La próxima vez nos vamos a la montaña

Análisis de Fobia – St. Dinfna Hotel

Análisis de Fobia – St. Dinfna Hotel

Cada cierto tiempo se estrenan en los cines casi simultáneamente películas que comparten aspectos importantes de su línea argumental. Esto ocurrió con Armageddon y Deep Impact, y con Volcano y Un pueblo llamado Dante’s Peak, por ejemplo. Y, casualidad o no, ha sido el caso de Fobia – St. Dinfna Hotel y MADiSON, con una cámara fotográfica en el centro de la acción. Posteriormente la historia de ambos juegos toma caminos distintos, pero no deja de ser una curiosidad interesante.

Fobia – St. Dinfna Hotel es el nombre del primer título de los brasileños Pulsatrix Studios, y que ha sido publicado por Maximum Games (responsables de juegos tan icónicos como Vampyr, entre muchos otros). En España la distribución viene de la mano de Tesura Games, pudiendo encontrarlo disponible en múltiples plataformas, tanto en formato digital como físico.

Ambientado en un hotel que pasa de ser un agradable destino vacacional a un infierno en llamas, Fobia bebe directamente de clásicos de terror como Resident Evil y Silent Hill. La inspiración es más que evidente tanto en el tipo de enemigos, que nos recordará a los engendros de la mansión de los Baker en REVII como en el sistema de gestión de recursos. También uno de los enemigos principales nos trae a la memoria inequívocamente al emblemático Némesis, y encontraremos asimismo pequeños homenajes a productos clásicos de terror como la serie The Walking Dead.

El juego, como suele ser costumbre en los títulos de terror más recientes, es una aventura en primera persona. Lo protagoniza Roberto Leite Lopes, periodista que acude al hotel Santa Dinfna para investigar sobre un culto religioso y su relación con sucesos paranormales en la ciudad de Treze Trilhas. Desapariciones misteriosas, ruidos, avistamientos de entes sobrenaturales… Lo poco que ha averiguado tiene que ver con una niña de aspecto macabro, que porta una máscara de gas. Para su sorpresa, él mismo es víctima de uno de estos sucesos durante su estancia. Contará desde ese momento además con una cámara fotográfica, que mediante su objetivo le conecta con otro mundo con el que podremos interactuar para avanzar. Esta mecánica recuerda mucho más a The Medium que a MADiSON u Outlast.

A través del objetivo de la cámara, vemos que la pared pone (en portugués): El fin está cerca

Ya estamos dando ánimos

Sin embargo, y a pesar de su estética, nos encontramos ante un título que, aunque tiene momentos de terror y situaciones desagradables, está más centrado en la resolución de puzles. El combate es bastante sencillo, y no tendremos que solucionar acertijos con la presión de monstruos persiguiéndonos. Éstos son bastante lentos y no suelen plantear mayores problemas siempre y cuando nos mantengamos a cierta distancia. Únicamente los enemigos tipo insectoide me resultaron un poco más complejos, puesto que son más complicados de detectar y atacan bastante a traición. Asimismo, al final de determinadas zonas nos encontraremos con jefes que nos harán esforzarnos un poco más.

La mayor parte de las mecánicas consisten en desentrañar combinaciones de cajas de seguridad y puertas, que nos darán acceso a objetos que necesitamos para desbloquear nuevas zonas. Eso sí, necesitamos contar con buena memoria si no queremos estar todo el rato revisando las notas que hayamos conseguido. Por esto, recomiendo jugar con papel y bolígrafo cerca y así apuntar cuanto necesitemos. Hay múltiples acertijos opcionales, algunos de los cuales pueden resultar un tanto tediosos, pero nos aportan recursos extra y averiguaremos más acerca de la trama. Un punto extra de dificultad lo traen los puntos de guardado. Situados en determinados relojes del juego, están relativamente dispersos y pueden ser algo complicados de localizar, sobre todo al principio de nuestra andadura.

La historia se encuentra dividida en ocho episodios y alternaremos entre controlar a Roberto y a Cristopher, el fundador del hotel. No comparten línea temporal: el periodista se encuadra en el periodo actual y Cristopher vive en 1920. De este modo iremos comprendiendo los acontecimientos que han llevado a la situación actual. Podemos acceder también al diario de Roberto, que hace un resumen de lo descubierto y además añade reflexiones personales y datos extra que hayan podido pasársenos por alto. Los textos que encontraremos a lo largo de nuestra partida se encuentran en portugués. Sin embargo, los diálogos están en inglés y todo el contenido está subtitulado al castellano.

Las opciones de accesibilidad son múltiples en este caso. Al ser un juego en primera persona la sensación de mareo cinético puede ser fuerte, pero los desarrolladores han previsto esta situación. Tendremos la posibilidad tanto de deshabilitar el desenfoque de movimiento como de añadir un marco alrededor de nuestra pantalla, opciones ambas que disminuyen esta sensación. También aparece una configuración especial para personas con daltonismo, y podremos elegir tamaño de los subtítulos. No aparecen modos de dificultad, pero podremos hacer nuestra experiencia más cómoda con la asistencia al apuntado y las recargas de munición extra opcionales al enfrentarnos a los jefes.

En una sala llena de intestinos colgando, un cartel advierte en portugués "No abra"

La verdad que no, no era mi intención

Aunque podemos emplear teclado y ratón o mando, lo cierto es que esta última opción en el momento actual no es factible. No es posible ajustar la sensibilidad de los joysticks del controlador, y ésta es tan alta que el más mínimo movimiento hace que la cámara gire a una velocidad excesiva. Con el teclado y el ratón, por el contrario, no se da esta situación, lo que me lleva a recomendar su uso. Aun con todo, Fobia marea, y mucho. Tanto la propia cámara como la velocidad excesiva al realizar ciertas acciones (por ejemplo, cuando se desencadena una escena que nos acerca un objeto) hace que, si somos muy sensibles al movimiento, necesitemos jugar en sesiones cortas si no queremos más de un dolor de cabeza.

Fobia – St. Dinfna Hotel es un survival horror que homenajea a los clásicos. Nos plantea una historia muy interesante, y aunque el modo de narrarla se hace a veces un poco pesado, los misterios que envuelven al hotel son atractivos y querremos saber más. El ambiente es su característica más destacada, sin acertijos que supongan una complicación excesiva en su mayor parte, ni un combate demasiado pulido. Su mayor punto débil se encuentra en los controles y la cámara, que son francamente mejorables y pueden echar atrás a quienes sean sensibles a la cinetosis. Sin embargo, y aún con sus fallos, es un título que sin duda disfrutarán los amantes de los survival horror más tradicionales.

Clave proporcionada por Tesura Games.

Cómprame un café en ko-fi.com

Alystrin
Alystrin @Alystrin

Cosplayer, otorrinolaringóloga, streamer y, sobre todo, mamarracha profesional. Cuqui del almendruqui que no dudaría en sacarte las muelas por tus "incorrecciones políticas"

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: