Análisis de Insomnis

Análisis de Insomnis

Uno de los recuerdos infantiles más frecuentes son las casas de pueblo. Llenas de sombras que no reconocemos y ruidos inidentificables en un ambiente por otro lado muy silencioso. Aunque según vamos creciendo la sensación se atenúa, lo cierto es que de pequeñas suele darnos más bien miedo. Es por eso que los viejos caserones son un recurso frecuente en la temática de terror. Este mismo miedo infantil (y a veces adulto) lo ha aprovechado estupendamente el estudio barcelonés Path Games en Insomnis.

En Insomnis conoceremos a Joe Castevet, de quien inicialmente sólo sabremos que ha heredado una mansión de su abuelo. Éste es el primer punto importante de la historia: no hay explicación inicial. No sabemos quiénes son Joe ni su abuelo, no hay tutorial ni nada que nos ponga en situación. La historia se irá conociendo mediante los documentos que recopilemos en las distintas habitaciones.

Otro modo de saber qué ocurre aparece también por los coleccionables, en concreto las postales que Joe envió al abuelo durante sus estudios. Misivas que jamás recibieron respuesta alguna. Otros objetos opcionales son unos peluches infantiles, con nombres en homenaje a grandes directores de cine de terror.

Captura de Insomnis. Charlie escucha su canción sentado sobre la mesa

«Verás, cuando algo pasa quedan huellas. Es como el olor a quemado. Y tal vez cosas que han pasado dejan otro tipo de huellas» Stephen King

Conforme transcurra el tiempo empleado en la exploración iremos recopilando objetos útiles, que servirán para acceder a nuevas zonas. Destacan asimismo los puzles, de los que hay abundancia en variedad y cantidad. Muchos de ellos son más bien poco intuitivos, y nos harán esforzarnos un extra para resolverlos. La casa no es demasiado grande, pero su configuración es dinámica e irá cambiando y ampliándose conforme avancemos.

Además, utiliza otro elemento que, bien llevado, puede darnos un mal fario impresionante: los niños. Veremos sus habitaciones con dibujos aparentemente inocentes, alegres. Pero aun así no podremos pasar por alto cámaras de seguridad u objetos que nos harán sospechar que no eran precisamente felices. ¿Qué ha ocurrido? Es la pregunta que nos haremos durante la mayor parte de nuestra partida.

No abusa de jumpscares y los sustos son moderados, porque lo que realmente asusta es el ambiente. La casa se encuentra en absoluto silencio inicialmente, pero los efectos de sonido ponen los pelos de punta por momentos. Muchas veces no sabremos si son fruto de nuestra imaginación o si están realmente presentes en el juego. Además, el título  se juega en primera persona y con una linterna (al más puro estilo de Outlast). Esto hace que creamos ver cosas por el rabillo del ojo que no siempre son reales.

La influencia de Layers of Fear es patente en este título. No solo por su protagonista de origen misterioso, sino por el escenario siempre cambiante. Por la sensación de que existe un mal intangible que no podemos ver, pero sí percibir sin lugar a dudas. Sin embargo, no abusa de la sorpresa y los efectos de sonido como puede ocurrirnos en Outlast. No hay gore ni violencia desmedida. Es un walking simulator relativamente tranquilo, pero más que efectivo.

Un ascensor deja ver una siniestra luz roja al otro lado

La mansión Castelvet es más que una simple casa

Además, tiene un punto compartido con el fallido P.T. y el aterrador Visage: la casa en la que ocurre todo. Al contrario que pasa en muchos juegos tipo Resident Evil, donde nos invaden mugre y bichos, la mansión donde transcurre Insomnis podría ser cualquier lugar. Por este motivo la expectación y los silencios son fundamentales, porque no cuenta con el punto de repulsión que acarrea el abandono.

Como ocurre con muchos juegos desarrollados en nuestro país, el idioma del audio es inglés, aunque está completamente subtitulado al castellano (entre otros). Vimos una situación parecida con Blasphemous y más recientemente con Grotto, de Brainwash gang. El motivo más frecuentemente aludido suele ser económico. La localización suele ser un proceso largo y costoso, y la mayor parte de empresas de rating y testeo emplean únicamente la lengua inglesa en su trabajo. Queda por ver si en un futuro tendremos disponibilidad de voces en nuestro idioma, pero por el momento no parece una opción a corto plazo.

Insomnis no es un título innovador. Los walking simulator (y los juegos de terror per se) suelen adolecer de cierta monotonía, y una vez conocemos el género es complicado encontrar cosas que nos sorprendan. Pero debemos tener en cuenta que estamos hablando del primer título de un estudio independiente pequeño. Y aunque no introduzca novedades jugosas, es un juego bien hecho. Los puzles son frecuentes y con diversas mecánicas, sin caer en la obviedad. La ambientación es francamente buena. Y, por si fuera poco, es eficaz en lo que busca: nos hará sentir miedo sin que haya ninguna causa evidente para el mismo.

Clave de prensa proporcionada por Path games

Cómprame un café en ko-fi.com

Alystrin
Alystrin @Alystrin

Cosplayer, otorrinolaringóloga, streamer y, sobre todo, mamarracha profesional. Cuqui del almendruqui que no dudaría en sacarte las muelas por tus "incorrecciones políticas"

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: