con un Game Over propiamente dicho. Los controles cotidianos de este género son los que nos pondrán la dificultad conforme vayamos avanzando. Las primeras regiones no tendrán más que saltos y planeos fáciles (por supuesto que puede volar, ¡no es humana!), mientras que cuanto más nos acerquemos al final más enemigos habrá y más obstáculos requerirán un poco de destreza. La niña puede utilizar la habilidad de su sombrero, siendo el básico señalar dónde se encuentra ubicada exactamente la pieza temporal. En todos los actos existe un objeto de coleccionismo muy útil llamado “lana” que te permite coser nuevos sombreros (aquí viene la gracia de llamarse HatKid) los cuales te permitirán adquirir nuevas habilidades como correr más, tirar pócimas de alquimia o ver bloques ocultos que al comienzo del juego ves transparentes. Por supuesto, comenzaremos actos en los que no podremos acceder a ciertos lugares porque nos falte un sombrero, así que cuando lo tengamos en nuestro poder tendremos que volver al mismo para acceder al nuevo sitio.

HatKid con un señor mafioso.

HatKid con un señor mafioso, de la famosa Mafia Town

Otra cosa con la que cuenta el juego son los pines, un objeto equipable que va pegado al sombrero que lleves en ese momento y será visible (esto es un detalle del juego, pero es bonito). Los pines nos permitirán añadir una facilidad o habilidad al juego, como por ejemplo, no morir si caes desde muy alto o poder utilizar un garfio. Se pueden comprar a un mercader con apariencia glitcheada, una especie de ente repartido en los distintos actos, con la moneda del juego: unas bolitas que contienen gemas y se van guardando. Hay que tener ojo porque intentará colarnos unos pines con unas moscas muy llamativas rondándolas que, en realidad, sirven para añadir dificultad al juego, como por ejemplo, muerte súbita.

A Hat in Time cuenta con un modo cooperativo que traerá a BowKid, una niña que solo aparece en el modo cooperativo, no tiene otra usabilidad más que este modo. El cooperativo lo probé brevemente en un acto donde, por lo visto, no fue muy buena idea. Sin entrar en spoilers, el acto te obliga a utilizar el botón de interactuar en el entorno y el segundo jugador carece de ello, por lo que al no poder utilizarlo siempre acababa muriendo. Posteriormente lo probamos en un entorno más corriente pero nos pareció un poco confuso manejar a ambos personajes en la misma pantalla sin liarla mucho.

Gráficos y banda sonora

Los gráficos son amistosos, con formas poligonales simples y muy coloridas. Todo será reconocible a simple vista, ya que lo importante contará con brillos alrededor (piezas temporales, coleccionables, etc.) y los enemigos normalmente te apuntarán con la mirada y les saldrá un signo de exclamación en la cabeza con estilo de cómic. Las pantallas de carga de los actos tendrán un dibujo precioso que hará un breve resumen visual de lo que va a ocurrir en esa misión. Aunque no suelo dar mayor importancia a los gráficos de un videojuego, me ha gustado mucho porque algo que recuerdo de juegos más viejos, de puro plataformas y acción, como Super Mario 64, es la de colores y cosas llamativas que hay en la pantalla, haciendo que quieras ir a todas partes y tengas que ordenar tu cabeza mentalmente para ir primero a un lado y luego a otro.

La banda sonora ha sido mayormente compuesta y dirigida por Pascal Michael Stiefel, conocido en internet como Plasma3Music por crear música en videojuegos. Otros artistas que han participado en su creación son Qumu, AdulescensF, Carlos Eiene, Echorobot y Cameron Munoz. Dejo por último para nombrar con mucha admiración a Grant Kirkhope, conocido por crear la música de la saga Banjo Kazooie. Aun con esto, pidió personalmente que se le sacara del álbum, por razones desconocidas. Los temas sabrán reflejar bien en qué tipo de nivel estamos jugando, desde actos más oscuros hasta temas únicos para zonas de un acto concreto que le darán una personalidad especial.

Coleccionismo

Contamos con varios objetos coleccionables alrededor de todos los actos que nos harán querer conseguir el 100% del juego. Las reliquias nos permitirán acceder a nuevas grietas temporales (necesarias para poder conseguir todas las piezas temporales del juego) y las monedas de máquina tragaperras nos darán acceso a una ruleta en la cual podremos ganar nuevos trajes, tintes para nuestra ropa, remixes de temas del juego e incluso cambiar la apariencia de nuestros sombreros. Sin embargo, para poder utilizar esta máquina tragaperras tendremos que conseguir al menos 3 monedas. Sobre las grietas temporales extra que abren las reliquias, dentro de las mismas habrá 9 imágenes para recolectar y un porrón de monedas de máquina tragaperras. Si te pasas la grieta y consigues la pieza temporal, se desbloquearán unas fotografías que explicarán historia de esa región. Es muy interesante de conseguir para comprender un poco más a los personajes, por lo que recomiendo encarecidamente hacerlas. No por nada son los niveles más difíciles del juego.

The Snatcher con HatKid.

Una de las mejores historias es la que contiene a este personaje

DLCs y mods

A Hat in Time cuenta con dos DLCs llamados Seal the deal y Nyakuza Metro, que habilitarán 2 nuevas regiones con sus distintos actos, además de nuevos tintes, sombreros y cosas que nos harán seguir disfrutando más aún del juego. No los he jugado, pero por lo que he podido ver en el menú, uno de ellos añade lo que normalmente se conoce como “modo desafío”, es decir, una dificultad extra en los niveles como puede ser no usar nunca el sombrero o no saltar, entre otros. 

Los mods —para quien no lo sepa, los mods son modificaciones que pueden añadirse como una extensión a un juego, normalmente creado por fans—, son algo de lo que no he podido disfrutar en la Nintendo Switch pero, por lo que he ido investigando, son una comunidad gigantesca que los propios desarrolladores del juego apoyan, teniendo su propia sección para que puedas implementarlos. Como podéis imaginar, existe casi cualquier cosa posible para añadir al juego y hacerlo diferente. 

Inspiraciones para el juego

Como target perenne de Nintendo, A Hat in Time se me hace un mix bastante divertido de chascarrillos y humor entre Super Mario 64, Banjo Kazooie y Paper Mario. Los personajes que conozcas por cada región tendrán su propia historia, como por ejemplo: un grupo de mafiosos que tiene a una ciudad aterrorizada, otra que tendrá una batalla entre un grupo de búhos y pingüinos por el premio a la mejor película aviar del año, u otro donde tendremos un tenebroso bosque con una terrorífica historia detrás de los que viven allí. En la mayoría de diálogos jugarán contigo y serán responsables de más de una risa, ya que las personalidades son muy variadas y hay más de una sorpresa entretenida. Las grietas temporales se podrían asemejar a los mundos ocultos de Super Mario Sunshine o las estrellas verdes de Super Mario Galaxy, y hay mismamente un personaje que hace un guiño a los tesoros malvados de Paper Mario: La puerta milenaria, insultándote y riéndose de ti.

Por último, mis impresiones

Al comienzo de A Hat in Time, se me hacía un poco torpe porque parece un juego de hace 10 años, pero la verdad es que no ha sido un problema a la hora de ir enganchándome. Su historia parece algo complementario: pierdes unos objetos, hay que recogerlos y peleas con un jefe final esperado, no hay más. Lo que hace realmente llamativo a A Hat in Time son las mecánicas, los personajes, el humor y las ganas de ver cómo será el próximo acto con nuevas dificultades. Vaya, lo que viene a ser un plataformas del bueno. 

¡Os dejo el tráiler para terminar de convenceros para jugar a este grande!

 

Cómprame un café en ko-fi.com

Rena
Rena @bolverkr

Pasionaria del Tales of Symphonia. Sincorazón obsesionada con el número 11. hack//. You cannot oppose fate, so... Blame your fate! Creadora del Insolente Color Rosita.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: