Al pasar la barca, me dijo el barquero «las niñas bonitas no pagan dinero»

Análisis de Charon’s Staircase

Análisis de Charon’s Staircase

¿Sentís eso? La spooky season ha llegado y, con ella, el momento de apagar las luces, enchufar los auriculares y sumergirse en una experiencia de terror apropiada. ¿Y qué mejor para ello que un jueguico recién salido del horno? Charon’s Staircase llega justo a tiempo para ponernos la piel de gallina y os aseguro que merece la pena.

Encarnaremos a un agente que se hace llamar Desmond al que le ha sido encomendada la misión de recuperar y destruir unos documentos. Para ello, deberemos visitar Oack Grove, un lugar dejado de la mano de Dios que esconde oscuros secretos… y algún que otro susto. Al parecer, el Ministerio, aquellos que nos han encomendado la misión, desea encubrir el proyecto Alfa. Y lo que vamos a encontrar no será un paseo por el campo. Sobrevivir se convertirá en nuestro principal objetivo.

Nos encontramos ante una aventura en primera persona que mezcla terror y misterio. Un walking simulator en el que recorreremos diferentes escenarios siguiendo la trama. En determinados momentos, deberemos resolver una serie de puzles de los que requieren papel y lápiz y nos obligan a movernos por la estancia atendiendo a lo que nos rodea. Buena parte del tiempo con la tensión a flor de piel, dado que los sustos no son pocos. Además, no se limitan a eventos discretos que ponen la piel de gallina, sino que en alguna que otra ocasión nos encontraremos los clásicos sobresaltos aderezados con un sonido estridente. Por si la mera visión de algo que aparece de pronto o que no debería estar ahí no fuera suficiente.

Por suerte, tampoco estamos ante un título que abuse en exceso de este recurso y, aunque pegaremos más de un bote en el asiento, contaremos con bastantes momentos de calma. Calma relativa, por lo que podamos encontrar. Pero algo es algo. Tampoco viviremos persecuciones o la tensión de enfrentarnos a un enemigo que podría acabar con nuestra vida.

Lo primero que nos llamará la atención al iniciar nuestra aventura será la impresionante interpretación del narrador. Una voz profunda que nos envuelve y nos conduce en todo momento. Aparecerá justo en el momento oportuno, sin guiarnos demasiado ni desaparecer por completo. De las que dejan huella y no queremos dejar de escuchar. Ello sumado a una atmósfera imponente hará que, como poco, disfrutemos de la inmersión. Antes siquiera de saber más de la historia, Charon’s Staircase ya nos habrá atrapado.

Y es que cuenta con una ambientación simplemente increíble. El apartado audiovisual está tan bien cuidado que invita a sumergirse y dejarse llevar. Gráficamente, recorreremos escenarios sobrecogedores, desde nuestros primeros pasos por el bosque, hasta los pasillos de la mansión o del hospital. En cuanto al sonido, nos envolverá y acompañará en cada momento, aderezando cada situación a la perfección desde lo más ambiental hasta la melodía escogida. Todo debidamente seleccionado. Nada sobra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además, podremos regular independientemente las diferentes secciones del apartado audiovisual para configurar una experiencia a nuestro gusto. Y, de igual modo, Charon’s Staircase se encuentra disponible en múltiples idiomas, entre ellos el nuestro, pudiendo seleccionar uno diferente para audio y para subtítulos.

En cuanto a sus mecánicas, no hay mucho que mencionar. Se trata de un título sencillo donde caminaremos, interactuaremos con algunos elementos del escenario y tendremos acceso a un diario. Si bien podremos acelerar el paso, no podremos agacharnos, atacar o defendernos. Pero tampoco será necesario. Y aunque en determinado momento utilizaremos una linterna, ésta se encenderá y apagará automáticamente cuando toque.

Asimismo, se puede manejar tanto con mando como con ratón y teclado. Pero cabe decir que, si bien ambas opciones resultan cómodas, el control con mando peca de hacernos mover el puntero con el joystick derecho. Movimiento que a mí no me resulta del todo cómodo.

Por su parte, podremos explorar libremente, aunque siempre dentro de los límites del escenario en que nos encontramos. Además, la exploración per se no tiene recompensa de ningún tipo, dado que iremos descubriendo los coleccionables del juego a lo largo de la aventura, resultando bastante difícil perderse alguno. Está claro que Charon’s Staircase no quiere que nos vayamos por las ramas, siendo un título bastante lineal.

No se trata de una aventura especialmente larga, pero completarla puede que nos lleve más de una sesión. Sea porque disfrutamos con su ambientación o porque se nos atasca algún que otro rompecabezas. Dado el caso, siempre recomiendo cerrar un rato el juego y volver con la mente despejada. Sobre todo si queremos evitar una frustración innecesaria que nuble nuestra experiencia. Además, cuenta con función de autoguardado, aunque podremos asegurar nuestro progreso en determinados puntos del mapa si lo deseamos.

Charon’s Staircase es una aventura que merece la pena disfrutar. Sin abusar demasiado del susto gratuito, consigue generar tensión en quien juega. Además, cuenta con una historia que engancha y unos puzles que conseguirán hacer que nos devanemos los sesos. Prestar atención al entorno será vital, aunque recomiendo tirar de papel y lápiz para ahorrar viajes. Y también es importante, si no queremos perder el hilo, atender a las notas, ya que ni las guardaremos ni las podremos consultar más adelante a través del diario. Hecho que, he de decir, me dio un poco de lástima. Aunque, por suerte, seguir la trama no es complicado. Sea como sea, si no habéis decidido todavía un jueguico para la noche más terrorífica del año, os animo a darle una oportunidad a Charon’s Staircase. No os defraudará.

Clave proporcionada por SOEDESCO.

Cómprame un café en ko-fi.com

Aonia Midnight
Aonia Midnight @AoniaMidnight

Curiosa, reflexiva y torpe // Palomitas y cerveza // Psicóloga porque lo dice un título // Mi mente está llena de mundos en los que evadirme // Nothing is true, the cake is a lie

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: