Lo que pides vs lo que te llega por AliExpress, versión videojueguil

Final Fantasy XV y Cyberpunk: expectativas y resultados

Final Fantasy XV y Cyberpunk: expectativas y resultados

Se han escrito ríos de tinta sobre Final Fantasy XV por esta web, para sorpresa de nadie. Más de una de las redactoras es fan de la franquicia, y siendo éste el último juego numerado que se ha publicado hasta la fecha, no es raro que esta entrega sea popular por aquí.
Como mucha gente sabrá a estas alturas, FFXV tuvo un camino muy alborotado desde que empezó su desarrollo. Comenzó con un concepto muy oscuro, conectado con FFXIII y su mitología, y acabó dando un giro total que decepcionó a muchos pero que también gustó a otros tantos. Tras más de 10 años anticipando una historia, para que al final nos dieran otra que no tenía nada que ver.

Y, para muestra, un botón. Cuando se lanzó FFXV en 2016, Square Enix se inclinó por el formato de narrativa transmedia, como con otras de sus entregas. Para no aburriros mucho con la teoría de cerebro gordo, se trata de un formato audiovisual que se basa en presentar una historia en distintos medios y plataformas de comunicación, dando así a los consumidores la oportunidad de controlar cómo vivir esa experiencia. Así, el universo de FFXV se compiló y lanzó en formato película (Kinsglaive), anime (Brotherhood), libros (The Dawn of the Future y Parting Ways), y diversos juegos para móviles (King’s Tales, Justice Monsters, A New Empire). A esto, además, se añaden 4 DLCs al videojuego base (Episodios Gladio, Ignis, Prompto y Ardyn). Una historia completita… y al mismo tiempo no.

A mucha gente no le gustó eso, usando argumentos como que era complicado seguir la historia o que no se entendía la línea temporal y el universo que contenía la narrativa. Sorprendentemente (tecleo de forma irónica), no he visto a nadie decir lo mismo sobre otros universos ficticios que se han lanzado en formato transmedia. Títulos ultra conocidos como Star Wars o El Señor de los Anillos son grandísimas obras con un gran impacto cultural a todos los niveles, que se han lanzando en distintos formatos mediáticos, y pocas veces se ha criticado que “la historia sea difícil de comprender” o que “es necesario tener acceso a varios medios para disfrutar”. ¿Por qué molesta tanto que FFXV saliese así?
La respuesta, en mi opinión, no tiene nada que ver con los formatos en los que el universo de FFXV se ha publicado. No es la primera vez que Square Enix hace algo similar con Final Fantasy, ya que en su afán por exprimir la historia de FFVII también se ha recurrido a diversos medios fuera del videojuego. Y algo similar ha pasado también con Kingdom Hearts, que inicialmente tenía cada entrega en una plataforma de consola distinta y hasta hace relativamente poco era imposible jugar en un solo medio.
No. No es que moleste que FFXV esté publicado en varios medios, es que la gente tenía ciertas expectativas sobre el videojuego que no se cumplieron.

Siempre serás canon en mi corazón, Noctis del FF vs XIII

Ícaro surcando los cielos y como CDPR se la pegó bien fuerte

La comidilla del 2020 en la industria del videojuego fue el tremendo fracaso que resultó el lanzamiento de Cyberpunk 2077. Una historia poco épica en comparación con los tráilers, muchos retrasos en la fecha de lanzamiento, una experiencia de juego que se veía entorpecida constantemente por los numerosos bugs y un sistema de juego que deja frío a cualquiera. Todo esto, de la mano de una empresa que trajo un videojuego tan mítico y recordado como The Witcher 3, que generó (y sigue generando) dinero a espuertas.
Las expectativas eran tan altas, y se generó tanto interés, que la caída de CDPR fue olímpica. Se habló de demandas, se retiró el juego de consolas y a día de hoy todavía sigue siendo parcheado. Y las disputas legales con los inversores aún no han terminado.

Es difícil encontrar a un único culpable en situaciones como la de FFXV o Cyberpunk 2077, que por desgracia cada vez son más frecuentes en la industria. Hace ya tiempo que dejamos atrás los millones que mueve el videojuego, y hemos pasado a billones. La empresa crece, cada vez hay más gente aficionada y los avances tecnológicos nos dan la posibilidad de jugar con verdaderas obras de arte. Muchas de las desarrolladoras que sacan juegos de triple A llevan en el negocio bastante tiempo, y son las más conocidas en términos generales. Y, como son las que más alto vuelan, son las que peores caídas tienen.
Square Enix, por ejemplo, no se pudo apenas molestar con la “decepción” que muchos sufrieron con lo que llegó a ser FFXV.

¿Por qué? Porque Square tiene más frentes abiertos que la M-30. Resucitaron como el ave fénix la popularidad de FFXIV con A Realm Reborn, el MMMO que actualmente es de los más jugados. Square lanza remakes y remasters de sus clásicos constantemente, y por encima de todo, no dejan morir a FFVII. Los fans que hipotéticamente pudieron perder tras no lanzar el juego que la gente esperaba los ganan a diario a través de cualquiera de sus otras distribuciones. Además, dentro de lo que cabe fueron más o menos honestos con los cambios que sufrió FFXV durante su desarrollo, advirtiendo a través de tráilers y anuncios que iban a romper los lazos narrativos con FFXIII y sería un universo en sí mismo.
En los primeros tráilers de 2006 había un concepto distinto de la épica de Noctis y compañía, pero hubo tantísimos cambios a lo largo de su desarrollo que lo raro sería esperar el mismo juego que se prometió.
Hasta qué punto estaban implicados los inversores en el desarrollo de la historia lo desconozco, pero al menos se entregó un juego completo con un universo multimedia. Y además, no vendió nada mal y sus reviews fueron bastante decentes a término medio.

Y luego tenemos casos como el de CDProjekt Red y Cyberpunk 2077. A diferencia de Square Enix, CDProjekt Red es casi producto de un milagro. Además de ser dueños de la plataforma GOG.com, se les conoce por el exitazo que tuvo The Witcher 3, que les ofreció el salto de desarrolladora “indie” a gigante del triple A. Sus títulos eran frescos, ofrecían mucha calidad y la gente pagaba encantada por ello. The Witcher 3 les puso la corona en la cabeza, y no mucho tiempo después anunciaron Cyberpunk 2077 como mejor que todo lo que habíamos visto hasta ahora. Todo esto, con su flamante entrada a bolsa, sus inversores, y su crecimiento como compañía.

Ya en el primer trailer de Cyberpunk, el chiste se hace solo

Quien esté libre de pecado…

Ahora bien, rompamos una lanza a favor de la gente que trabaja en CDProjekt. Como en todo curro, especialmente en el mundo del videojuego donde con cada salto generacional toma más tiempo sacar títulos completos, lleva tiempo crear algo. Es mucho más fácil lanzar una cinemática como la que se publicó en 2012 (o una demo de mentirijilla) que hacer algo completamente interactivo de un juego de más de 60 horas. Y sí, entre ese primer anuncio y el lanzamiento pasaron 8 años…

Pero la presión estaba ahí, sobre todo de los que ponían el dinero. Desde los usuarios que juegan hasta las empresas ajenas que invirtieron en el proyecto, todo el mundo exigía y pedía más y mejor. Se contrató gente famosa, se anunció hasta en los cuartos de baño, se prometió y aclamó que iba a ser lo más mejor y, en el momento de la publicación… pues no fue lo que tuvimos y todo se fue al carajo. Básicamente, desde CDProjekt se mintió a todo el mundo que había puesto dinero en el proyecto, ocultando en todo momento la realidad de cómo se estaba desarrollando el videojuego para evitar que se perdiera el beneficio económico que estaba generando incluso antes de su salida. Beneficio, recordemos, que era nada más y nada menos que de unos 500 millones de dólares, penique arriba penique abajo. En total, 8 millones de copias vendidas en preorder que desembocaron en una de las peores salidas desde aquel mítico juego de E.T de la Atari. ¿Es culpa del equipo desarrollador de CDProjekt, que tuvieron durante 8 años a todo el mundo respirando en sus nucas, o es culpa de los usuarios, ejecutivos e inversores que pedían y pedían de forma abrumadora solamente porque había un trueque económico? Una simple pregunta que os dejo aquí para reflexionar (spoiler: la culpa la tiene el capitalismo siempre).

Mi visión personal de estas dos situaciones que vivimos con Square Enix y CDProjekt Red es que, si quieres un juego que se ajuste 100% a tus expectativas, te lo haces tú o escribes fanfics sobre ellos. Como usuarios, no nos tenemos que conformar con el mínimo que nos den, especialmente debido a los altos precios de los triple A que están haciendo del videojuego un artículo de lujo. Pero, por otro lado, debemos entender que, como cualquier otro proyecto empresarial, los videojuegos pasan por un complicado proceso de producción donde hay mil variantes (tanto internas como externas) que pueden alterar el producto original de muchísimas formas. Y, cuando se publique, habrá gente a la que le guste mucho, habrá otros a los que les guste menos, y lo jugarán o no. Y podemos protestar si no nos gusta, claro, pero siempre teniendo en cuenta el proceso que ha habido detrás y que ha llevado a esta situación.

Cómprame un café en ko-fi.com

akusokozan
akusokozan @crisiscrisis_

Reina de la procastinación. Juego a cosas, escribo de cosas y leo sobre cosas. The Witcher 3 me absorbió el alma y desde entonces no he sido la misma.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: