Ha pasado mucho tiempo desde que vi por primera vez a esa niña diminuta del chubasquero amarillo que sostenía un mechero en mitad de la oscuridad. No sabía nada de ella ni de cómo sería su historia, pero las pocas y espeluznantes imágenes que habían salido de “Hunger” (así se titulaba el juego en aquel entonces) me enamoraron por completo. Más de dos años después he podido jugarlo antes de su lanzamiento el 28 de abril, y hoy, en Todas Gamers, os cuento cuál ha sido mi experiencia.
Lo primero que nos llama la atención de Little Nightmares (desarrollado por Tarsier Studios y editado por Bandai Namco) es su apartado visual. La ambientación nos sitúa en lugares oscuros y tétricos, pero provistos de cierto encanto, como en un horripilante cuento infantil. El halo de terror del juego es quizás tan efectivo por ese contraste entre lo grotesco y lo bonito, lo violento y lo inocente. Mientras jugaba han sido tres los referentes que han acudido a mi cabeza, empezando por los asfixiantes entornos victorianos de las películas basadas en novelas de Dickens, pasando por el destartalado mundo de “Alicia en el país de las maravillas” y acabando con el clásico de Ghibli: “El viaje de Chihiro”. Tres fuentes que, en mi opinión, podrían haber sido la inspiración para crear el increíble mundo que conocemos en Little Nightmares.
En él encarnaremos a una niña llamada Six, y será nuestro objetivo escapar de “Las Fauces”, el lugar en el que despertamos y del que el jugador no sabe absolutamente nada cuando comienza esta historia. Algo similar que ya encontramos en otros títulos con los que Little Nightmares guarda parecido, como es el caso de “Inside” (Playdead, 2016), donde tampoco se nos da ninguna información previa y el protagonista es un niño.
En Little Nightmares estaremos indefensos ante cualquier peligro, lo que significa que nuestras interacciones con el entorno se basarán en el sigilo. Podremos correr, saltar, trepar, mover y arrojar objetos, lo cual nos permitirá ir avanzando por los cinco niveles en los que está dividido el juego, que se corresponden con cada uno de los niveles que Six va subiendo en busca de la salida. He observado que la curva de dificultad es algo irregular, llegando a su punto más alto en la tercera parte, pero la tensión, sin embargo, sí que se va generando de manera ascendente, llegando a tener momentos verdaderamente escalofriantes en el penúltimo nivel (que ha sido mi favorito, por cierto). En ese punto sencillamente no pude dejar de jugar. Os aseguro que quería parar porque llevaba horas (me lo he pasado en un día), pero alcancé ese estado de inmersión que tira de ti como si estuvieras rodando por una pendiente y por mucho que quisieras no podrías parar; necesitas seguir mirando, llegar hasta el final.

LN_WLU_Screenshot_01_HidingFromJanitor_1486047557_1492112741
Bandai Namco (Departamento de prensa)

El apartado sonoro es, junto al visual, otro de los grandes culpables de que Little Nightmares nos tenga clavados al asiento y una de las mayores virtudes de este título. Los sonidos ambientales y la música se adaptan perfectamente a cada tramo, dan muchísima vida al juego y refuerzan esa atmósfera de cuento grotesco que mencionaba al principio de la reseña. Habrá momentos en los que una bonita melodía se rompa con el grito de alguna criatura que ha empezado a perseguirnos y toda la escena se llene de ruidos, alaridos y golpes que nos pondrán el corazón en la garganta mientras tratamos de escondernos, porque no olvidemos que Little Nightmares es un juego de terror, y en ese sentido creo que aporta frescura a lo que la industria nos ha estado ofreciendo del género.
Una de las cosas que más me ha gustado es que ha sabido fusionar a la perfección el concepto del miedo y la inocencia. Poniendo a una niña pequeña en un entorno desproporcionadamente grande y siniestro consigue transmitirnos una sensación constante de indefensión que no cambia a lo largo del juego, pero sí va adquiriendo matices que podrían ser importantes a la hora de interpretar qué nos está contando Little Nightmares.

LN_WLU_Screenshot_03_LookingAtTheCages_1486047558_1492112745
Bandai Namco (Departamento de prensa)

Toda historia que merezca la pena ser contada esconde detrás una intención, y en casos como este, donde el mensaje no se expresa de manera explícita en ningún momento, sino que está escondido en aquello que vemos, las interpretaciones pueden ser de lo más variadas. Según la sinopsis del juego, las criaturas que aparecen en él son ánimas corrompidas, y los terrores a los que nos enfrentamos son los de nuestra infancia. Sin embargo esa sólo es la realidad del juego, que como todos sabemos puede usarse para contar algo más que no tiene por qué verse en la capa superficial de la historia.
Personalmente, y sin entrar en spoilers, creo que Little Nightmares podría tomarse como una metáfora de lo que significa crecer. En este caso el viaje de Six se tomaría como el paso de la infancia hasta la vida adulta, que aquí estaría representada por las criaturas que intentan capturar a Six y devorarla, dándole al personaje esos matices en su inocencia que comentaba antes y que entenderéis mejor cuando juguéis. De hecho, después de haberlo acabado, creo que el primer título que tenía el juego, “Hunger” (hambre), es una pista de lo que Little Nightmares trata de plasmar en su historia. El hambre insaciable que aparece en el juego nos está diciendo algo de nosotros mismos, de la sociedad que todos formamos y de lo que implica adaptarse a ella para poder sobrevivir. Aunque esta, por supuesto, es mi interpretación personal y puede que no se parezca en absoluto a la vuestra, la cual estaré encantada de que compartáis conmigo cuando juguéis.

LN_WLU_Screenshot_02_JanitorWorkshop_1486047557_1492112743
Bandai Namco (Departamento de prensa)

En definitiva, estamos ante un título de terror diferente a lo habitual, con una ambientación fabulosa que destaca tanto en lo visual como en lo sonoro, y unas mecánicas fluidas que hacen que jugar sea una experiencia muy agradable e inmersiva. Os aseguro que una vez lo empiezas es difícil no quedarse pegado a la pantalla hasta acabar la partida. Así que ya sabéis, no lo comencéis por la noche si no queréis que os quite el sueño.

¡Avisados quedáis!

 

Clave ofrecida por Bandai Namco para su reseña.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com